Allyson Pollock, premio BMJ 2020 «Decir la verdad al poder»

BMJ 2021; 372: m4930fotografía de Allyson Pollock
Ser médico de salud pública significa cuestionar la política del gobierno, le dice la profesora de Newcastle a Elisabeth Mahase. Allyson ha ganado el premio BMJ 2020: «Decir la verdad al poder».

Allyson Pollock, profesora de salud pública y codirectora del Centro de  Investigación en Ciencias Regulatorias de la Universidad de Newcastle, es la ganadora de 2020 del premio de los editores de The BMJ por «decir la verdad al poder». Pollock, quien es conocida por su trabajo contra la privatización del NHS, ha sido una voz influyente durante la pandemia del covid-19, cuestionando la evidencia detrás de muchas de las políticas del gobierno, incluida la implementación de pruebas asintomáticas masivas y la interrupción temprana del rastreo de contactos.

Se le conoce por hacer preguntas difíciles y no tener miedo de poner la cabeza por encima del parapeto. ¿Cree que es consecuencia de ser un líder de salud pública?

Creo que como médico de salud pública; estás ahí para salvaguardar la salud de la población. Nuestro deber principal para y con el público y la población es reducir las inequidades en salud y hablar sobre los problemas que condicionan la mala salud, y eso significa cuestionar y, a menudo, cuestionar las políticas gubernamentales.

Eso debe causar malestar a veces, especialmente cuando hace preguntas difíciles a sus colegas.

Nunca es algo personal, cuando preguntas sobre la evidencia y la ciencia que hay detrás de las políticas; ; se trata de hacer siempre preguntas y estar dispuesto a aceptar que existen incertidumbres. Y cuanto más discutimos estas incertidumbres, aceptar que existen diferencias de opinión y puntos de vista.  Necesitamos entender las posiciones de los demás, incluso si no estemos de acuerdo, para avanzar .

¿De dónde sacas la confianza para hacer eso?

No lo considero una cuestión de confianza. Tuve mucha suerte de haberme cualificado en la década de 1980, cuando ciertamente la política de la época todavía era muy progresista y había una gran fe en los servicios públicos y el espíritu público y la salud pública. Se dio mucho espacio a la gente para disentir, para pensar las cosas de diferentes maneras.

La primera batalla real que tuve que pelear fue por la iniciativa de financiamiento privado. Fue entonces cuando realmente me di cuenta de la importancia del poder y la política en la salud y la sanidad. Pero, no importa cuán racional sea el argumento, no importa cuánta evidencia produzca (de hecho, cuanta más evidencia produzca), es más probable que sufra un ataque ad hominem y difamación personal, porque los  oponentes]están inmersos en un proceso político, no basado en pruebas.

Con el PFI (iniciativa de financiación privada) había mucho dinero en juego. Y muchas personas involucradas, incluidos directores ejecutivos del NHS y gerentes de hospitales. La salud pública tiene un enorme componente político, con múltiples intereses creados, ya sea la industria farmacéutica, la industria del diagnóstico, los hospitales privados…

¿Cómo afrontas las respuestas negativas?.

Creo que hay que tener un dialogo en base a los argumentos que se basan en evidencias e ignorar otros planteamientos que a veces simplemente son descalificaciones e insultos. Se trata de buscar un diálogo  constructivo.

¿Han empeorado las respuestas negativas durante el covid?

Bajo el covid puede ser muy difícil porque la política está sometida a una alta presión y cualquier tipo de criticas son mal recibidas. Siempre existe el temor de que las criticas puedan se sancionadas por ejemplo con la retirada de presupuestos de investigación u otras medidas punitivas, es muy importante defender al máximo el principio de libertad académica.

Uno de los grandes cambios que se están produciendo es lo difícil que resulta trabajar en el NHS ahora. En la década de los ochenta había más libertad; pero después de que se introdujo el mercado interno, gradualmente se implementaron reglas sobre lo que podías hablar y lo que no. En la década de 1980, un consultor de salud pública o de cualquier otra especialidad podía criticar los servicios sanitarios sin miedo alguno; pero ahora estamos en otro tiempo.

El gobierno ha sido ampliamente criticado por su respuesta a la pandemia. ¿Cuál consideraría usted el peor error?

Creo que ha cometido errores desde el principio. Retrasó el hacer del covid-19 una enfermedad de notificación obligatoria (no entendemos por qué), ni modificó el sistema de notificación para que los datos retornaran a las autoridades locales. Eso es un error compartido por las cuatro naciones del Reino Únido. Todos se equivocaron: no siguieron el sistema de notificación legal. Si lo hubieran hecho, habríamos tenido datos de la comunidad mucho mejores y no habríamos tenido el desastre de los rastreos. El tercer gran error fue retirar las pruebas del servicio de salud. Debe administrarse como parte de un diagnóstico clínico. Esto realmente nos ha hecho retroceder.

¿Crees que ha hecho algo bien?

«No puedo pensar en nada que se haya hecho bien».

¿Ha cometido algún error durante la pandemia o hay cosas que haría de manera diferente ahora en retrospectiva?

Una de las dificultades ha sido saber dónde y cómo se puede ser más eficaz, en relación con la privatización y la capacidad de los servicios.

Parte de su trabajo ha sido sobre las lesiones de rugby, como conmociones cerebrales, en escolares. ¿A qué se debe este interés?

Empecé a trabajar en eso hace unos 15 o 20 años. Fue difícil porque no juego al rugby y no sabía nada sobre sus reglas. Pero estaba observando los daños, de primera mano [el hijo de Pollock sufrió tres lesiones]. Cuando investigué más, me di cuenta de lo que todos sabían pero de lo que nadie habla. Incluso  te dicen que cómo una mujer que no juega al rugby tiene derecho a investigarlo. Eso es como decir que solo tiene derecho a investigar sobre el cáncer si tiene cáncer. En el rugby, la mayor parte de la investigación deportiva fue realizada por organismos deportivos, es un poco como la industria farmacéutica.

¿Qué haría usted si le entregaran el control de la salud pública?

Me gustaría una ley que restableciese la financiación pública del NHS en Inglaterra e integrase la atención médica y social. De propiedad y responsabilidad pública.  La asistencia social se extendería a viviendas dignas para las personas mayores, de modo que vivan en buenas condiciones y también tengan una buena dotación de personal, lo cual es fundamental para la calidad de la atención. Hay que cruzar la frontera entre lo sanitario y lo social. ¿Por qué los estudiantes de medicina no trabajan en hogares de ancianos? Ahí es donde están las personas más frágiles y con más morbilidad. También dejarían de verlos simplemente como molestias o bloqueadores de cama y comenzarían a verlos como personas reales. No estoy diciendo que los médicos no vean a las personas como personas, pero la presión de dar de alta a las personas significa que comienzas a verlas como obstáculos y  bloqueadores de cama. Pero cuando los ves en su propio entorno, adquieres una perspectiva diferente.

¿Cómo se siente al ganar el premio BMJ por «decir la verdad al poder»?

Ganar este premio es una gran oportunidad para reflexionar y agradecer a los cientos de personas con las que he trabajado y colaborado a lo largo de los años. Este premio es tanto para ellos como para mí. Mi agradecimiento hace mucho tiempo. Hay demasiadas personas a las que nombrar, pero si miran mi sitio web ( www.allysonpollock.com ) verán quiénes son. Una de las mejores cosas de este año han sido las oportunidades para nuevas colaboraciones con tantas personas a las que he admirado y respetado durante mucho tiempo. Un agradecimiento especial para Fiona Godlee y todo el equipo de The BMJ por comprender la importancia de decir la verdad al poder.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.