¿Existe una brecha de salud entre la población rural y urbana?

Los estadounidenses de zonas rurales tienen más probabilidades de morir de enfermedad cardíaca, cáncer y las otras tres causas principales de muerte que los que viven en zonas  urbanas, de acuerdo con un nuevo estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Las cinco principales causas de muerte son: enfermedades del corazón, cáncer, lesiones no intencionales, enfermedades respiratorias crónicas y accidentes cerebrovasculares, y representaron 1,6 millones de muertes, o alrededor del 62 por ciento de todas las muertes en los Estados Unidos en 2014.

Alrededor del 15 por ciento de la población de Estados Unidos vive en zonas rurales. Estos 46 millones de personas tienden a ser mayores, más pobres y más enfermos que los estadounidenses urbanos, con mayores tasas de tabaquismo, hipertensión arterial y obesidad y con menores tasas de actividad física. Asimismo, no utilizan el cinturón de seguridad tan a menudo. Por lo general tienen menos acceso a servicios de salud y son menos propensos a tener seguro de salud.

Anteriores investigaciones de la CDC han identificado que una proporción sustancial de muertes en cada una de las cinco categorías se podría haber evitado. Sin embargo, los datos del último informe que muestra más muertes prematuras en las zonas rurales representan un nuevo hallazgo. “Existe una brecha notable en la salud entre los estadounidenses rurales y urbanos”, dijo el director de la CDC Tom Frieden. Entre los estadounidenses rurales, más de 70.000 de las muertes eran potencialmente prevenibles, según el estudio, incluyendo 25.000 por enfermedades del corazón y 19.000 de cáncer.

La América rural es donde los estadounidenses están más necesitadas de servicios de atención médica, aunque a menudo tienen menos opciones disponibles, señaló Alan Morgan, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Salud Rural.

Las tasas de mortalidad por enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular, diabetes, sobredosis de drogas, accidentes y otras condiciones comenzaron a declinar a declinar en 2015  por primera vez en más de dos décadas , según un informe publicado el mes pasado por el Centro Nacional para la Salud Estadística.

El hábito de fumar sigue siendo la causa principal de las enfermedades y muertes prevenibles en los Estados Unidos. Aunque las tasas de tabaquismo han disminuido en general en los últimos años, el consumo de tabaco aumenta el riesgo de desarrollar y morir de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y enfermedad respiratoria crónica más baja. La prevalencia del tabaquismo entre los adultos es mayor en las zonas rurales y difiere notablemente según la región.

Las lesiones no intencionales, incluyen las sobredosis de drogas, alcohol y otros productos químicos, así como de los choques de vehículos de motor y otros accidentes, eran aproximadamente 50 por ciento mayor en las zonas rurales. Por ello, tienen un mayor riesgo de muerte por accidentes y sobredosis de opioides.

Las tasas de uso indebido de opiáceos y la muerte por sobredosis se encuentran entre los más altos entre las poblaciones rurales. El acceso al tratamiento a menudo se retrasa debido a los servicios de emergencia médica tardan más en llegar a los pacientes heridos o envenenados en áreas rurales. Las zonas rurales también tienen un menor número de centros de trauma con equipos avanzados y personal especializado disponible

Comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *