Dos estudios sitúan el origen de la COVID en el mercado de Wuhan

La revista científica Science publica dos nuevos estudios que confirman la aparición de los primeros casos en el mercado mayorista de la región de Hubei.

El origen de la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 ha sido motivo de debate y estudio desde hace más de dos años y medio. En el mes de enero de 2020, la ciudad China de Wuhan se apresuraba a construir hospitales de la nada para atender a pacientes con una extraña neumonía desconocida. Hoy, dos años después de aquel momento, más de 500 millones de personas en el mundo, según la OMS, se han contagiado de COVID.

El mercado mayorista de marisco de Huanan, en Wuhan, ha estado desde el inicio en el centro de las posibilidades, más allá de otras teorías sobre un posible origen debido a la mano del hombre o de animales como los murciélagos. Ahora, dos nuevos estudios publicados en la revista Science sitúan al origen de la pandemia en este mercado de la provincia de Hubei: afirman que los animales vivos que allí se vendían son el origen más probable.

Michael Worobey, experto en evolución de virus de la Universidad de Arizona (Estados Unidos), ha sido el encargado de dirigir los estudios de estos equipos internacionales de investigadores, que rastrearon el inicio de la pandemia. Dichos estudios han pasado por una revisión por pares, y en ellos incluyen análisis y conclusiones que dejan casi eliminados otros posibles escenarios sobre su origen.

Noviembre de 2019

Es la fecha clave para el surgimiento de esta pandemia. En ese momento, afirman los expertos, se produjo la primera propagación de los animales a los humanos: fueron dos eventos de transmisión, separados, en el mercado de Huanan. Uno de estos estudios analizó al detalle las localizaciones de los primeros casos, así como las muestras tomadas las superficies de diferentes lugares del mercado. El otro, por su parte, se centró en las secuencias genómicas del virus a partir de muestras recogidas en pacientes durante las primeras semanas.

El primero de los trabajos, dirigido por Worobey y Kristian Andersen, en el Instituto de Investigación Scripps de San Diego, se analizó el patrón geográfico de los casos durante el primer mes del brote, allá por diciembre de 2019. Pudieron confirmar la ubicación de casi todos los 174 casos notificados por la Organización Mundial de la Salud en dicho mes: 155 de ellos estaban en Wuhan.

Los análisis mostraron que los casos se centraban alrededor del mercado, mientras que los siguientes casos ya aparecían más dispersados por toda la ciudad de Wuhan, de once millones de habitantes. Entre los principales hallazgos de los investigadores, descubrieron que un porcentaje muy elevado de los primeros pacientes sin conexión conocida con el mercado (ni trabajaban ni compraban allí) vivían en los alrededores. “Esto apoya la idea de que el mercado fue el epicentro de la epidemia”, afirma Worobey.

El mercado, epicentro de la COVID

Según sostiene el experto en evolución de virus, los primeros en infectarse fueron los propios vendedores del mercado, quienes generaron un brote entre los miembros de la comunidad en los alrededores. “En una ciudad que abarca más de 5.000 kilómetros cuadrados, la zona con mayor probabilidad de contener el hogar de alguien que tuvo uno de los primeros casos de Covid-19 en el mundo era un área de unas pocas calles, con el mercado de Huanan justo dentro de ella”, señala Worobey.

Una conclusión que se ve reforzada por otro hallazgo, como es un patrón “diametralmente opuesto” en la distribución de los casos posteriores en los meses de enero y febrero. Los primeros se trazaron “como una diana” en el mercado, mientras que los siguientes coincidieron con zonas de mayor densidad de población. “Esto nos dice que el virus no estaba circulando crípticamente. Realmente se originó en ese mercado y se extendió desde allí”.

Unos casos que fueron detectados por el hecho de necesitar hospitalización. “Ninguno era un caso leve que pudiera haberse identificado llamando a las puertas de las personas que vivían cerca del mercado”, señala Worobey. Para eliminar cualquier posibilidad de sesgo en el estudio, decidieron retirar casos de los análisis, alejándose cada vez más del mercado, para volver a realizar las estadísticas. Y el resultado fue el mismo. “Los restantes vivían más cerca del mercado de lo que cabría esperar si no hubiera una correlación geográfica entre estos primeros casos de Covid y el mercado”.

Animales

El estudio, que también se centró en las muestras recogidas por los hisopos en varias superficies del mercado, como suelos y jaulas, halló que aquellas que dieron positivo estaban asociadas a puestos que venían animales salvajes vivos. Entonces, determinaron que los animales que ahora se sabe que son susceptibles a contagiarse, como zorros rojos, tejones o perros mapaches, se vendían vivos en ese mercado durante las semanas previas a los primeros casos.

Dos infecciones

El segundo de los estudios consiste en un análisis de los datos genómicos del SARS-CoV-2 de los primeros casos de la pandemia, y fue codirigido por Jonathan Pekar, Joel Wertheim y Marc Suchar, todos ellos de la Universidad de California, junto con Andersen y Worobey. Con él lograron determinar que la pandemia, que surgió con dos linajes ligeramente diferentes, pudo aparecer de al menos dos infecciones separadas de humanos a través de animales en el mercado, entre noviembre y diciembre de 2019.

Los datos arrojados por dicho estudio también sugiere otras transmisiones del virus a humanos en dicho mercado, si bien no se manifestaron en casos registrados de COVID. También pudieron hallar que la hipótesis de una introducción singular del virus en el ser humano, en lugar de múltiples, sería incoherente con los datos del reloj molecular.

Estudios previos habían sugerido que un linaje del virus (A), y relacionado con los parientes virales de los murciélagos, dio lugar a un segundo linaje (B). Así, lo más probable es que ambos saltaron de animales a humanos en ocasiones separadas, ambas en el mercado de Huanan. Finalmente, destacan la necesidad de comprender mejor el comercio de animales salvajes en China y otros lugares del mundo, así como promover las pruebas en animales vivos para evitar futuras pandemias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.