Covid-19: cómo los médicos y los sistemas de salud están abordando el coronavirus en todo el mundo

Covid-19: how doctors and healthcare systems are tackling coronavirus worldwide

BMJ 2020368 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.m1090 (Published 18 March 2020) 

Escribo como una médica de salud pública que está cada vez más preocupada por el aparente fallo en la implementación de medidas fundamentales de salud pública para abordar el brote de COVID-19, específicamente, el rastreo de contactos comunitarios, la observación clínica y las pruebas, y lo que parece ser uno de los efectos colaterales que es el cierre general de las escuelas.

El seguimiento y la observación clínica de los contactos, el aislamiento y la cuarentena son las herramientas y enfoques clásicos en salud pública para las enfermedades infecciosas. Según la OMS [ https: //www.who.int/docs/default-source/coronaviruse/who-china-joint-mis … ], fueron adoptados minuciosamente en China en respuesta al brote de COVID-19 , con un alto porcentaje de contactos cercanos identificados como ha recomendado la OMS.

En Inglaterra, faltan datos, pero el rastreo de contactos parece haber sido adoptado solo inicialmente. Según el .estudio realizado por los autores de uno de los artículos publicados por el gobierno la semana pasada: «La eficacia del rastreo de contactos para la contención del nuevo Coronavirus 2019 (COVID-19)», Keeling et al [ https: // doi .org / 10.1101 / 2020.02.14.20023036 ]:

“Esperamos que el rastreo de contactos reduzca la relación reproductiva básica de 3.11 a 0.21, lo que debe permitir la contención del brote. Por lo tanto, el rastreo de contactos rápido y efectivo puede ser altamente efectivo en el control temprano de COVID-19, pero impone demandas sustanciales a las autoridades locales de salud pública”

La relación reproductiva básica, R0, es una construcción epidemiológica estándar [ https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1578275/ ] para comprender el potencial epidémico de una infección; cuanto mayor sea la relación, más difícil será controlar su propagación. Idealmente, R0 debería ser 0. Si R0 es menor que 1, una persona infectada en promedio transmitirá la infección a menos de otra persona, por lo que el potencial epidémico se reduce críticamente. Sobre la base de este modelo, si el rastreo de contactos no se lleva a cabo rigurosamente ahora, se perdería la posibilidad de reducir críticamente la epidemia. El artículo de Keeling, cuando se toma junto con la crítica de la Iniciativa de Sistemas Complejos de Nueva Inglaterra [ https: //necsi.edu/review-of-ferguson-et-al-impact-of-non-pharmaceutical -…] plantea serias preguntas sobre la validez del modelo de Neil Ferguson [ https: //www.imperial.ac.uk/media/imperial-college/medicine/sph/ide/gida -… ], cuyos números apocalípticos fueron utilizados por el gobierno de Westminster para justificar su enfoque.

Realmente me preocupa que el seguimiento de contactos, la observación clínica, las pruebas apropiadas, la cuarentena y el aislamiento no se hayan llevado a cabo exhaustivamente antes de tomar la decisión general de cerrar todas las escuelas. Envié a los portavoces de la oposición para la salud en Westminster algunas preguntas parlamentarias sugeridas que mi colega Peter Roderick y yo redactamos
https://www.allysonpollock.com/?page_id=2903 ].

Es importante tener en cuenta que muchas áreas de Escocia, Gales y partes de Inglaterra tienen un número bajo de casos y, por lo tanto, en esta etapa, al adoptar un enfoque de área para el rastreo de contactos vigorosos y meticulosos y la observación y prueba clínica, debería ser posible para contener la enfermedad. En Singapur, según informa la BBC, [ https://www.bbc.co.uk/news/world-asia-51866102 ] el ejército ha sido llamado para contribuir a esta tarea. Una estrategia que probablemente permitiría considerar, escuela por escuela, la reapertura de las mismas.

Una de las principales diferencias en este brote es que se gestiona de forma centralizada en lugar de coordinarse desde el centro, con insuficientes recursos a pie de obra.

La pandemia se encuentra en diferentes etapas en el país. En Inglaterra, las autoridades locales y los directores de salud pública no pueden adaptar las respuestas a la situación local sino que están sujetos a las decisiones políticas centrales. Mis colegas de salud pública en las autoridades locales dicen que han recibido muy poca información. Esto, combinado con los devastadores recortes al control comunitario de enfermedades transmisibles y los cambios generados por la Ley de Salud y Asistencia Social de 2012, que separó la salud pública de los servicios de salud en Inglaterra y luego fragmentó aún más el control de enfermedades transmisibles al trasladarlo a Salud Pública, ha creado una tormenta perfecta.

Insto a los gobiernos escocés y galés de inmediato a instituir un programa masivo de seguimiento de contactos y observación clínica y pruebas, coordinadas a nivel local por las autoridades locales con las juntas de salud, sindicatos, expertos en salud pública y control de enfermedades contagiosas, y escuelas, colegios y universidades. Un enfoque clásico que está suficientemente probado y y que permitiría considerar, desde un enfoque local,  la posibilidad del cierre o no de las escuelas. .

Conflicto de intereses: sin intereses en competencia.

23 de marzo de 2020

Allyson M Pollock. Catedrático de salud pública. Universidad de Newcastle

Cadena de apoyo a las Tertulias de la Memoria

Las Tertulias de la Memoria ♠ QuédateenCasa

@TertuliaMemoria

Intercambiar experiencias, estrategias y dar apoyo mutuo entre vecinas y vecinos por teléfono watsap o videollamada


ESTE ES EL OBJETIVO DE LA CADENA DE APOYO

Y desde @TertuliaMemoria os ayudamos:  1.- poniéndoos en contacto y  2.- proporcionándoos información y consejo experto

Queremos organizar una cadena de apoyo mutuo durante el confinamiento para personas que:

— Tengan deterioro cognitivo o

— convivan con alguien que lo tienen

NOS AYUDAS A DIFUNDIR?  @SEAPAenfermeria @Ventanielles_  @LosRiosVecinal @NOSOTROSLM @avv_paulinovice

cafesdelamemoriaasturias@gmail.com

Las claves que convierten al sistema sanitario de EEUU en un coladero (y una ruina) en caso de pandemia

El diario.es 28/03/2020

Estados Unidos ya es el tercer país del mundo con más contagios de coronavirus y en Nueva York las autoridades prevén una «subida astronómica de los casos» en los próximos días. 175 millones de estadounidenses, más de la mitad de la población, están en casa por orden de sus alcaldes y gobernadores, pero Donald Trump sigue diciendo cosas como «si de los médicos dependiera, cerrarían el mundo entero» y «la gente también muere en accidentes de tráfico y no les prohibimos conducir». Y por si estas preocupaciones fueran pocas, están las «peculiaridades» del sistema sanitario de EEUU.

¿Qué te pasa en EEUU si te contagias y no tienes seguro médico?. 

Desde los años 80, prácticamente todos los hospitales del país tienen prohibido denegar la atención de urgencia a cualquiera, tenga o no seguro. Pero eso les obliga a poco más que a estabilizar al paciente y a evitar su muerte o algún daño irreparable. Y de cualquier forma, a la salida de la sala del hospital les estará esperando la cuenta. El precio estimado para una aseguradora de un tratamiento por coronavirus con ingreso hospitalario está en unos 18.000 euros, pero los particulares pagan más y alguno ya ha recibido una factura de más de 30.000 euros.

Y al que sí tiene seguro médico, ¿le sale gratis?

No, por supuesto que no. El Gobierno de Trump ha conseguido que casi todas las grandes aseguradoras cubran al menos el precio de las pruebas diagnósticas del coronavirus, pero el tratamiento es otra cosa y lo tratarán como cualquier otra enfermedad común. ¿Gratis? Nada es gratis en el sistema sanitario estadounidense. La cuota media mensual de un seguro médico está en unos mil euros por familia, pero la cosa no acaba ahí ni mucho menos. Saquemos la calculadora.

A esa prima mensual hay que sumarle una especie de franquicia, que quiere decir que el seguro no empieza a pagar nada hasta que tú hayas pagado, de media, los primeros 1.500€ del año. Y en la inmensa mayoría de los casos, también pagarás un tanto por ciento de cada servicio (habitualmente cerca de un 20%) y además una cantidad fija adicional dependiendo del tipo de atención médica, desde unos 15€ por una visita al médico de cabecera hasta unos 300€ por una estancia hospitalaria. Todo hasta llegar a un máximo anual, de media, de unos 6.000€ aparte de la póliza mensual. El cálculo de los expertos es que, teniendo seguro, el coronavirus te saldrá a pagar unos 1.200€ extra. El 66% de los estadounidenses que se declara en bancarrota dice que las facturas médicas han tenido que ver en ello.

¿Qué pasa con quien se queda en el paro?

Más de 157 millones de estadounidenses, algo menos de la mitad, tienen seguro médico gracias a su empleo, ya que su empresa le paga parte o la totalidad del coste de la prima mensual. El problema es que el coronavirus está haciendo estragos también en la economía y EEUU es un país con despido libre: según los expertos unos 35 millones de puestos de trabajo están en peligro por la epidemia y, ¿qué pasa con esos trabajadores? Pues que tendrán que elegir entre pagar ellos esa cuota media de mil euros por familia, ahora que no tienen ingresos, o quedarse sin seguro.

¿Qué consecuencias tiene todo esto en la propagación del virus?

Muchas, desgraciadamente. Por motivos obvios, las personas sin seguro médico acuden menos al médico y son más proclives a no guardar la cuarentena y contribuir a los contagios. Además, uno de cada cuatro trabajadores en EEUU no tiene derecho a baja médica remunerada, lo que complica y mucho la regla de oro para luchar contra la epidemia: si te encuentras mal, no acudas a trabajar, quédate en casa. El Congreso lo ha intentado remediar con una ley especial de bajas médicas pagadas durante esta emergencia nacional, pero tiene sus recovecos.

El texto establece la baja pagada de dos semanas por motivos médicos y hasta de 12 semanas para cuidar de los niños que están sin colegio. Sin embargo la medida no incluye a la mitad de los trabajadores, ya que están exentas las empresas de más de 500 empleados, y además las compañías que tienen menos pueden librarse si argumentan que adoptar esas medidas puede llevarlas a la quiebra.

¿Hay alguna buena noticia?

Sí. Casi todos los mayores de 65 años tienen derecho a seguro médico a través del programa público Medicare. Tiene los mismos inconvenientes y limitaciones que cualquier seguro en materia de franquicias y pagos extras, pero al menos hace que solo una pequeñísima parte del principal grupo de riesgo no tenga cobertura