Derechos de los pacientes y cómo ejercerlos

Los derechos sanitarios de las personas que residen en Asturias están reconocidos en un marco legal muy amplio que incluye la Constitución Española, la Ley de Autonomía del Paciente, la Ley General de Salud Pública, la Ley del Servicio de Salud del Principado de Asturias y otras propias de la Autonomía.

Sin embargo, la ciudadanía se encuentra habitualmente ante un doble dilema. De una parte, no siempre conoce con detalle cuáles son sus derechos y, sobre todo, como ejercerlos. De otra, es frecuente que los derechos no pasen de ser meras declaraciones de principios, es decir, que carezcan de la concreción o la normativa correspondiente que obligue a su cumplimiento.

Por ello, con la finalidad de facilitar el ejercicio ciudadano de los derechos sanitarios, desde la Plataforma en defensa de la Salud y la Sanidad Pública de Asturias hemos elaborado el presente manual:

QUEJAS Y RECLAMACIONES

Cuándo hacer una queja/ reclamación:La Plataforma entiende que se debe formular siempre que se incumpla una norma o cuando el cumplimiento de la misma pueda provocar situaciones injustas o perjudiciales que revelen abuso, arbitrariedad, discriminación, error o negligencia, con la consecuencia de afectar a los administrados por malas prácticas de la administración o la vulneración de derechos fundamentales.

Cómo se formula: Se presentará por escrito, razonado y con la firma del interesado, con indicación del nombre, apellidos, domicilio y DNI, y en el plazo máximo de un año contado a partir del momento en que se tuviera conocimiento de los hechos objeto de la queja. También podrá hacerlo por medios electrónicos, informáticos y telemáticos – Internet en www.asturias.es (ficha código 201153759) – , siempre que estén garantizados sus datos personales. El interesado podrá adjuntar toda la documentación que estime oportuna relacionada con el asunto en cuestión.

Adónde dirigir las demandas. En primera instancia al Servicio de Atención al Ciudadano (SAC) que es el servicio público que atiende los trámites, reclamaciones y sugerencias… https://www.asturias.es/portal/site/webasturias/

  • Oficina de Atención Ciudadana de Oviedo (Registro General Central del Principado de Asturias) C/ Trece Rosas 2, Planta Plaza (33005) Oviedo. Tfno.: 985 10 57 64. Horario: lunes a Viernes: 8:30 a 14:00 y de 16:30 a 18:30. Sábado: 9:30 a 14:00.
  • Oficina de Gijón. C/ Cabrales, 39. 33201 Gijón. Tfno.: 985 17 25 51. Horario: Lunes y Miércoles: 9:00 a 17:00. Martes, Jueves y Viernes: 9:00 a 14:00.
  • Oficina de Avilés, C/ del Muelle, 8. 33402 Avilés. Tfno.: 985 12 83 80. Horario: Lunes 9:00 a 14:00 y 16:30 a 18:30. Martes a Viernes: 9:00 a 14:00.

Es obligación de la administración: entregar los formularios oportunos, acusar recibo de las quejas que se formulen y tramitarlas al servicio correspondiente en el plazo de 48 horas. La administración deberá responder al interesado en el plazo máximo de un mes, con una resolución motivada.

NOTAS.

1. Una de las exigencias planteadas por la Plataforma es que se pueda acceder a la información de todas las quejas y reclamaciones, respetando la confidencialidad. Así por ejemplo en el año 2.016 el SAC de Asturias atendió un promedio de más de 472 personas diarias pero no se hacen públicas las reclamaciones admitidas o archivadas, los contenidos de las mismas, etc. Una información que no se debe de ocultar a la opinión pública!

2. El SAC tiene que cambiar: no puede depender del SESPA (ser juez y parte). En opinión de la Plataforma tiene que estar participado por las organizaciones sociales y depender jerárquicamente del Parlamentos asturiano.

DERECHOS Y CÓMO EJERCERLOS

  1. Derecho a la no discriminación y la intimidad

Respeto a la personalidad, dignidad humana y no discriminación por razones de raza, sexo, nacionalidad, origen o de tipo social, moral, económico, ideológico, político o sindical.

Así mismo, los datos clínicos, incluyendo datos personales y referentes a su salud, son confidenciales. Nadie puede acceder a ellos sin autorización. Este derecho queda suspendido únicamente cuando la seguridad del paciente o la salud pública se vea comprometida.

NOTA. Desde el RDL 16/2012, de 20 de abril, el Sistema Nacional de Salud ya no es universal, limitando el derecho a los asegurados y beneficiarios, por lo que excluye de la tarjeta sanitaria (que tramita el INSS) a: los españoles no asegurados con ingresos superiores a 100.000 €/ año; los españoles emigrantes ausentes del país más de 90 días en un año; y los extranjeros no regularizados, excepto si son asilados políticos con residencia autorizada; víctimas de trata de seres humanos, o en casos de urgencia por enfermedad grave o accidente, atención al embarazo, parto y posparto y menores de 18 años.

Aunque no seas asegurado o beneficiario, tienes derecho a la atención sanitaria en el supuesto de discapacidad igual o superior al 33% y en los mayores de 26 años sin recursos económicos declarados.

¡Cómo ejercer este derecho?

En casos de discriminación o ruptura de la confidencialidad se ha de recurrir directamente a la fiscalía.

En caso de Exclusión (no asegurados / beneficiarios), en Asturias hay cobertura de la atención sanitaria (RDL 576/2013, de 26 de julio), que no incluye la prestación farmacéutica aunque hay acuerdos con ONGs. En todo caso, la exclusión conculca la Ley General de Sanidad de 1986 y la Ley General de Salud Pública de 2.011, entre otras, y debe ser denunciada.

  1. Derecho a que se le atienda en un tiempo razonable.

Pese a que las Listas de Espera son probablemente el mayor problema para la ciudadanía, no están establecidos compromisos con tiempos máximos de espera (pendientes de la aprobación de un decreto al respecto). Por tanto, lo único que actualmente está reglamentado es el decreto estatal de 1039/2.011, que ante demoras de más de 6 meses en 5 tipos de cirugía (cataratas, válvulas cardíacas, coronarias, cadera y rodilla) obliga al SESPA (y los servicios autonómicos) a hacerse cargo de los gastos ocasionados.

En opinión de esta plataforma, considerados los estándares internacionales, y en espera de que el Principado de Asturias apruebe un decreto de garantías, las demoras máximas en Asturias deben ajustarse a los siguientes tiempos: Las consultas de especialistas o de estudios complementarios no deberían de exceder de 2 meses; la cirugía no debería de exceder de 3 meses de demora; en la Atención Primaria, la consulta debe ser efectuada en menos de 24 horas; las peticiones “preferentes” no deben sobrepasar 15 días; la atención urgente debe ser inmediata.

¿Cómo ejercer este derecho?

Todo lo que exceda los tiempos arriba indicados deben ser objeto de RECLAMACIÓN, mediante escrito al Servicio de Atención al Ciudadano. Para ello puede utilizar el modelo de reclamación que adjuntamos al final de este documento. Una copia del documento de esa DENUNCIA debería ser enviada al Defensor del Pueblo, otro a la Plataforma de la Sanidad Pública y se ha de considerar la utilización de los medios de comunicación.

En el supuesto de agravamiento del problema de salud o de patologías ya diagnosticadas, como cáncer u otras patologías potencialmente graves, se debe poner una DENUNCIA ante los tribunales por denegación de asistencia. 

¡Que no le engañen!:

Si el SESPA le oferta un hospital privado o concertado para una operación, consulta o prueba diagnóstica, ha de hacerlo por escrito y no por vía telefónica. Si no estamos de acuerdo con el ofrecimiento, hay que NEGARSE POR ESCRITO. La no aceptación en ningún caso puede significar que envíen al paciente a la cola de la lista de espera, pues esto es ILEGAL.

  1. Derecho a la información, libertad de elección y segunda opinión

Tiene derecho a conocer los servicios sanitarios, como acceder a ellos y los requisitos necesarios para su uso con una guía que especifique los derechos y obligaciones de los usuarios, las prestaciones disponibles, las dotaciones de personal, instalaciones y medios técnicos, las formas de participación y de sugerencias y reclamaciones.

Todo paciente tendrá un médico asignado del que conocerá su nombre y a elegir profesional de medicina y enfermería como se infiere en el artículo 49, punto 13 de la ley 1/92.

Así mismo, tiene derecho a una segunda opinión facultativa sobre su proceso, como recoge La Ley 16/03 (4a y 28.1)

Información epidemiológica. Los ciudadanos también tienen derecho a conocer los problemas de la comunidad que impliquen riesgo para su salud individual o para la salud pública (por ejemplo, la contaminación atmosférica o del agua). La difusión de esta información debe ser veraz, comprensible y adecuada para la protección de la salud. Es responsabilidad de las autoridades sanitarias competentes hacer efectivo este derecho. Este derecho está contemplado en la Ley General de la Salud Pública de 2011.

¿Cómo ejercer este derecho?

A través de la Oficina de Atención al Ciudadano y en caso de que la respuesta no fuera satisfactoria, a la Gerencia de Área y la Consejería de Sanidad.

4. Derecho a decidir sobre su salud

Tiene derecho a recibir, en un lenguaje comprensible, información sobre la finalidad de las intervenciones médicas a las que se someta, sus riesgos y consecuencias. A ser advertido de si los procedimientos de pronóstico, diagnóstico y terapéuticos que se le apliquen, puedan ser utilizados en función, de un proyecto docente o de investigación, que no podrá, en ningún caso, comportar peligro adicional para su salud. A negarse a un tratamiento, excepto en los casos determinados en la Ley, la negativa constará por escrito (41/02, 2.4) 15.

Derecho a manifestar anticipadamente su voluntad, con objeto de que ésta se cumpla en el momento en que llegue a situaciones en cuyas circunstancias no sea capaz de expresarlo personalmente, sobre los cuidados y el tratamiento de su salud o, una vez llegado el fallecimiento, sobre el destino de su cuerpo o de los órganos del mismo. Ley de Autonomía de paciente: Documento de Instrucciones Previas: Registro autonómico Ciriaco Miguel Vigil 9, 33006 Oviedo, 985962727.

¿Cómo ejercer este derecho?

Es obligatorio por ley que para procedimientos que impliquen un potencial riesgo para la salud, el consentimiento por escrito a través de un documento denominado “Consentimiento Informado”, que no puede ser un trámite burocrático, aunque en la mayoría de los casos es incomprensible para la ciudadanía por lo que se ha de requerir complementariamente la suficiente explicación verbal de los riesgos y beneficios de la intervención sanitaria.

5. Derecho al acceso a su historia clínica, informes y certificados

Tiene derecho a acceder y obtener una copia de su historia clínica. A recibir un informe de alta al finalizar su proceso asistencial. A que se le faciliten los certificados acreditativos de su estado de salud. Ley de autonomía del paciente.

¿Cómo ejercer este derecho?

El profesional sanitario tiene la obligación de proporcionar la historia clínica si se solicita, así como facilitar los informes y certificados correspondientes. Alternativamente también se puede obtener a través de la Oficina de Atención al Ciudadano.

Modelo para la RECLAMACION de demora de atención en el SESPA

AL CENTRO HOSPITALARIO PÚBLICO/ CENTRO DE ASISTENCIA…. DE………….

SERVICIO DE ATENCIÓN AL USUARIO

D./Dña. ……………………………………, mayor de edad, con domicilio en …………………………….., de la localidad de ……………………, con DNI n º …………………….., teléfono de contacto ……………, y dirección de correo electrónico …………………., debidamente afiliado a la Seguridad Social con el n º ……………., comparece y

DICE

PRIMERO. Debido a mi estado de salud, el Dr. ………………, del Centro de Atención Primaria…………….., me remitió a la consulta de……….., extendiéndome el oportuno volante.

SEGUNDO.La solicitud de la cita se efectuó con fecha………………..

TERCERO.Tras la solicitud, me han concedido fecha de visita para el día……………………, Considero que este tiempo de espera supera con creces la media para esa consulta o el tiempo de espera garantizado según las normas y por ello me parece del todo punto inadmisible, pues entiendo que se están vulnerando mis derechos a una atención sanitaria digna y en condiciones, por lo que les hago responsables de aquellos daños y perjuicios que pueda sufrir hasta el momento de la atención especializada.

CUARTO. Asimismo quiero hacerles constar el estado de necesidad e incertidumbre que me genera esta situación de larga espera puesto que si se me remite a un médico especialista o bien me solicitan la realización de intervención quirúrgica es porque mi problema de salud así lo requiere y, consiguientemente, no se me aplica el tratamiento médico adecuado, por lo que mi problema puede verse agravado.

Por todo ello, SOLICITO que admita este escrito y tenga por formulada reclamación frente a mi inclusión en listas de espera para la atención sanitaria correspondiente. Y también que acuerde mi atención asistencial, la consulta con el especialista o la realización de la intervención quirúrgica de la forma más rápida posible, siempre dentro del plazo máximo de respuesta establecido, si o hubiere.

Espero me comuniquen su decisión en el plazo más breve posible (en ningún caso debe exceder de 30 días)

En …………………, a …….. de ……… de ……….

Firmado ……………………………..

PD.- En el supuesto de que el órgano al que me dirijo no sea el competente para resolver, ruego procedan a su remisión al órgano de destino, tal y como prevé la normativa vigente.

NORMATIVA Y DOCUMENTACIÓN CONSULTADA

. Ley 1/1992, de 2 de julio, del Servicio de Salud del Principado de Asturias, con especial atención al Artículo 49 “Derechos de los ciudadanos” de la referida le

. Modificaciones de la Ley: Ley 18/1999, de 31 de diciembre, Ley 14/2001, de 28 de diciembre y Ley 5/2005, de 16 de diciembre. https://www.boe.es/buscar/pdf/2006/BOE-A-2006-1774-consolidado.pdf

. Resolución de 4 de marzo de 2016, de la Consejería de Presidencia y Participación Ciudadana, por la que se aprueba la actualización de la carta de servicios de las oficinas de atención presencial del Servicio de Atención: https://sede.asturias.es/bopa/disposiciones/repositorio/LEGISLACION41/66/2/001U005MZS0001.pdf

. Decreto 1039/2011, de 15 de julio. https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2011-14190

. Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica https://boe.es/buscar/pdf/2002/BOE-A-2002-22188-consolidado.pdf.

. Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud.

. Ley General de Salud Pública, 2011 https://www.boe.es/boe/dias/2011/10/05/pdfs/BOE-A-2011-15623.pdf

. Declaración de Barcelona, Decálogo de los pacientes https://www.aecc.es/SobreElCancer/bibliotecadedocumentos/Documents/Declaraciones%20nacionales/dec%C3%A1logo%20de%20los%20pacientes.pdf

. OMS. Promoción de los derechos de los pacientes en Europa https://www.aecc.es/SobreElCancer/bibliotecadedocumentos/Documents/Declaraciones%20internacionales/Declaraci%C3%B3n%20sobre%20la%20promoci%C3%B3n%20de%20los%20derechos%20de%20los%20pacientes%20en%20Europa.pdf

. OCU http://www.ocu.org/salud/derechos-paciente/calculadora/listas-de-espera-sanitarias 

Plataforma por la defensa de la Salud y la Sanidad Pública de Asturias

La dotación de profesionales en la Sanidad Pública. FADSP

Sueños con médicos

En los últimos cuarenta años, la dotación de profesionales sanitarios en el Sistema Nacional de Salud (sobre todo en número de médicos) no ha sido suficiente para afrontar el incremento de la población protegida, el envejecimiento, la inmigración y el aumento y diversidad de las demandas de todo tipo (medicalización de la vida diaria). Desde los años de la crisis, la situación ha empeorado por la pérdida de puestos de trabajo y la precarización del empleo.

Diferentes instituciones (OMC, FADSP, Sociedades Científicas,…) y autores (González-López Valcárcel, Simó,…) han cuantificado la pérdida de puestos de trabajo desde 2012 en mas de 25.000 en el momento álgido de la crisis y alertado de la catástrofe asistencial que puede suceder si no se recuperan las previsibles jubilaciones masivas que ocurrirán en los próximos años. Se calcula que se jubilarán más de un 30% de los profesionales de atención primaria y hospitalaria.

Al aumento de la demanda hay que añadir una parálisis de la oferta, lo que conlleva insuficiencias de la sanidad pública que contribuyen a su desprestigio y al uso de servicios privados por las clases altas y por los funcionarios.

A pesar de eso, la sanidad española ha sido capaz de superar las dificultades para responder con una oferta limitada a una demanda creciente, como se demuestra tanto en comparación con otros países, como en las encuestas de opinión de nuestros ciudadanos

En la práctica, el éxito de la sanidad pública parece debido, en gran medida, a un sobreesfuerzo de los profesionales y a su elevada temporalidad y bajo nivel salarial en comparación con otros países europeos, lo cual ha permitido compensar los defectos del sistema, las deficiencias estructurales y la ausencia de liderazgo en los niveles de gestión y de organización profesional. Dicho esfuerzo se sostiene por la vocación de los profesionales, de dedicación al enfermo, a pesar de todas las dificultades.

La mala gestión de personal, crónica en el SNS, se manifiesta en que, aun habiendo más médicos contratados que nunca, están mal distribuidos, porque ha crecido cuatro veces más el número de médicos en atención hospitalaria que en AP; no se ha previsto el relevo para las jubilaciones masivas que se esperan en el SNS; porque no se han mejorado las condiciones laborales para evitar la emigración de especialistas españoles y porque no se ha rebajado la nota de corte en las facultades de medicina ni se han incrementado el número de plazas MIR para absorber a los que se gradúan. Paradójicamente, en algunas áreas de salud con problemas para cubrir plazas, se sigue recurriendo a médicos extranjeros sin titulación especialista homologada.

Los políticos y gestores sanitarios parecen olvidar estos problemas y, a día de hoy, no se vislumbra una estrategia nacional para resolver la mala gestión de personal. No está claro si por pereza política o por ignorancia, o, peor aún, por una intención deliberada de desprestigio, desfinanciación y desabastecimiento de la sanidad pública para beneficiar intereses privados. Lo cierto es que habiendo más médicos que nunca, también se está generando una bolsa de médicos sin titulación especializada que son fuente de mano de obra barata; miles de médicos emigran a países donde obtienen mejores contratos y los médicos especialistas que se quedan están mal distribuidos, tanto en atención primaria (la media de cupo más alta la encontramos en Baleares con 1.718 personas/médico familia y la menor en Castilla y León con una media de 924 personas asignadas), como hospitalaria, donde son llamativas las carencias en hospitales comarcales. Paralelamente la falta de profesionales en enfermería es aun más preocupante, porque a pesar de que tenemos un promedio bajo de enfermería (5,5/1000 habitantes frente a 9 de la OCDE) somos un país exportador de estos profesionales (en ocasiones hacia países con un numero muy superior de profesionales (Francia 10,2, Reino Unido 7,9, etc), y además existe paro profesional. También en este caso hay notables diferencias entre CCAA (promedio de habitantes /profesional de enfermería en AP entre 2.016 en Madrid y 1.112 en Castilla y León).

La consecuencia de la desfinanciación y de la mala calidad del trabajo y de la irregular distribución de profesionales, está minando el tradicional entusiasmo vocacional de los sanitarios, deteriorando los equipamientos y enlenteciendo la capacidad resolutiva de los servicios asistenciales (listas de espera en hospitales y en atención primaria; pérdida de la longitudinalidad asistencial en atención primaria). Además, se están produciendo graves desigualdades asistenciales según niveles adquisitivos y según comunidades autónomas, lo cual conlleva un incumplimiento de la justicia distributiva que se espera de un Estado Social de Derecho.

Todo este deterioro no lo arreglarán las leyes del mercado, al contrario: las desigualdades aumentarán y serán cada vez más insalvables, como se refleja en el incremento del índice de Gini y en la caída del ascensor social.

Un Estado de Derecho no puede permanecer inane ante este ataque a la Universalidad de la asistencia sanitaria y otros pilares del Estado de Bienestar y debería poner en marcha los mecanismos más sensibles para denunciar las deficiencias y para empujar a políticos y gestores a tomar medidas antes de que se rompa definitivamente el pacto social. La responsabilidad principal la tienen las administraciones públicas, el Ministerio de Sanidad y las Consejerías de las CCAA, pero también las instituciones representativas (parlamento central y parlamentos autonómicos) y quienes, se supone tienen el deber de velar por la garantía de los derechos de la ciudadanía (Defensor del Pueblo, e instituciones similares en el ámbito autonómico).

La solución no va a ser fácil porque se ha producido una gran dejación y deterioro en los últimos 10 años, difícil de recuperar en un breve plazo (algunas como el aumento de las convocatorias de plazas de formación MIR solo tendrán efectos dentro de 4 años), aunque algunas cosas mas pueden hacerse (por ejemplo desde la FADSP venimos reclamando que todas las plazas de formación acreditadas, especialmente en las especialidades relacionadas con la AP, salgan a concurso) pero se precisa adoptar medidas que impulsen de manera decidida la Atención Primaria (mejorando las condiciones de trabajo, aumentando las plantillas, etc) , a la vez que se garantiza la reposición generacional de los profesionales de la salud y se garantiza la cobertura y la accesibilidad en todo el territorio.

Desde la FADSP entendemos que el resultado de las próximas elecciones puede ser determinante a la hora de encontrar soluciones a esta situación, y favorecer cambios en las políticas sanitarias, como lo va a ser también la movilización social y profesional que ya se esta produciendo en múltiples lugares del país.

Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública

12 de Febrero de 2019

Principios sobre el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 (DM2)

EL RINCON DE SISIFO: https://elrincondesisifo.org/2019/01/25/mis-10-principios-sobre-el-tratamiento-de-la-dm2/#more-18968

En el post de hoy os queremos dejar una declaración de principios sobre el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 (DM2) que es fruto de mi experiencia con los enfermeros y médicos de familia que trabajan a diario con esta patología. No pretende erigirse en norma ni en guía, sino servir de recordatorio de algunas prácticas que -más allá del uso de los medicamentos- pueden beneficiar a los pacientes que sufren esta enfermedad. La declaración tampoco es nueva y, de hecho, algunos nos la habéis oído contar ya. Pero estaba pendiente dejarla aquí desde hace bastante tiempo y ahora, que hemos retomado este asunto, nos hemos puesto manos a la obra. Dice así…

1.- El tratamiento de elección de la DM2 es la modificación de los hábitos de vida Cualquier guía de DM2 recoge las bondades de modificar unos hábitos insanos (sedentarismo, tabaquismo, dieta inadecuada…) que están en el origen mismo de la enfermedad para, tras pasar de puntillassobre este tema, ir directamente al tratamiento farmacológico. Si tenemos claro que este objetivo es irrenunciable intentaremos conseguirlo tantas veces como sea necesario.

2.- La vida comienza donde acaban los centros sanitarios  Tras salir de una consulta el paciente vuelve a enfrentarse a sus circunstancias, sus limitaciones, sus problemas, sus miedos… ¿Quién dijo que modificar los hábitos de vida sea tarea fácil?. No, no lo es. Dejar de fumar, integrar el ejercicio en la rutina diaria, reducir/eliminar el consumo de alcohol o cambiar nuestra forma de comer no es sencillo y requiere tiempo, conocimientos y, sobre todo, motivación. Pero no todo son barreras para el cambio…

3.- Un aliado: la atención longitudinal (propia de la atención primaria) Las consultas suelen ser breves. En ocasiones, demasiado breves. Pero cualquier contacto con el paciente a lo largo de las semanas, los meses, los años, puede utilizarse para precipitar el cambio. Aprovéchalo.

4.- Otro aliado: escucha al paciente (queja vs demanda) En ocasiones el paciente viene a la consulta a expresar su malestar por cualquier circunstancia (queja) y otras a pedir ayuda (demanda). ¿Sabes distinguir ambas situaciones? Cuando demanda tu ayuda es, probablemente, cuando más motivado esté para iniciar el cambio. Escúchalo y actúa.

5.- Otro más: la toma compartida de decisiones El paciente es el protagonista de su enfermedad. Deja que sea él quien, de acuerdo contigo, vaya tomando las decisiones de cómo y cuándo modificar los hábitos de vida. No resulta fácil. Dale tiempo y todas las oportunidades que necesite. Merece la pena.

6.- ¿Quién dijo prisa? (el diabético lo será toda su vida) Las guías suelen recomendar subir un escalón terapéutico si, tras 3-6 meses no se han conseguido los objetivos de control glucémico propuestos y haber reforzado la modificación de hábitos y comprobado la adherencia. ¿Realmente es necesaria tanta premura? A lo peor 6 meses son pocos para iniciar o consolidar cambios en hábitos que llevan años, décadas, acompañando al paciente. Salvo en casos extremos que hagan peligrar al paciente, la intensificación del tratamiento farmacológico es una opciónsecundaria que siempre estará a un click de distancia ¿De verdad es tan importante una triple terapia en un paciente que ignora su enfermedad y no está dispuesto a poner absolutamente nada de su parte para controlarla?

7.- No subas los escalones solo (el paciente, te necesita) El cumplimiento estricto de las guías hace que, en ocasiones, profesionales y pacientes estén en escalones terapéuticos bien distintos. Si esto ocurre, recuerda el riesgo que hay de que no se tome el tratamiento, no se lo tome como le hemos recomendado o, incluso, que desaparezca de la consulta.

8.- Si el paciente se queda atrás, vuelve a por él (si no, nada tendrá sentido) Llegados a este punto es mejor bajar los escalones necesarios o reiniciar el tratamiento tantas veces como haga falta ¿Qué utilidad tiene insulinizar a alguien que no se estaba tomando el tratamiento oral? Asesora, orienta y acompaña al paciente en todo el proceso. Huye del paternalismo, toma las decisiones con él y hazle saber que estás en todo momento para ayudarle aunque, en ocasiones, te lo ponga tan difícil.

9.- El paciente diabético es un todo, no una parte (huye del glucocentrismo) El control glucémico en la DM2 es importante. Pero lo es más que abandone el tabaco o tenga unas cifras de presión arterial y lípidos adecuadas, lo que está más relacionado con la modificación de hábitos de vida a la que nos referíamos antes que a la medicalización de la enfermedad. Recuerda que las pirulas no sustituyen unos hábitos saludables.

10.- El objetivo de la atención al diabético, es su salud, no sus cifras (y sé mínimamente disruptivo) El abordaje de la DM2 es un proceso complejo que te llevará años de duro trabajo con el paciente. Que los árboles no te impidan ver el bosque e intenta, en todo momento, que tu intervención deje la mínima huella posible en su día a día. Para ello cuentas -entre otras- con estas herramientas.

Llegamos al final por hoy, mientras recordamos las sabias palabras que se atribuyen a TolstoiEs más fácil escribir diez volúmenes de principios filosóficos que poner en práctica uno solo de ellos. Somos del todo conscientes, aunque siempre queda la satisfacción de, al menos, intentarlo…