¿Faltan Médicos? El análisis de Juan Simó

El “problema nacional” de la zorra y las uvas médicas

Sobre los datos oficiales respecto del número de médicos en España y su evolución en los últimos años no añadiré nada a lo dicho en las dos entradas que dediqué al asunto (aquí y aquí). Ahí están los datos. Me limitaré hoy a describir la construcción del mantra, de la “falsa noticia”, de la “falta de médicos” en España. Un discurso últimamente tan recurrente como unánime entre la clase política de todo color que demuestra que la desfachatez de nuestros políticos no tiene límites. Hay que evidenciar el cinismo de este discurso.


Todos: azules, rojos, morados y naranjas, invocan la “falta de médicos”

Todos tienen responsabilidades de gobierno de alguna u otra forma en sanidad. Todos recurren al mantra como si fuera el prinicipal mal que se cierne sobre nuestra sanidad pública. Como si los recortes de la era ZP o de la era M.Rajoy no hubieran ocurrido nunca (muchos de ellos en las propias plantillas de personal) o como si la actual restricción presupuestaria (aquí) no tuviera nada que ver. Médicos hay de sobra, pero se van. Se van del país y se han ido por miles porque aquí no se les ofrece un trabajo con un mínimo digno de estabilidad en el empleo. Esto sí que es una auténtica emergencia nacional.

Durante los años de recortes nadie hablaba de la “falta de médicos”… ¿por qué se habla tanto ahora?

Nadie abría la boca entonces, y habían los mismos médicos (o menos) que ahora. Se les despedía (primero los temporales), no se reponían sus jubilaciones y, además, se les jubilaba forzosamente. ¿No faltaban médicos entonces? ¿Sobraban quizás? ¿Por qué ahora se disparan las noticias sobre la “falta de médicos” en España? Pues es bien sencillo. Se quiere mandar al respetable el mensaje de que “las uvas están verdes”. El problema es la “falta de médicos” (uvas verdes) y no que no haya un puñetero euro para contratarlos (los saltitos de la zorra no alcanzan la uva). Claro, la gente no entendería que habiendo médicos no se les contratara durante la tan cacareada recuperación. Por lo tanto, lo mejor es mandar el mensaje de que “la uva esta verde” (no hay médicos). Eso es, justamente, lo que se está haciendo: engañar a la gente. El problema es que hasta los periodistas se están dejando engañar.

Evolución del número de noticias sobre la “falta de médicos”

El siguiente gráfico muestra la evolución de los resultados que ofrece Google.es cuando se busca “falta de médicos” en Noticias, País: España.

Apenas algún resultado entre 2000 y 2006. Se detecta un ligero repunte durante los años 2007-2010 cuando hubo que calentar el ambiente para justificar la decisión tomada en 2007 de “fabricar” más médicos (pasar de 4000 a 7000 licenciados por año en la siguiente década). Nada parecido a la explosión de 2017. Obsérvese que en lo que llevamos de 2018, el número de resultados es proporcionalmente mayor que el de 2017 (más de un 70% por encima). Prepárense, pues, para leer y escuchar hasta la náusea lo de la “falta de médicos” a lo largo de todo este año 2018. Habrá que repetirlo miles de veces para que la gente lo asuma y se lo crea: las uvas están verdes, las uvas están verdes, las uvas están verdes, las uvas están verdes,…

Utilización política del asunto: cuando uno escupe hacia arriba

La Consejera de Salud de la Junta de Andalucía es ya una experta en escurrir el bulto y pasarle el muerto a Rajoy escupiendo hacia arriba. En noviembre ya dijo (aquí), y hace pocos días insistió (aquí), en que la “falta de médicos” es un “problema nacional” que sólo tiene un responsable: el Gobierno de Rajoy. Ella y su Junta no tienen absolutamente nada que ver con la más que probable emigración de los médicos andaluces a otras partes de España o al extranjero. Sólo faltaba, la culpa es del otro. Esta otra reciente noticia (aquí) refleja el espectacular grado de virulencia que alcanza en la política barriobajera andaluza la atribución a Rajoy de la responsabilidad en la “falta de médicos” que se supone asola hoy Andalucía. Y digo “supone” pues los datos no respaldan para nada la “falta de médicos” en Andalucía, al menos desde 2012 hasta hoy. La siguiente figura muestra la evolución de la tasa de médicos no jubilados (médicos por 100.000 habitantes) colegiados en Andalucía desde 2004 hasta 2016 (último año para el que se dispone de datos). La información procede de la Estadística de Profesionales Sanitarios Colegiados del INE (aquí). Lo que se ve es un claro descenso de la tasa entre 2008 y 2012 y una fuerte recuperación entre 2012 y 2016, con una tasa en 2016 jamas alcanzada. Si todo esto es responsabilidad del que vive en la Moncloa, igual Dña. Marina debería hablar un ratito con D. ZP o con la propia Dña. Susana. Pues, que yo sepa, entre 2008 y 2012 no gobernaba Rajoy ni en España ni en Andalucía. Y a la vista de la evolución de la tasa entre 2012 y 2016, quizá Dña. Marina debería agradecerle a Rajoy que le haya “solucionado” el problema de la “falta de médicos” que otro le “creó” en Andalucía. Y es que escupir hacia arriba tiene sus riesgos.

💬 recuerda que la falta de médicos especialistas es un problema nacional y exige al Gobierno central que ‘ponga medidas sobre la mesa’ http://lajunta.es/14uz7 

 

PSOE dice que si IU se queja de falta de médicos hace el juego al PP (aquí)

Menos mal que todavía hay gente con sentido común…

… y que llama a las cosas por su nombre. El Presidente de la Conferencia de Decanos de Medicina lo tiene claro en esta entrevista (aquí). Respecto del número de médicos -afirma- “estamos por encima de lo que necesita el país por mucho que políticamente se diga otra cosa“. Lo curioso es la pregunta del -sorprendido- periodista: “¿Pero no hacían falta médicos?”. Los periodistas, en general, asumen como cierto lo que dicen los políticos cuando estos coinciden (azules, rojos, morados y naranjas). Si coinciden todos… pues será cierto. Por favor, un poco de profesionalidad, consulten los datos. Quizás esté ocurriendo que los políticos prefieran que “falten médicos” para no tener que admitir que no hay dinero para contratarlos dignamente. Miren lo que ha pasado con el profesorado universitario (aquí). En la Universidad ya han encontrado un yacimiento de “petróleo barato”. En la sanidad pública no hay “asociados” pero a la marcha que vamos pronto los habrá y se llamarán “extracomunitarios homologados” (o sin homologar): y será el próximo “petróleo barato” al que siempre han sido adictos los responsables de nuestra sanidad pública.

Que nuestros médicos emigren a los políticos les importa una higa, lo que quieren son “homologaciones” de extracomunitarios… y las quieren ¡ya!

Es evidente. Si no fuera así, actuarían. Y no actúan. Les da exactamente igual que emigren por miles. Su máxima preocupación ahora es que se “homologuen” titulados extranjeros extracomunitarios, cuantos más mejor, para utilizarlos de “petróleo barato”. Por lo visto, no son suficientes los probablemente más de 60.000 extracomunitarios homologados desde 2001 hasta hoy (aquí y aquí). Algo no funciona cuando un país homologa más títulos a licenciados en medicina extranjeros que médicos es capaz de formar. Pese a ello, los políticos piden hoy homologar más y más rápido. Inaudito. El juicio se ha perdido definitivamente… o la adicción a un “petróleo barato” puede con todo.

Riesgo de una nueva bolsa de licenciados españoles sin especialidad
Nuestro petróleo médico, el formado aquí, ya nunca más volverá a ser barato salvo que se consienta que durante más tiempo se sigan formando cada año mil licenciados más que plazas MIR se ofrezcen. Ya llevamos unos cuantos años que así ocurre. Tacita a tacita se puede volver a formar una bolsa de miles de licenciados españoles sin especialidad que pueda usarse como “petróleo barato” en un medio plazo, como aquella famosa de los años 80. Pero mientras eso llega, “homologaciones” por miles, por favor… Es curioso que se considere el retraso en la homologación un “perjuicio incalculable” para las personas (aqui) y la emigración anual de miles de médicos españoles ni se considere, ni tan siquiera como perjuicio a las arcas del Estado que los ha formado. Y en cualquier caso, no pasa nada si se trabaja sin homologar (aquíaquíaquíaquí). ¡Con un par…!

Algunas respuestas de José Luis Álvarez-Sala, Presidente de la
 Conferencia de Decanos de Medicina, en la entrevista
Comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *