Cochrane: ¿un barco que se hunde?

Por Maryanne Demasi, PhD

Ha surgido un escándalo dentro de la Colaboración Cochrane, la organización científica más prestigiosa del mundo dedicada a las revisiones independientes de las intervenciones de atención médica. Uno de los miembros más importantes de la junta directiva fue despedido, lo que resultó en que otros cuatro miembros de la junta presentasen su dimisión, en protesta por lo que describen como, el cambio de la organización hacia un enfoque de modelo comercial, lejos de sus verdaderas raíces de análisis científicos independientes y debate público abierto.

Lo que comenzó como un enfrentamiento entre el CEO y un miembro de la junta, se ha convertido en una guerra  donde los problemas subyacentes de Cochrane han salido a la superficie, con muchos insiders prediciendo el comienzo del final de Cochrane. Cochrane se ha preocupado por la “promoción de la marca” y los “intereses comerciales”, dando menos importancia a la transparencia y a la entrega de “evidencia confiable”.

La disputa. En una reunión convocada para resolver una disputa en curso entre el CEO de Colaboración Cochrane, Mark Wilson y uno de los padres fundadores de la Colaboración Cochrane en 1993, Director del Centro Cochrane Nórdico, Peter C. Gøtzsche .

Wilson acusó a Gøtzsche de usar el membrete de Cochrane en una queja a la Agencia Europea de Medicamentos sobreposibles daños de vacunas contra el VPH y testificar en un caso judicial sin declarar abiertamente que su testimonio experto expresaba puntos de vista “personales” y no “Cochrane”.

Gøtzsche es conocido por sus críticas contundentes sobre los daños de los programas de detección de cáncer de mama, el uso excesivo de drogas psiquiátricas, y se ha referido a la industria de las drogas como ‘crimen organizado’. Pero su artículo más reciente, con los coautores Lars Jørgensen y Tom Jefferson, fue una crítica punzante de la calidad y la metodología de la revisión de vacunas contra el VPH de Cochrane. [1]

Ante esta crítica, se produjo una reacción violenta e inmediata de los líderes Cochrane que acusaron al equipo de Gøtzsche de causar daños en la reputación de la organización, arriesgando, “además”, “la vida de millones de mujeres en todo el mundo al afectar las tasas de vacunación”.

El 3 de septiembre de 2018, el editor en jefe de Cochrane, David Tovey, y su adjunto, Karla Soares-Weiser, emitieron una declaración afirmando que las críticas a la revisión de la vacuna contra el VPH habían sido “exageradas sustancialmente” y “inexactas y sensacionalistas”. Gøtzsche contestó con frustración. “Los editores ni siquiera abordaron nuestra preocupación más importante de que los daños de la vacuna contra el VPH habían sido muy poco informados y que gran parte de los datos clínicos no se incluyen en la revisión”.

Revisión legal. La Junta de Fideicomisarios acordó contratar los servicios de un bufete de abogados externo para evaluar de forma independiente la disputa entre Gøtzsche y Wilson. En julio de 2018, Gøtzsche recibió un documento que contenía denuncias de que había incumplido las políticas de Cochrane y había dañado su reputación.

Gøtzsche contestó alegando que el equipo liderado por Wilson estaba ‘destruyendo’ a Cochrane, acusando a Wilson de “abuso grave y mala administración de Cochrane”, “manipulación” y “gestión por miedo”.

El informe final de los abogados no encontró que Gøtzsche hubiera violado la política de portavocía o hubiera actuado inapropiadamente en su función de Fideicomisario.

La reunión de la Junta. La copresidenta, Marguerite Koster, le permitió a Gøtzsche ‘cinco minutos’ para exponer su caso. Testigos en la sala dicen que Gøtzsche fue interrumpido constantemente antes de que se le pidiera que abandonara la habitación mientras los otros miembros de la Junta discutían la situación. Gøtzsche no tuvo más oportunidades ese día para defenderse.

Después de más de 6 horas de deliberación, los 12 miembros de la Junta restantes votaron sobre si Gøtzsche podría permanecer como su 13 º miembro de la Junta de Gobierno y continuar su actividad con la licencia Cochrane. Cinco votaron a favor, seis votaron por su destitución y uno se abstuvo. Al final, un voto de ‘minoría’ [6 de 13] provocó que Gøtzsche perdiera su membresía Cochrane. Después de 25 años de servicio a Cochrane y autor de 17 revisiones Cochrane, Gøtzsche se enteró oficialmente de su destino por correo electrónico.

“No se ha dado una justificación razonada clara para mi expulsión aparte de acusarme de causar ‘descrédito’ para la organización”, afirma Gøtzsche. “Esta es la primera vez en 25 años que un miembro ha sido excluido de la membresía de Cochrane”.

Varios miembros de la junta se sorprendieron por el tratamiento de Gøtzsche. “La evaluación legal esencialmente exculpó a Peter de violar la Política del Portavoz, por lo que sus enemigos pasaron el día inventando nuevas excusas para deshacerse de él”, dijo un miembro. “Expulsar a Peter es totalmente desproporcionado”, dijo otro de los partidarios de Gøtzsche. “Fue como buscar cualquier pretexto conductual para despedirlo”.

Al día siguiente, 14 de septiembre de 2018, cuatro miembros renunciaron a la Junta de Gobierno en solidaridad con Gøtzsche y porque pensaban que debía suceder algo drástico para salvar a la organización.

La Cochrane se hunde. Los eventos que se han desarrollado en los últimos días tienen consecuencias para Cochrane mucho más allá de lidiar con la vergüenza pública de perder más de un tercio de su Junta de Gobierno.

Gran parte del trabajo científico de Gøtzsche en el Nordic Cochrane Centre se ha centrado en exponer los defectos de los ensayos clínicos y la influencia indebida de la industria farmacéutica en la investigación médica; pero los problemas son considerables como ha planteado en un reciente editorial el Dr. Tom Jefferson del Centro de Medicina Basada en la Evidencia, Oxford: Detrás de muchos de los datos de los artículos de revistas publicados hay un “sesgo insondable”.”Sabemos que las revistas biomédicas publican artículos que son neutrales en el mejor de los casos, pero que son en su mayoría positivos y tienden a enfatizar los beneficios y minimizan o incluso ignoran los daños”, dice Jefferson.

Esto presenta a Cochrane un problema enorme. El alma de la organización está en llevar a cabo revisiones sistemáticas. La evidencia básica, sobre la cual se basan estas revisiones, está en gran medida en riesgo de sesgo, especialmente para las intervenciones donde existe un gran mercado.

“La afirmación de que Cochrane ha estado publicando revisiones que son principalmente beneficiosas para los patrocinadores de estas intervenciones es probablemente un hecho”, dice Jefferson. “Si su revisión se compone de estudios que son parciales y en algunos casos están escritos por fantasmas o los estudios son escogidos y no los toma en cuenta en su revisión, entonces es basura que se sintetiza sistemáticamente con un bonito y pequeño logotipo de Cochrane “.

En cuanto a los datos detrás de las vacunas contra el VPH,”si me preguntaran qué pienso sobre las vacunas contra el VPH, diría ‘No sé’ porque no he visto el conjunto completo de datos”.

Además, Gøtzsche dice que la política de Cochrane con respecto a los conflictos de intereses de los autores de las revisiones es inadecuada. “Propuse hace un año que no debería haber autores de revisiones Cochrane que tengan conflictos financieros de intereses con compañías relacionadas con los productos considerados en las revisiones”, dice Gøtzsche “Pero Cochrane no hizo nada al respecto”. Actualmente, Cochrane permite que hasta la mitad de los autores en una revisión tengan conflictos de intereses, una política que es ampliamente criticada por personas con información privilegiada, y en gran medida desconocida por el público.

“Cochrane se ha vuelto demasiado sensible a las críticas de la industria farmacéutica”, dice un miembro de la junta. Los conocedores dicen que una “posible preocupación” podría ser que Cochrane teme que las críticas de Gøtzsche a la revisión de vacunas contra el VPH impacten negativamente su patrocinio de la Fundación Bill y Melinda Gates.

Censura científica. Cochrane ha sido acusado de “censura científica” y ahora está en “control de daños” para contener la pesadilla de relaciones públicas. Públicamente, Cochrane siempre ha mantenido que fomenta el debate sobre cuestiones científicas, incluidas las controvertidas. “Cochrane valora la crítica constructiva de su trabajo y lo reconoce públicamente a través del Premio Bill Silverman … con el objetivo de ayudar a mejorar su trabajo y así lograr su objetivo de ayudar a las personas a tomar decisiones bien informadas sobre la atención médica”, afirma Cochrane.

Sin embargo, la realidad es muy diferente. “No creen en la ciencia democrática plural”, dijo un miembro de la junta saliente. “El buen gobierno de la ciencia siempre requiere debates abiertos. El prestigio de una institución científica tiene que ver con su capacidad de gestionar debates críticos, no censurarlos “.

“La ciencia necesita ser desafiada, no debe ser políticamente correcta, no es una búsqueda de consenso”, dice Gøtzsche. “No se puede llamar a un desafío público a la ciencia ‘controvertido’, es un término peyorativo. Es simplemente lo que nuestro trabajo como científicos requiere de nosotros “.

El futuro de Cochrane. Cochrane se encuentra en una crisis moral y muchos dicen que ha perdido un liderazgo democrático. “En docenas de cuestiones, la Junta solo puede votar sí o no con muy poca oportunidad para enmendar o modificar las propuestas del equipo ejecutivo”, dice Gøtzsche. “Una recuperación de esta situación grave requeriría la disolución de la junta actual, nuevas elecciones y un amplio debate participativo sobre la estrategia futura y el gobierno de la organización”, la Reunión General Anual del lunes 17 º de septiembre, podría arrojar luz sobre el futuro de Cochrane.


DIVULGACIÓN :    Maryanne Demasi es reportera científica e  investigadora que trabaja con el Prof. Peter C. Gøtzsche, del Nordic Cochrane Centre, y estuvo presente en Edimburgo en el momento de la reunión, pero no estuvo presente en la sala de debate.

Comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *