El desafío para los médicos del cambio climático

A medida que el campo de incendios forestales se extendió rápidamente en California a principios de noviembre de 2018, la Universidad de California en Davis recibió una llamada de que el cercano Hospital Feather City estaba en llamas y los pacientes estaban siendo trasladados con urgencia. Fue entonces cuando comenzó el caos. En las siguientes 24 horas,  12 nuevos pacientes con quemaduras fueron llevados a sus instalaciones (que generalmente admite 1 o 2 pacientes en un día determinado). El hombre más gravemente herido había sufrido quemaduras en casi la mitad de su cuerpo; Un mes más tarde, él y otros dos pacientes permanecieron hospitalizados, enfrentando repetidas cirugías. Y estos fueron los pacientes  afortunados que pudieron llegar al hospital. Al menos 85 personas murieron.

Los efectos para el planeta son devastadores por la quema de combustibles fósiles. La interrupción de nuestro sistema climático, que antes era una preocupación teórica, ahora está ocurriendo a simple vista, con un creciente número de víctimas humanas debido a tormentas poderosas, inundaciones, sequías, incendios forestales y un número creciente de enfermedades transmitidas por insectos. El estrés psicológico, la inestabilidad política, la migración forzada y el conflicto son otras consecuencias inquietantes. Además, las partículas contaminantes del aire liberadas por la quema de combustibles fósiles están acortando la vida humana en muchas regiones del mundo. Estos efectos de la alteración del clima son problemas de salud fundamentales y plantean riesgos existenciales para todos nosotros. Las personas enfermas o pobres son las que más sufren.

Como médicos, tenemos la responsabilidad especial de salvaguardar la salud y aliviar el sufrimiento. Trabajar para reducir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero es ahora esencial para nuestra misión de curación. El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas llegó a la conclusión de que necesitamos reducir a la mitad las emisiones globales de gases de efecto invernadero para 2030 y en su totalidad para 2040 para evitar los efectos más catastróficos del cambio climático. Sin embargo, estas emisiones alcanzaron un nivel récord en 2018. Se necesitan cambios rápidos pero equitativos en la energía, el transporte y otros sectores económicos, si queremos comenzar a cumplir los objetivos de reducción de emisiones necesarios. Hacer frente a este desafío puede parecer abrumador, pero los médicos están bien situados y, creemos, están obligados moralmente a asumir un papel de liderazgo para enfrentar el cambio climático con la urgencia que exige.

Las acciones de estilo de vida individuales (por ejemplo, caminar o andar en bicicleta en lugar de conducir, comer menos carne, reducir el desperdicio de alimentos y conservar energía) son las más fáciles de realizar, ofrecen muchos beneficios para el bienestar personal y nos permiten modelar comportamientos que promueven la salud. Pero las acciones individuales están lejos de ser suficientes para abordar el desafío que enfrentamos colectivamente. Los intereses financieros de las organizaciones de la industria de los combustibles fósiles, una administración federal que niega la ciencia del clima y su propia responsabilidad de actuar, y la inercia son poderosas fuerzas que hay que cambiar..

Institucionalmente, un primer paso es que el sistema de atención médica de los Estados Unidos reconozca que somos parte del problema. El sector de atención de la salud representa casi la décima parte de las emisiones de gases de efecto invernadero de los EE. UU. Y, a corto plazo constituirá el séptimo lugar en la cantidad de dichas emisiones a nivel internacional. Por lo tanto, los profesionales de la salud tienen la obligación ética de insistir en una transformación de la forma en que funcionan nuestros hospitales y clínicas. Kaiser Permanente, Partners HealthCare y Boston Medical Center son ejemplos de sistemas de salud que están mostrando liderazgo al reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y trabajar hacia la neutralidad del carbono. El sistema de salud de Gundersen logró su independencia energética hace varios años y produce más energía de la que consume, utilizando energía eólica, solar y metano. Pero aún queda mucho por hacer para que la atención de la salud sea “climáticamente inteligente”.

La mayoría de los estadounidenses perciben el cambio climático como un problema lejano que no los afectará personalmente.  Otros simplemente se sienten impotentes. Como fuentes confiables de información de salud, los médicos pueden educar a nuestros colegas, pacientes y estudiantes sobre los efectos en la salud del cambio climático y la necesidad de reducciones rápidas en el uso de combustibles fósiles. Podemos ayudar a motivar a las personas para que actúen sobre los vínculos entre la degradación ambiental y los problemas tangibles, como la contaminación del aire, las enfermedades transmitidas por insectos y los golpes de calor. También podemos enfatizar los beneficios para la salud que se acumularán a medida que avancemos hacia fuentes alternativas de energía. 

Más allá de servir como educadores, los médicos y las instituciones de salud pueden participar en la defensa legislativa, con un enfoque en el imperativo de la salud para abordar el cambio climático. En nuestra experiencia, el contacto personal de un médico atrae una atención especial y requiere poco tiempo. Para aquellos que están abiertos a una participación más activa, es útil testificar en audiencias públicas y reunirse directamente con los legisladores. Estas habilidades se incluyen cada vez más en los planes de estudio de las escuelas de medicina, y la mayoría de los sistemas hospitalarios tienen profesionales dedicados a las relaciones con el gobierno; Hablar sobre el cambio climático debería ser parte de su misión y unirse a organizaciones contra el cambio climático.

La desinversión financiera, con el apoyo de los médicos, ha sido una herramienta eficaz en contra la industria del tabaco. Al igual que la industria tabacalera, las compañías de combustibles fósiles han utilizado vastos recursos para sembrar la desinformación e influir en los políticos contra el interés público. La Asociación Médica Americana y el Colegio Real de Médicos Generales aprobaron resoluciones en 2018 que pedían la desinversión financiera de las compañías de combustibles fósiles. Estas acciones son un ejemplo para otras organizaciones de atención de la salud, escuelas de medicina y médicos individuales, que pueden alinear su poder para proteger la salud ante la industria de los combustibles fósiles.

Algunos médicos pueden estar dispuestos a tomar medidas más directas en protesta por las políticas que dañan la salud como Charles van der Horst, un médico de Carolina del Norte que fue arrestado por protestar por el hecho de que su estado permanezca en silencio ante el cambio climático. 

Nosotros, como otros, estamos asustados por el desarrollo de la crisis climática, con sus implicaciones para la salud de nuestras comunidades y el futuro de nuestros niños. En lugar de paralizarnos por la desesperación, decidimos enfocar nuestros esfuerzos en las áreas donde nuestras voces son más poderosas, por ejemplo, trabajando con estudiantes de medicina en la acción climática, uniendo fuerzas con profesionales de la salud con ideas afines, y hablando con nuestros legisladores. Actualmente hay más de un millón de médicos en los Estados Unidos, y nuestras acciones son importantes. Cuando la próxima generación nos pregunta: “¿Qué hiciste con el cambio climático?”, Queremos tener una buena respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.