Declaración de la Junta directiva de la PxSSPA: Salvemos la Sanidad Pública

SALVAR LA SANIDAD PÚBLICA


La sanidad pública es un bien común imprescindible. Si exceptuamos a una minoría de la sociedad con niveles muy altos de ingresos que puede recurrir a la sanidad privada, la inmensa mayoría de la población dependemos inevitablemente de la sanidad pública, sobre todo ante un problema grave de salud.

Pero la sanidad pública sufre desde hace años un proceso de continuo deterioro que la pandemia del Covid19 ha acentuado y acelerado. Las señales de alerta están a la vista de todos, fundamentalmente las largas y desproporcionadas listas de espera y el colapso de la Atención Primaria. Mientras tanto, en sentido contrario, la medicina privada y los seguros privados no paran de crecer: En Asturias el 26% de la población ya ha contraído una póliza de seguro médico privado, un porcentaje que en Madrid, Cataluña y otros territorios supera el 30%

Estamos ya ante una sanidad dual, porque la sanidad pública pierde progresivamente capacidad y calidad, y la sanidad privada es cada vez más fuerte. Si se mantiene esta tendencia, en pocos años la sanidad pública quedará degradada a un servicio de beneficencia, una medicina para pobres.
Sólo una reforma a fondo desde la voluntad colectiva y la presión social pueden salvar la sanidad pública. Y la reforma que necesita la sanidad pública requiere múltiples frentes:

La sanidad pública no puede seguir subfinanciada; despoblándose de profesionales sanitarios, cada vez más desmotivados; sometida al partidismo y fracturada territorialmente; subordinada a las grandes multinacionales farmacéuticas y tecnológicas; gestionada con opacidad e ineficiencia; debilitada moralmente por un discurso mercantil; desentendida de los determinantes sociales y en consecuencia de prevenir los riesgos evitables para la salud y la promoción de la salud.


La degradación es cada día más visible, pese a que las quejas de los ciudadanos son individuales y las gestiona el propio sistema por lo que permanecen soterradas, es evidente para la opinión pública, que el sistema sanitario está enfermo, muy enfermo, instalado en el deterioro y la pasividad, sometido a los intereses corporativos y de las multinacionales farmacéuticas de seguros.


Sólo una reforma urgente y a fondo puede salvar el sistema y sólo un acto de voluntad colectiva y la presión social pueden ser el resorte de la reforma. Por ello, pedimos a los partidos políticos, a todas las organizaciones ciudadanas, asociaciones profesionales sanitarias, sindicales, de consumidores y culturales, que difundan y se comprometan con la emergencia social de un bien común indispensable.

17 de Julio de 2022

PLATAFORMA POR LA SALUD Y LA SANIDAD PÚBLICA DE ASTURIAS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.