Excesos y daños en la detección del cáncer

Mientras hacía una investigación para un artículo del New York Times sobre el cribado del cáncer en pacientes de edad avanzada ,  Liz Szabo se  encontró con algunas estadísticas que la sorprendieron. Casi el 20% de las mujeres mayores de 70 años con deterioro cognitivo severo recibieron mamografías de detección en 2002. En hombres: Más de la mitad de los pacientes con un riesgo de mortalidad muy alto aún siguen recibiendo exámenes de detección del cáncer de próstata.

Todavía más; casi el 60% de las mujeres que habían sido sometidas a a una histerectomía seguían haciendo exámenes de detección de cáncer de cuello uterino en 2010, a pesar de que se les había extirpado el cuello uterino.

“El 60% de las mujeres a las que se les extirpó el cuello uterino aún se sometieron a exámenes de detección de cáncer de cuello uterino”

Hacer más daño que bien

Tiene sentido que dejemos de hacer exámenes de detección del cáncer para aquellos que probablemente no se beneficien de ellos, pero como destaca Szabo en el artículo, los exámenes de cáncer innecesarios están muy extendidos. Esto ocurre por varias razones: los pacientes y sus familias esperan pruebas de detección de rutina, los médicos a menudo no tienen tiempo para hablar sobre los riesgos y beneficios de las pruebas de detección, y los incentivos y las pautas financieras empujan a los médicos a explorar más.

Y los riesgos potenciales de las pruebas de detección del cáncer no son bien conocidos. Así, Como la hija de un paciente anciano dice en el Times , “si la prueba no es demasiado invasiva, ¿por qué no? Quiero que tenga la mejor calidad de vida posible “. Sin embargo, las evaluaciones pueden tener complicaciones (que son más probables en pacientes de edad avanzada) y si se encuentra algo, los pacientes pueden someterse a procedimientos invasivos y dolorosos como biopsias o cirugía.

El “efecto de escrutinio”

En un editorial en Annals of Internal Medicine , el Dr. Gilbert Welch y el Dr. Otis Brawley señalaban otra consecuencia negativa de la detección excesiva del cáncer de la que rara vez se habla: el impacto en los datos. Los cánceres de tiroides, próstata, riñón y seno se conocen como “dependientes del escrutinio”, lo que significa que la cantidad de casos diagnosticados depende de cuán estrechamente los busquemos.

A medida que la tecnología de imágenes se vuelve más sofisticada y la detección temprana se ha priorizado cada vez más, encontramos más tipos de cáncer. Esto hace que parezca que la incidencia de cáncer está aumentando, cuando de hecho, solo estamos encontrando más de ellos. 

Este “efecto de escrutinio” también conduce a una mala interpretación de los factores de riesgo. Por ejemplo, las personas con familiares que tienen cáncer de próstata también son más propensas a someterse a exámenes de detección, lo que lleva a que se encuentre cáncer en más de esos pacientes.

“La historia familiar influye en lo difícil que es buscar cáncer de próstata y, por lo tanto, cuánto encontramos”, dice Welch, citado en STAT , “el factor de riesgo se convierte en una profecía autocumplida”.

“El factor de riesgo se convierte en una profecía autocumplida”.

Como escribe Shannon Begley en STAT , el mismo efecto ha sucedido con las mujeres que están en “mayor riesgo” de cáncer de tiroides. Sin embargo, los hombres y las mujeres tienen la misma tasa de mortalidad por cáncer de tiroides, lo que sugiere que la disparidad de género se debe a que las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de controlarse para detectar cáncer de tiroides, no que el género sea realmente un factor de riesgo.

¿Cómo separamos los factores de riesgo reales de los efectos del control excesivo? Welch y Brawley recomiendan centrarse en los factores de riesgo de la mortalidad por cáncer en lugar de la incidencia, para obtener una mejor idea del riesgo de cáncer sin solo medir los más propensos a ser examinados.

Comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *