Vacunas y derechos de propiedad

FUENTE: Corporate Europe Observatory..

La pandemia mundial se encuentra en un punto de inflexión. Con nuevos desastres a gran escala en India, Brasil o México. Se necesita desesperadamente una nueva estrategia para lograr la vacunación global lo más rápido posible, cuestionando los monopolios que actualmente deciden quién puede producir las vacunas y quién no. En la Organización Mundial del Comercio, se debate una propuesta de India y Sudáfrica para suspender temporalmente los derechos de propiedad intelectual, mientras la Unión Europea defiende los intereses de las grandes compañías farmacéuticas.

A primera vista, algo ahora parece estar cambiando, después de la decisión del presidente estadounidense Biden de iniciar negociaciones sobre una exención de patente. Tras esa decisión la presidenta de la UE y varios gobiernos de los estados miembros de la UE se han manifestado en apoyo. Es como si la presión pública de las ONG y movimientos sociales empezara a funcionar;. e.

Aún así, es demasiado pronto para evaluar si estamos ante un cambio real a tiempo. La Unión Europea tiene una larga historia de apoyo a los  monopolios farmacéuticos. Un buen ejemplo es el trato dado a Médicos Sin Fronteras, Médicos Sin Fronteras (MSF). MSF ha trabajado incansablemente para garantizar que el acceso a las vacunas, los diagnósticos y los tratamientos de COVID esté igualmente disponible en los países de ingresos bajos y medios. Una solicitud de reunión del presidente internacional de MSF, el Dr. Christos Christou, con el comisario de Salud Kyriakides. fue rechazada. Y lo mismo ocurre con al ONG Global Health Advocates (GHA).

Corporate Europe Observatory ha revisado las listas de reuniones celebradas por los cinco comisarios de la UE con responsabilidad directa en vacunas y medicamentos, a saber, el presidente von der Leyen, el comisario de salud Kyriakides, el comisario de Comercio Dombrovskis, el comisario de asociaciones internacionales Jutta Urpilainen y el comisario del mercado único Breton. . Centrándonos en las reuniones que podrían relacionarse con el estado actual de la producción y distribución de vacunas y medicamentos desde octubre de 2020, surge un patrón claro: la puerta está abierta principalmente a las empresas farmacéuticas y sus grupos de presión, y a aquellos que ayudaron a desarrollar el voluntariado global. configuración para compartir vacunas, COVAX, que ha resultado inadecuada.

Desde el 1 de marzo de 2020, las empresas farmacéuticas tuvieron 44 reuniones con los comisionados y las asociaciones farmacéuticas tuvieron 117 encuentros. Algunas de estas reuniones fueron reuniones más grandes con la industria sobre el suministro de medicamentos y equipos de protección en las primeras etapas de la pandemia y, en esas circunstancias particulares, es probable que los derechos de propiedad intelectual no surgieran como tema en las reuniones, pero sí. dar una buena idea sobre el entorno en el que se desarrollan estos debates: uno en el que los Comisarios y su gabinete se reúnen constantemente con los grupos de presión farmacéuticos con opiniones claras sobre el asunto.

Lo mismo ocurre con los productores de genéricos, que son los menos favorecidos en términos de reuniones concedidas. Medicines for Europe quería reunirse con el presidente de la Comisión en la primavera de 2020, pero fue rechazada. «Sé que tanto el presidente como usted ya han rechazado nuestra solicitud de reunión, pero nos encantaría tener los mismos derechos de expresión que ha concedido al otro lado de la industria», dijo su portavoz en una carta al gabinete de von der Leyen. en septiembre de 2020.

Además, cuando se trata de las cuestiones más importantes planteadas por la pandemia, si renunciar a los derechos de propiedad intelectual o no, no parecen ofrecer ningún contrapeso a la posición de las grandes farmacéuticas. En un documento de política sobre las ‘lecciones aprendidas’, Medicines for Europe solo está preparado para el apoyo estatal a las «licencias voluntarias» para «abordar las preocupaciones». Pero la concesión de licencias voluntarias (donde el propietario de la patente mantiene el control pero entra en un acuerdo para que otro fabricante fabrique su producto) ya es una opción; simplemente no se está utilizando mucho, porque no beneficia a las empresas propietarias de las vacunas.

Los datos de las reuniones con los Comisionados no describen con detalle el tema en discusión. En muchos casos, solo se cita ‘COVID-19’. Por lo tanto, para identificar las reuniones en las que se discute la cuestión de los derechos de propiedad intelectual en relación con la situación mundial actual, se podría pensar que valdría la pena centrarse en el Comisionado de Comercio Dombrovskis y su gabinete. Sin embargo, sorprendentemente, la oficina de Dombrovskis no enumera una sola reunión con la industria que parezca relevante. Gracias a las solicitudes formales de acceso a los documentos, sabemos que se han celebrado reuniones en las dependencias de Dombrovskis, incluidas reuniones con el gran grupo de presión farmacéutico EFPIA, pero no se han incluido formalmente en la lista. Estos podrían haberse manejado a un nivel más bajo que el gabinete del Comisionado, en cuyo caso no aparecerían en la lista de reuniones con los cabilderos; en sí mismo refleja una problemática falta de transparencia.

Sin embargo, en general, las reuniones del Comisionado indican que el Comisionado a cargo del comercio internacional no ha considerado seriamente la discusión en curso sobre si suspender temporalmente los derechos de propiedad intelectual. Claramente, la acción sobre la pandemia está en otra parte de la Comisión.

Además de la omnipresencia de los grupos de presión farmacéuticos, las estadísticas de las reuniones nos permiten identificar a los cinco visitantes más frecuentes en las reuniones sobre producción y distribución de vacunas y medicamentos. Vienen en tres categorías: organizaciones internacionales, fundaciones filantrópicas y una organización de la sociedad civil.

Con 5 y 7 reuniones respectivamente, CEPI y Gavi son dos de los cuatro grupos detrás de la iniciativa internacional COVAX (los otros son la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF), y han estado muy activos por razones obvias. Ciertamente necesitan el apoyo europeo, financiera y políticamente. Si bien su objetivo declarado es suministrar al mundo medicamentos y vacunas COVID-19, hay un problema: ni CEPI ni GAVI están dispuestos a abrir un debate sobre los derechos de propiedad intelectual. La coalición COVAX surgió en una competencia silenciosa por los enfoques de intercambio de tecnología para la pandemia, incluido el C-TAP de la OMS, en el sentido de que todo lo que hacen deja esa pregunta intacta. En parte porque COVAX es una asociación público-privada, deja mucho espacio para las grandes farmacéuticas. influir en la toma de decisiones.

En la lista también están los financistas privados más importantes de COVAX: Wellcome Trust y la Fundación Bill y Melinda Gates. Mientras que Wellcome Trust ha sido criticado por un conflicto de intereses en el sentido de que algunos de los proyectos de investigación y desarrollo prioritarios apoyados por ACT-Accelerator, una instalación estrechamente vinculada a COVAX, residen en empresas en las que Wellcome Trust tiene inversiones, la segunda fundación es más políticamente controvertido: la Fundación Bill y Melinda Gates. Con 12 reuniones con la Comisión Europea, incluidas 2 con Ursula von der Leyen sobre COVID-19 y 5 con su gabinete (excluidas 3 reuniones sobre cambio climático), la familia Gates emerge como un actor clave en la escena del lobby de Bruselas en COVID 19.

Y no solo en la escena del lobby de Bruselas. Bill Gates ha gastado una fortuna en salud pública a nivel mundial durante más de dos décadas. En 1999 puso en marcha  GAVI con una audaz inversión de 750 millones de dólares y sigue siendo uno de los principales patrocinadores de la organización. CEPI también disfruta de la caridad del multimillonario Big Tech: la fundación Gates aporta una cantidad similar a la de los gobiernos de Canadá y los Países Bajos juntos.

En muchos sentidos, la estrategia global actual, con su énfasis en las asociaciones público-privadas, la filantropía y la participación directa de las grandes farmacéuticas en el manejo de la pandemia, es una creación de Bill Gates. COVAX, la iniciativa líder mundial de COVID, le debe mucho al megafilántropo .

En ese sentido, la presencia e influencia de Bill Gates es omnipresente en las principales discusiones con la Comisión sobre el enfoque global de la pandemia. En una carta a Ursula von der Leyen, Gates escribe: “Durante estos tiempos inciertos, ha sido un placer trabajar junto a la Comisión Europea y la Unión Europea en la lucha global contra la pandemia de COVID-19 y la posterior recesión económica…. Melinda y yo estamos encantados con la oportunidad de continuar construyendo y fortaleciendo nuestra asociación con ustedes en los próximos años «.

Sus esfuerzos no solo impactan el desastre actual, sino también a largo plazo. En la lista de reuniones se incluyen dos entre el gabinete de Ursula von der Leyen y una nueva iniciativa de Gates, la Pandemic Action Network , que consiste en diseñar la respuesta global a las pandemias en el futuro sobre la base de las experiencias de la actual. Como era de esperar, la fórmula elaborada por su grupo de expertos no tiene en cuenta el lamentable papel que desempeñan la codicia empresarial y los monopolios de las grandes farmacéuticas.

La lealtad a regímenes fuertes sobre derechos de propiedad intelectual siempre ha sido un sello distintivo del multimillonario del software, y si bien esa parece ser una de las pautas implícitas para su participación en la pandemia, no fue muy franco al respecto en 2020. Eso cambió recientemente con una entrevista que concedió a finales de abril de 2021 a Sky News. Según Gates, «no hay ninguna fábrica inactiva» que pueda ponerse a trabajar en la fabricación de vacunas o medicamentos. La propiedad intelectual no se interpone en el camino, dijo.

Para muchos otros, incluidos 170 ex jefes de estado y premios Nobel , y 100 estados miembros de la Organización Mundial del Comercio, esa es una afirmación falsa , una que contradice directamente el jefe de la OMS, y además peligrosa. Sugiere que no hay nada de malo en la estrategia global actual, excepto que se debe enviar más dinero a COVAX, incluso cuando COVAX no puede gastar dinero extra en vacunas que simplemente no están disponibles. Ese fracaso está relacionado con los derechos de propiedad intelectual, un problema que simplemente no desaparecerá.

Entonces, a principios de mayo, Gates cambió su mensaje. Según un comunicado de prensa de la Fundación, ahora apoya «una exención limitada» que se negociará en la OMC. Claramente, la presión del anuncio de Joe Biden y la siguiente avalancha de declaraciones de gobiernos de todo el mundo, requiere otro tipo de mensaje. Pero a la luz de su papel clave en la construcción de un enfoque global que dejó de lado cualquier noción de intercambio de tecnología, no es probable que sea un proponente activo y creíble.

A la luz de esto, la influencia omnipresente de Gates en las reuniones con la Comisión, ya sea a través de su propia fundación u organizaciones que creó o hizo que sucedieran, y el hecho de que son los visitantes más frecuentes de la Comisión sobre la estrategia global de COVID, es profundamente preocupante. El vínculo parece ser profundo no solo en COVID sino también en el cambio climático, donde Gates agradeció recientemente a la Comisión por su “liderazgo sobresaliente” y deseó una asociación aún más fuerte en el futuro; todos apuntan a la enorme influencia de un enfoque impulsado por las empresas a los problemas globales. Es justo, entonces, preguntar qué pasó con la promesa de Ursula von der Leyen de que «la respuesta global al coronavirus también debe incluir a la sociedad civil y la comunidad global de ciudadanos».

La verdad es que Bill Gates también tiene algo que ofrecer en ese departamento. Mirando la lista de ‘organizaciones de la sociedad civil’ que lograron reunirse con el presidente en COVID 19, solo hay una: Global Citizen. Si bien Global Citizen no es una creación de Gates, transformó el grupo para convertirse en su vehículo favorito para la «participación de los ciudadanos» en la política mundial para luchar contra la pobreza . Encabezado por un hábil administrador de eventos, Global Citizen es bueno para atraer una gran cantidad de celebridades de Hollywood y el negocio de la música para transmitir mensajes ‘caritativos’ a una gran audiencia, siempre que esos mensajes no desafíen la agenda corporativa.

Global Citizen, con 9 reuniones desde que estalló la pandemia, es el número uno en términos de reuniones que von der Leyen tuvo con las partes interesadas sobre COVID-19. De hecho, se declaró miembro de la organización.en febrero de 2021, presumiblemente como un intento de cumplir sus promesas de vincularse con la sociedad civil, y para enfatizar la importancia de una relación cercana con el negocio farmacéutico: «Global Citizen ha sido una fuerza líder en unir a la sociedad civil y el sector privado. Necesitamos que los ciudadanos del mundo se movilicen nuevamente. Necesitamos pensar fuera de la caja y usar todos los medios disponibles «, dijo. Ahora está programada para aparecer en conciertos y otros eventos, incluido un muy publicitado ‘concierto Vax Live’ que se transmitirá el 9 de mayo de 2021, donde se harán llamamientos al mundo para contribuir a COVAX y abstenerse del nacionalismo de las vacunas para el beneficio de todos nosotros. El evento se basa en iniciativas benéficas y voluntarias para proporcionar las vacunas de las grandes farmacéuticas al sur global, cuando sin la exención de patentes de la OMC que permitiría a los países producir sus propias versiones, esas vacunas simplemente no serán suficientes para todos. En otras palabras, Vax Live nos distrae con caridad para sentirnos bien cuando lo que se necesita para terminar con el apartheid de las vacunas es justicia, exenciones de patentes e intercambio de tecnología.

A pesar del reciente anuncio de Estados Unidos de que apoyan la propuesta de exención de patentes en la OMC, todavía no hay señales de que Vax Live incluya alguna mención de la aguda realidad que enfrenta el mundo en este momento: que los derechos de propiedad intelectual se interponen en el camino para medicinas y vacunas para todos. Y tal mensaje no sonaría familiar para el presidente u otros comisionados, ya que casi nunca conceden en su presencia esos argumentos. El anuncio de que la Administración Biden está ahora preparada para iniciar conversaciones serias sobre la renuncia a los derechos de propiedad intelectual hace que la Unión Europea parezca particularmente inhumana y tonta a nivel internacional. Es probable que esa sea la razón principal por la que Ursula von der Leyen decidió mostrar una actitud nueva y más abierta a una de las cuestiones más candentes de nuestro tiempo. Mirando el historial de su institución,

Encuesta ciudadana sobre Atención Primaria. FAV Gijón

FAV FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES VECINALES GIJÓN

Resumimos la encuesta realizada a 732 personas de distintos Centros de Salud de Gijón, efectuada por la FAV de Gijón.

ACCESO AP: El 66,3% de los encuestados considera difícil o muy difícil obtener cita con su médico de familia : Tiempo de demora: (médico o pediatra) solo el 37% obtiene cita en 1 a 2 días, tiempo máximo de espera recomendado. El 21% esperan más de 5 días por una cita, cuando en 2018 era el 4%

HORARIO AP: El 39,2 % prefiere la consulta por la mañana; pero el 27% por la tarde. El 59,9% consideran que el horario de atención es insuficiente y que todos los centros de salud deberían abrir en horario de mañana y tarde.

INSTALACIONES AP: La gran mayoría considera que la limpieza, la señalización y la calidad de las instalaciones son aceptables u optimas.

FUNCIONAMIENTO AP: el 49,2% considera que la atención recibida es buena (en 2018 era el 69,3%). El 44,5% considera que el funcionamiento de AP es deficiente., aunque hay importantes diferencias entre los Centros de Salud.

CARENCIAS: El 27,3% piensa que los Centros deberían mejorar su organización, el 37,3% que debería haber más consultas, el 22,4% piden un mejor servicio de asistencia social, y 1 de cada 5 encuestados (19,7%) piden una mayor amabilidad del personal. El 75% de los encuestados dicen que los centros de salud tienen falta de personal

sanitario y administrativo.

PANDEMIA Y ATENCIÓN TELEFÓNICA: Un 85% afirma que debería haberse continuado con la atención presencial durante la pandemia. Al 45% le han recetado sin consulta presencial

Con respecto a la atención telefónica el 53,7% la estimó como buena o muy buena, y el 46,3% la consideró mala o muy mala

CONSULTAS EXTERNAS DE ESPECIALIZADA Y PRUEBAS DIAGNÓSTICAS: el 51,6 % están disconformes por demoras y cancelaciones , debido a la dedicación de los recursos a los pacientes covid. Al le han cancelado alguna consulta de especializadas, al 5% le han postpuesto una cirugía programada, al s que llevaban tiempo esperando.

URGENCIAS. La mayoría manifiesta estar satisfecha. Sólo el 17,2% considera que la atención fue mala o muy mala.

SANIDAD PÚBLICA: Ante la pregunta de si la sanidad pública cubre sus necesidades:

– No siempre, en ocasiones hay que ir a la privada—- 41,8%

No, en absoluto———————————————— 7,5%

– Si pero muchas demoras———————————– 38,0%

Si, totalmente————————————————– 12,5%

En el año 2018 casi la mitad de los encuestados decían sentirse con una adecuada cobertura del sistema sanitario público, hoy lo piensa solo el 10%. El 72,8% de los encuestados, manifiesta que el sistema sanitario necesita reformas estructurales, frente al 6,7% de 2018.

De los 732 encuestados, uno de cada cinco ya tiene un seguro privado

Comentario de la PSSPA. La encuesta está muy mediatizada por el shock que supuso la pandemia para el sistema sanitario, pero la crisis ha puesto de manifiesto los importantes problemas, más o menos subyacentes, que desde hace años afectan a la atención sanitaria pública. Los resultados de la encuesta, pese al referido contexto de la pandemia, son muy inquietantes y deberían de poner en estado de alerta a los responsables de la Sanidad Pública.

Casi la mitad de los encuestados consideran que el funcionamiento de la Atención Primaria es deficiente ( con una caída en valoración de nada menos que de 20 puntos con respeto a una encuesta previa de 2018), debido a las demoras, las dificultades para la consulta presencial y las carencias de horarios y plantillas de profesionales. La misma crítica se hace extensiva al acceso a las consultas y pruebas diagnósticas de la Atención Especializada o a la Sanidad Pública en su conjunto. Un porcentaje cercano al 50% de los encuestados, considera que la cobertura de la sanidad pública es insuficiente y hay que recurrir a la medicina privada…La supervivencia de la sanidad pública está en juego.