Epidemia de “cáncer” de tiroides, en falso

JUAN GÉRVAS — MADRID – ACTA SANITARIA

Asistimos a un incremento del «cáncer» de tiroides sin que se esté produciendo un aumento de las muertes por tal causa, razón que lleva al analista a cuestionar todo lo que rodea esta situación, con especial referencia a los negocios en torno al mismo.

En las autopsias: hallazgo casual de cáncer de tiroides

Sabemos desde hace muchos años (más de treinta) que el cáncer papilar de tiroides es muy frecuente en personas que han muerto de otras causas.

Los primeros estudios en autopsias de pacientes se hicieron en Finlandia, en personas que habían muerto sin enfermedad tiroidea y demostraron cáncer de tiroides en el 36% de los cadáveres. Los autores calcularon que, si hubieran hecho cortes histológicos suficientemente finos del tiroides de los fallecidos, habrían encontrado cáncer en el 100% de los casos
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/1097-0142%2819850801%2956:3%3C531::AID-CNCR2820560321%3E3.0.CO;2-3/abstract

Es “normal” tener cáncer de tiroides

Ese cáncer de tiroides tan frecuente es un cáncer histológico (bajo el microscopio), casi nunca biológico (que mate)

Dada la frecuencia del cáncer de tiroides en las autopsias de personas que han muerto por otra causa, podemos considerar «normal» que los adultos tengamos cáncer de tiroides, sin que se afecte nuestra vida ni sea causa de muerte. En los diferentes estudios, incluyendo en España, en las autopsias se ha demostrado cáncer de tiroides entre el 30 y el 60% de quienes nunca habían padecido de tiroides. Ese cáncer de tiroides tan frecuente es un cáncer histológico (bajo el microscopio), casi nunca biológico (que mate). El cáncer histológico o no se desarrolla, o desaparece solo http://pharmawatchcanada.wordpress.com/2014/01/10/the-overdiagnosis-of-cancer/

El peligro de los médicos que quieren diagnosticar cáncer de tiroides

Hay una epidemia de diagnósticos de cáncer de tiroides en el mundo entero, pero no ha aumentado (ni disminuido) la mortalidad por cáncer de tiroides (muy baja, del 0,6 por 100.000 en España, por ejemplo). El peligro es, pues, el médico que diagnostica, no el cáncer. Aumentan los diagnósticos de cáncer de tiroides por los chequeos y cribados con examen físico, ecografías, TAC y resonancia magnética nuclear, pero no disminuye la mortalidad; creamos un ejército de “sobrevivientes al cáncer de tiroides” (sobre-diagnóstico). Todo ello provoca graves daños adicionales. Es imprudente “buscar” el diagnóstico precoz (cribado) del cáncer cuando no sabemos lo que encontramos, si es cáncer histológico o si es cáncer biológico https://www.actasanitaria.com/titular/

En Corea del Sur la falsa epidemia de cáncer de tiroides es de proporciones bíblicas

Hay una epidemia de diagnósticos de cáncer de tiroides en el mundo entero, pero no ha aumentado (ni disminuido) la mortalidad por cáncer de tiroides

En Corea del Sur se implantó un programa de cribado (“screening”, diagnóstico precoz) de cáncer de tiroides de financiación pública, con detección por ecografía, con pago por acto (a más ecografías, diagnósticos y pacientes, más ingresos para el médico). En 2011, de las 40.000 personas diagnosticadas de cáncer de tiroides con ese programa, 30.000 fueron intervenidas con tiroidectomía radical y por lo tanto todas ellas debieron empezar a recibir tratamiento hormonal sustitutivo para siempre. Unas 3.000 personas intervenidas sufrieron hipoparatiroidismo (al extirpar por error las glándulas paratiroides, que controlan el metabolismo del calcio) que también requiere tratamiento de por vida y aproximadamente unos 600 quedaron mudas para siempre por parálisis de las cuerdas vocales como efecto secundario de la intervención quirúrgica. En Corea del Sur se estima en el 90% el porcentaje de sobre-diagnóstico del cáncer de tiroides, y no disminuyó la mortalidad por cáncer de tiroides de forma que no sirvieron para nada todos los daños provocados por el programa de diagnóstico precoz (cribado) de cáncer de tiroides
http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMp1409841

Un puñado de médicos determinados y honrados pueden cambiar Corea

Cabe la esperanza, pues en el mismo Corea del Sur 8 (ocho) médicos formaron un grupo para difundir en los medios de comunicación públicos las terribles consecuencias del exceso del sobre-diagnóstico de cáncer de tiroides, con sus extirpaciones innecesaias, y han conseguido la reducción del 30% de las mismas. Lo han logrado por influencia en la población, a la que han convencido para que no participe en el cribado, no se le haga ecografía y no se diagnostique cáncer de tiroides
http://www.nejm.org/doi/pdf/10.1056/NEJMc1507622

El problema es el mundo, no sólo Corea del Sur

En todo caso, el problema es mundial pues hay una epidemia de sobre-diagnósticos y sobre-tratamientos de cáncer de tiroides que se calcula ha llevado a la extirpación innecesaria del tiroides en más de medio millón de personas (casi todas mujeres, unas 470.000). Se ha hecho el cálculo sobre el daño en dos décadas en 12 países: Australia, Dinamarca, Inglaterra, Finlandia, Francia, Italia, Japón, Noruega, Corea del Sur, Escocia, Suecia y Estados Unidos
http://www.nejm.org/doi/pdf/10.1056/NEJMp1604412
http://www.elcomercio.com/tendencias/sobrediagnostico-cancer-tiroides-estudio-medicina.html

El negocio del cáncer de tiroides, en Corea del Sur y en el mundo: el robot Da Vinci

El cribado del cáncer de tiroides, su diagnóstico y tratamiento se ha convertido en un gran negocio en Corea del Sur y en el mundo (como el cribado del cáncer de mama con las mamografías, en otro ejemplo). Por supuesto, en casi todos los países se crea una «Sociedad del Tiroides», con endocrinólogos y cirujanos que difunden mensajes en defensa del cribado, al que se defiende como un «derecho humano». El cáncer de tiroides se presenta como temible, creando miedo, y el cribado y tratamiento como sencillos y simples. Se expanden las «unidades de tiroides» en los hospitales, se contratan cirujanos y endocrinólogos y, sobre todo, se implanta la cirugía minimamente invasiva con el robot Da Vinci.

Con el robot Da Vinci se ofrece vía de acceso axilar que evita dejar ninguna cicatriz en el cuello, con cirugía mínimamente invasiva. Por ejemplo, en España lo «vende» la Clínica Universitaria de Navarra http://www.cun.es/material-audiovisual/videos/cirugia-robotica-tiroides

Síntesis: La epidemia de cáncer de tiroides es falsa, pero son ciertos los inmensos daños que causan y el gran negocio que conllevan las actividades médicas de cribado (diagnóstico precoz) del cáncer de tiroides.

Juan Gérvas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.