Estrategias ante la segunda ola: ¿enfoque segmentario o poblacional? La declaración de Barrington

Covid-19: The fatal attraction of herd immunity. BMJ 2020;370:m3714
Wise JCovid-19: Experts divide into two camps of action-shielding versus blanket policiesBMJ2020;370:m3702. doi:10.1136/bmj.m3702 pmid:32958467
Existe un amplio debate entre los científicos en el Reino Unido, sobre como el gobierno debería abordar la emergente «segunda ola» de covid-19. Unos, piden segmentar e intervenir sobre los grupos más vulnerables. Otros, apoyan continuar con estrategias para toda la población.

Sunetra Gupta, el pasado 4 de Octubre, profesora de epidemiología en la Universidad de Oxford y otros científicos prestigiosos  de Harvard, Oxford y Stanford firmaron la Declaración de Barrington, con el apoyo de 6.000 especialistas en medicina y salud pública, pidiendo al gobierno que adopte un enfoque más específico en lugar de intervenciones políticas generales. Argumentan que el 89% de las muertes por covid se producen en el grupo de mayores de 65 años y  en personas con afecciones médicas preexistentes,y que estos son los grupos prioritarios a los que dirigir las intervenciones, como es el caso de los hogares de ancianos.

Defienden, por tanto, un cambio de rumbo: La población joven podrá hacer vida normal (con  normas de higiene) para alcanzar la inmunidad a través de la infección natural, permaneciendo abiertas las escuelas, universidades, restaurantes y actividad cultural. Mientras se protege específicamente a personas mayores y con patologías previas, que son la población de riesgo. Afirman que el daño causado por las políticas uniformes (aplicadas a todas las personas) es enorme, mayor que los beneficios, con un gran impacto en la salud física y mental, además del social y económico,  y retrasos y déficit en la atención médica ordinaria a pacientes vulnerables (como cardíacos u oncológicos). Según el CDC el riesgo de muerte en mayores de 75 años es entre 220-330 veces mayor que entre los 18 y 29 años.

A la crítica al confinamiento como método principal, se sumó David Nabarro, asesor de la OMS en Europa,  argumentando que «el confinamiento está justificado para ganar tiempo para reorganizar, reagrupar, reequilibrar recursos y proteger al personal de la salud que está agotado; pero en general preferimos no hacerlo”.

Sin embargo, la Declaración de Barrington genera dudas éticas, logísticas y científicas. Proteger solo a los mayores se puede entender como una discriminación por edad, sobre todo si para protegerlos hay que recurrir al confinamiento, teniendo en cuenta, además, que la inmunidad sigue siendo una incógnita de cuán efectiva o duradera pueda ser.

Por su parte, Trisha Greenhalgh, de la Universidad de Oxford,  Harry Burns, ex director médico de Escocia,  Martin McKee, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y otras 22 personas, argumentan, en una carta publicada en el BMJ Opinion,  que el enfoque de “inmunidad colectiva” es un error porque la incidencia y los resultados del covid-19 aunque varía entre los diferentes grupos, ha producido muertes en todas las edades, sexos y grupos étnicos y entre personas sin afecciones médicas preexistentes. Además el «covid prolongado», con síntomas durante semanas o meses, es una enfermedad debilitante que afecta a decenas de miles de personas en el Reino Unido y puede ocurrir en individuos previamente jóvenes y sanos.

Los autores de esta carta sostienen que: 1. Dividir a los más vulnerables de los menos vulnerables es prácticamente imposible, especialmente en los sectores sociales con menos recursos (viviendas pequeñas y multigeneracionales). 2. La estrategia de «la inmunidad colectiva» se basa en la suposición no probada de que no se producirá una reinfección. 3. No existen ejemplos de una política de segmentación y protección que haya funcionado en ningún país, Si bien, es posible que se requiera mayor flexibilidad en los niveles de restricción, que las mascarillas faciales sean obligatorias en espacios interiores,  mejorar la ventilación en escuelas y lugares de trabajo o seguir requiriendo distanciamiento social. Añaden, así mismo, la importancia de restaurar las citas médicas de rutina mediante una combinación de citas remotas junto con citas cara a cara con la protección adecuada del personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.