Conectando innovación y sociedad: la creación de bienes públicos de conocimiento

225px-David_HammersteinApuntes de la intervención que en la jornada de estudiantes de doctorado europeos de INGENIO realizó David Hammerstein7 de abril, 2014. Universidad  de Valencia.

Una premisa básica: Los hechos y los valores tienen que ir juntos para hacer una ciencia compleja y socialmente responsable. Los hechos y los valores del mundo incluyen elementos interdependientes con una reciprocidad mutua: cósmicos, geológicos, biológicos, psicológicos, sociales y culturales, entre otros. Todos tienen una dependencia jerárquica dentro de unos límites finitos. Cuenta tanto el objeto como el sujeto. No debemos hacer una división de labor sin debate abierto y significativo entre el sujeto, para la política y el Estado, y el objeto, para el método científico.

1.Innovación: ¿Separación o Conexión? La sociedad moderna a menudo se olvida de la obvía connexión entre 3 comunidades: objetos, humanos y naturaleza. Cuando se estudian estas 3 comunidades se separan radicalmente: con muy diferentes niveles de valor, de conocimiento y la actividad de las sub- disciplinas académicas. Hemos creado silos estancos, no comunicados, de conocimiento. La ciencia ha tratado de crear zonas separadas y puras entre el ser humano y lo no humano, con discursos que son diferentes para cada compartimento. Estudios de innovación y la ciencia en general, deben tratar de conectar y abrir la comunicación entre las distintas comunidades de conocimiento .

2. La ciencia en su caverna suele ignorar el debate social. Las cuestiones de la ciencia y la innovación no suelen tener en cuenta las realidades que pertenecen a la sociedad, como las diferentes racionalidades, la apertura al debate plural, las libertades democráticas y la acción humana. Estos principios universales son vistos como completamente separados del conocimiento científico que afirma que se relaciona solo con el reino de los “hechos objetivos” no del reino de la libertad de creencias, ni la sujetividad, ni la moralidad. A menudo las cuestiones científicas se tratan como si estuvieran fuera de la sociedad, se idealizan y están vistas como “puras”, como si no fueran construcciones humanas y fenómenos sociales creados en contextos sociales, económicos e ideológicos concretos. En definitiva, la ciencia es un fenómeno social, con todos sus elementos de conflicto, contradicción, ideología … Hoy muchos proyectos de innovación / ciencia parecen tener lugar en cuevas románticas con muy poca luz social, poco debate público y muy poca reflexión política.

3. El ámbito social y político suele pasar por alto la representación del mundo biofísico (a partir de la ciencia y la innovación). Al contrario del lado de la ciencia, tenemos una esfera política social que sólo habla de los asuntos humanos del estado, gobierno representativo, los sistemas de valores, la igualdad, los derechos, etc. todo lo cual, hoy en día, está casi totalmente dominado por el economicismo y el fetichismo no realista del crecimiento económico ilimitado en un mundo finito. En este mundo socio-político prácticamente no hay espacio para la representación del mundo biofísico a pesar de ser éste la base y el requisito previo para la mayoría de la vida social. ¿Cómo podemos salir del atolladero de esta contradicción entre una esfera política que ignora al mundo biofísico y el encerrado y asediado mundo de la ciencia de los “hechos físicos” que apenas considera las cuestiones sociales, éticas y políticas? Un gran error que cometemos es pensar que la realidad social se hace y se dirige por la gente y para la gente y no por todas las fuerzas exteriores. La realidad social es trascendente por cuanto el Estado, las leyes y los ciudadanía tienen una realidad sui generis por encima de los individuos, pero en la práctica, la realidad se compone de muy diversos actores que son las personas, las cosas y la naturaleza.

4. Tenemos que representar a los híbridos para una innovación con utilidad social y ecológica. Nuestra realidad es híbrida y tenemos que admitirlo. ¿Es el cambio climático natural o social? ¿Es social o natural la invetigación, desarrollo y producción de un medicamento? ¿Es el proyecto de fusión nuclear natural o social? Por eso necesitamos sistemas de conocimiento que reúnan a la vez el mundo biofísico y el mundo social, político, cultural y ciudadano con sus instituciones, sus creencias y prácticas, cuando en la actualidad estos factores prácticamente no tienen visibilidad o relevancia en las decisiones sobre la ciencia y la innovación. La creación de híbridos es una necesidad ineludible para nuestras sociedades. Espero que los estudios de innovación pueden ayudar a esta necesidad de los híbridos.

El ámbito de la ciencia, tecnología y sociedad no trata simplemente acerca de los contextos sociales e intereses humanos o poderes relacionados con las prácticas científicas sino también se trata de las comunidades, las asociaciones entre los seres humanos, los seres no-humanos y las cosas, en el que la sociedad humana es sólo una parte de la comunidad de redes y relaciones tejidas como una telaraña por medio del lenguaje, el discurso y la representación. Ni las cosas solas, ni los seres humanos en sí mismos pueden concebirse por separado y de forma aislada – este es un peligroso mito moderno – porque eso mina la función referencial del lenguaje y el conocimiento como una referencia externa (naturaleza de las cosas y la naturaleza de la sociedad)

Bruno Latour : Nunca hemos sido modernos . http://es.scribd.com/doc/38504479/Bruno-Latour-We-Have-Never-Been-Modern

El positivismo. Mi compañero de mesa que trabaja para Nestlé ha defendido el Positivismo. En cambio, la realidad no puede reducirse únicamente a la medición cuantitativa que segmenta y aísla los datos cuantificables físicamente. Yo no soy un positivista porque creo en una ciencia compleja, responsable y ética, que va mucho más allá de la ciencia newtoniana causa-efecto lineal, y que tiene en cuenta la complejidad social, ambiental y física, además de la incertidumbre de la realidad empírica y conectada de la gente, las cosas y la naturaleza.

Lobbies industriales en Bruselas moldean la política científica europea: 4000 lobbies empresariales tratan de mover la agenda científica y la innovación de la UE en su dirección mientras hay sólo un puñado de personas para defender el interés público. Así es evidente que la ciencia y la innovación son un fenómeno social, con todos sus elementos de conflicto, contradicción, ideología e interés personal. Esto debe estar sobre la mesa de forma transparente y parte del debate en la UE es sobre si queremos tener la innovación socialmente útil y científicamente seria que necesitamos. Por desgracia hay muy poco impacto de las propuestas académicas independientes en la política de investigación de la UE, mientras que la gran industria empuja la gran mayoría de las propuestas de políticas concretas en el Parlamento Europeo y la Comisión Europea. La mayoría de las visitas de académicos de innovación a Bruselas se hace en la búsqueda de financiación y no principalmente para influir en las políticas generales de la UE sobre la investigación y la innovación.

Nosotros pagamos, tenemos el derecho a saber. La ciencia compleja y la innovación democrática necesitan la apertura al debate, tanto con expertos como con ciudadanos no expertos. También urgen las políticas a favor de compartir datos y conocimientos, con el firme compromiso de favorecer un retorno público claro para la inversión pública que constituye la mayoría de la inversión en muchos procesos de ciencia e innovación. De lo contrario estamos ante una estafa a los contribuyentes y el interés público.

El autismo y la manipulación entre la innovación y la política. ¿Cómo podemos sacar la innovación, los estudios científicos y el ámbito político/social de sus respectivos cavernas? ¿Cómo podemos politizar y socializar el debate científico y la innovación y traer el debate científico al ámbito político? Hoy entre el mundo científico, la innovación y el mundo socio-político hay una relación dominada por el autismo y la manipulación de intereses particulares. No podemos dejarlo en manos de los políticos. La comunidad de la ciencia e innovación debe participar en un debate amplio con la ciudadanía y las instituciones democráticas con unas alternativas comprensibles sobre la política de innovación en la mesa.

Unos Términos Zombie: innovación, excelencia, Transferencia de Tecnología …. Casi siempre se basan en la penetración del gran mercado económico, éxito comercial u obtener recursos monetarios de fuentes privadas o públicas; sin tener en cuenta, como prioridad, los intereses sociales, de salud y ambientales del bien común. Son términos ideológicos para preservar la actual estructura de poder de la gobernanza del conocimiento y estos términos tienen muy poco que ver con ninguna evidencia empírica fuera de las categorías formales de los márgenes bolsísticos, los niveles de beneficios, la publicación en revistas científicas de alta consideración, la citación por los homólogos y la promoción académica. A menudo representan tautologías (toda novedad, momentáneamente rentable o económicamente prometedora, es considerada como innovación).

Sólo unos pocos ejemplos de como hacer avanzar un “ciencia híbrida” a favor del bien común con la creación de bienes públicos de conocimiento:

1 Bien Común (salud, protección del medio ambiente, seguridad, igualdad y el debate plural): ¿Es este el proyecto de fusión nuclear con miles de millones de fondos públicos? ¿Dónde está el debate? ¿Son los “medicamentos innovadores” realmente innovadores o son simplemente “nuevos” con muy escaso valor terapéutico (como reflejan investigaciones independientes francesas y alemanas recientes)? ¿Es un proyecto “excelente” si su conocimiento básico, generado fundamentalmente con fondos públicos o protegidos por la regulación pública, está privatizado por los Derechos de Propiedad Intelectual y sus eventuales productos son inasequibles o inapropiados para el 95 % de la población mundial?

2.¿Somos capitalistas de riesgo estúpidos? Cuando el Estado invierte en la innovación desempeña el papel de una especie de capitalista de riesgo. Sin embargo, si la innovación es un éxito comercial, ¿cómo obtiene el Estado en nombre del interés público obtiene su “retorno” o “beneficio”? El Estado y la Unión Europea son los inversores más importantes en la innovación de utilidad social para el bien común. ¿Es aceptable la privatización sin claras condiciones del conocimiento generado con la vaga promesa de un futuro “goteo hacia abajo” que beneficiará a la sociedad?

3. Acceso abierto: Si la mayoría de los artículos de investigación son el resultado de los proyectos financiados con fondos públicos, ¿por qué la mayoría de los artículos publicados se queda encerrados de “muros de pago”, términos de derechos de autor y términos de exclusividad de distribución firmados con los editores científicos? ¿Es justo que los 3 grandes editoriales científicas tengan un margen de beneficio del 38% si la mayoría de los artículos que publican son el resultado de la investigación financiada por el Estado? Ahora el programa europeo Horizonte 2020 ha legislado la obligatoriedad de publicar en “acceso abierto” gratuito para todos los proyectos que reciban financiación de la UE.

4. Datos abiertos: El programa Horizonte de la UE 2020 también ha ordenado la promoción progresiva de una política de datos abiertos que se convertirá en la norma para el año 2020. Esto significa que los datos generados con fondos públicos no pueden estar encerrados por los monopolios exclusivos del derecho de autor, las patentes y el secreto comercial. Las bases de datos que respaldan artículos de revistas también deben ser accesibles.

5. La minería de textos y datos: El derecho a la lectura debe ser el mismo que el derecho a explorar con el software en la investigación científica, sean datos o artículos. Es necesario que haya una excepción obligatoria al derecho de autor en la UE para permitir la fácil utilización de artículos de investigación y bases de datos para las iniciativas académicas y científicas.

6. Derechos de Propiedad Intelectual: ¿Cuáles son los incentivos para la innovación socialmente útil? El actual modelo de monopolios de propiedad intelectual a menudo no sirve al interés público. Contar el número de patentes no es siempre el mejor indicador de la innovación. El sistema de derechos de propiedad intelectual puede llegar a ser principalmente una operación de hacer dinero, un fin en sí mismo, en lugar de un incentivo para la innovación. A menudo fuertes normas de defensa de derechos de propiedad intelectual y las sanciones suelen inhibir la innovación de utilidad más que promoverla. Por ejemplo, cada vez está más claro que los monopolios de patentes en la innovación médica no están ayudando a producir los medicamentos eficaces y seguras que nuestras sociedades necesitan. Modelos de innovación abierta, la transparencia de ensayos clínicos, premios de estímulo, la puesta en común de patentes, las colaboraciones público-privadas y la investigación colaborativa de código abierto son algunas de las alternativas que deben ser promovidas. Debemos recordar que gran parte de la innovación en el campo informático ha tenido lugar principalmente dentro de unas reglas flexibles o débiles de propiedad intelectual que ha permitido gran intercambio de conocimientos. En cambio, muchas de nuestras leyes en la UE no reflejan la necesidad de un entorno flexible de derechos de propiedad intelectual para promover la innovación, la ciencia y el conocimiento.

http://haieurope.org/wp-content/uploads/2012/04/HAI-Europe_TACD-EU-Innovation-Paper.pdf

 

Comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *