Asturias, contaminación y mortalidad

Asturias es la comunidad autónoma con mayor riesgo de mortalidad debido a las emisiones del carbón, al contar con el mayor nivel de concentración media anual de partículas PM2.5: 0,807 g/m3, según un informe del Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA). Su tasa de incidencia de mortalidad anual debida a este contaminante es de 8,37 por cada 100.000 habitantes en riesgo -población con una edad que no supera los 30 años-, es decir más del doble de Galicia, que, con una tasa de 3,48/100.000 habitantes en riesgo, es la segunda región más afectada.

En España, la principal fuente de contaminación atmosférica se encuentra en la quema de combustibles fósiles por los sectores energético, del transporte y de la industria, que emiten contaminantes como óxidos de nitrógeno, dióxido de azufre, o las partículas, todos ellos con efectos muy perjudiciales para la salud y el medio ambiente. Entre estos combustibles fósiles el más contaminante es el carbón. Las emisiones del carbón en toda España en 2016 se pueden relacionar, ente otros, con 560 muertes prematuras y 340 hospitalizaciones por enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Además, el estudio señala la estrecha relación entre las emisiones de carbón y sus impactos mediante el análisis comparativo. Entre 2015 y 2016 se redujo en un 30% la producción de energía del carbón que se asoció con una disminución del 40,5% en los impactos sobre la salud asociados.

El estudio de IIDMA también desvela las elevadas pérdidas económicas asociadas a los impactos sobre la salud de la quema del carbón, que en 2016 alcanzaron un total de entre 686 y 1.308 millones de euros. Estos costes se pueden asociar a gastos sanitarios y a la reducción de productividad derivada del absentismo laboral, 122.131 días de trabajo perdido y 520.153 días de actividad restringida, cuando una persona no puede desarrollar su actividad habitual por problemas de salud.

Otro dato que recoge el informe son los graves efectos en la salud de los niños asociados a las emisiones del carbón, contabilizando 7.419 episodios de asma y 784 casos de bronquitis. Los niños son uno de los colectivos más vulnerables a la contaminación atmosférica y un informe de IIDMA de 2017 sirvió de base para que el Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas dirigiera unas recomendaciones a España recordando su obligación de proteger el derecho a la salud de la infancia y requiriendo la toma de medidas para su cumplimiento.

Ni el medio rural se libra: todos los asturianos respiran aire contaminado 

LA VOZ

Aspecto que presentaba la zona oeste de Oviedo, en una jornada con el protocolo por contaminación activado

La totalidad de la población asturiana respira un aire perjudicial para la salud de acuerdo a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y, además, todo el territorio rural del Principado está expuesto a una contaminación que daña la vegetación, según el informe sobre calidad del aire que elabora anualmente Ecologistas en Acción. El estudio apunta que los contaminantes de mayor incidencia en Asturias durante el pasado año volvieron a ser las partículas de menos de 10 micras y de menos de 2,5 micras (PM10 y PM2) y el dióxido de azufre (SO2)

El informe concluye que la mayoría de las estaciones de medición de la calidad del aire sobrepasaron los valores recomendados para las partículas PM10. Además, doce de las veintiuna estaciones que ofrecen datos de las partículas de PM2,5 también registraron algunos valores por encima de los recomendados. El estudio pone la atención sobre los elevados niveles de partículas PM10 detectados en los puertos de Avilés y Gijón debido al movimiento de graneles sólidos, que «pueden conllevar una repercusión severa sobre la calidad del aire de las áreas residenciales cercanas». Además, la mayoría de las estaciones de Asturias registraron superaciones de la recomendación diaria establecida por la OMS para el dióxido de azufre, aunque con menor frecuencia que en años anteriores.

El informe atribuye el origen de este contaminante a las centrales térmicas, la actividad de grandes empresas como ArcelorMittal, Alcoa, Asturiana del Zinc, Saint Gobain o Tudela Veguin, o la desarrollada en los polígonos industriales cercanos a Oviedo, Siero o Avilés. Por todo ello, Asturias presenta «determinados puntos de contaminación importantes» entre los que se encuentran los puertos de Gijón y Avilés, los polígonos industriales y las centrales térmicas, pero también el tráfico rodado en las áreas metropolitanas de Oviedo y de Gijón. Así, «la totalidad de la población asturiana respira un aire perjudicial para la salud según las recomendaciones de la OMS, y la totalidad del territorio rural está expuesto a niveles de contaminación que dañan la vegetación».

El informe de Ecologistas en Acción concluye que más de 45 millones de personas, el 97 % de la población, estuvieron expuestas en 2018 a niveles de contaminación que superan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, a pesar de las abundantes lluvias del pasado año. El estudio analiza los datos recogidos en 800 estaciones oficiales de medición desplegadas en toda España, que revelan que algo más de 45 millones de personas respiraron aire en malas condiciones, y señala que eso implica infringir los límites de la normativa europea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.