Informe: El cáncer y los medicamentos oncológicos, NOESSANO

Medicamentos para el cáncer:
ALTOS PRECIOS Y DESIGUALDAD
#noslajuegan

EL PROBLEMA DEL CÁNCER. ALGUNOS DATOS IMPORTANTES. La palabra cáncer expresa una preocupación
seria y un importante reto. En primer lugar, para los pacientes, que día a día se enfrentan a una enfermedad que, a pesar de los avances, sigue siendo una de las principales causas de muerte, pérdida de calidad de vida y empobrecimiento.
También lo es para sus familiares y amigos que los acompañan durante el proceso, los médicos que trabajan para curarlos y los investigadores que luchan por descubrir los mejores medicamentos y terapias para los pacientes de hoy y del futuro.

El cáncer evidencia el alcance y las consecuencias de una enfermedad que sobrepasa los límites de la atención médica e influye en otras variables sociales, económicas y culturales que entran a jugar un papel enormemente importante.
En 2012, se registraron 14,1 millones de nuevos casos en el mundo y se estima que 8,2 millones de personas murieron por causas relacionadas con el cáncer, de las cuales 4,3, más de la mitad, fueron muertes prematuras. Se calcula que en 2030 se habrán alcanzado los 21,6 millones de casos nuevos (2) y en 2035 el número de muertes producidas por tumores aumentará a más de 14 millones de personas (3). En el reparto de los porcentajes, los países de renta media y baja concentran el 65% de las muertes globales por cáncer y el 75% de las muertes prematuras (2). Este grupo de países se enfrenta a las mayores barreras en el diagnóstico y tratamiento de estas enfermedades, principalmente por la debilidad de los sistemas sanitarios, la escasez de especialistas, la falta de políticas preventivas y la falta de acceso a los tratamientos debido a sus altos precios (3,4).
Además, se estima que de cáncer mueren más de 100.000 niños cada año, principalmente en países de renta media y renta baja (3), donde las estructuras de salud son escasas y los diagnósticos llegan demasiado tarde, cuando la enfermedad alcanza el peor pronóstico. La lejanía geográfica de los centros hospitalarios hace que las familias tengan que dedicar muchos recursos para llegar a ellos (transporte, alojamiento, abandono del trabajo y del hogar…), un coste que muchas veces no pueden asumir.
Esto, junto a los gastos directos de la estancia hospitalaria y el tratamiento, provoca que muchos niños no puedan acceder a un tratamiento eficaz en el momento y el lugar adecuado, o que, en el caso de hacerlo, tengan que abandonarlo antes de tiempo. Además, muchos hospitales no cuentan con las instalaciones y equipamientos adecuados, y los medicamentos
esenciales no siempre están disponibles (5).

Por tipo de cáncer, el cáncer de pulmón se establece como la primera causa de muerte a nivel global, seguido del cáncer colorrectal. En los hombres, el cáncer de próstata es el más frecuente, pero también el más controlado. En el caso de las mujeres, el cáncer de mama es tanto la primera causa de muerte como el tumor que más años vividos con enfermedad
(YLDs) presenta (6). En cuanto a regiones, África, Asia y América del Sur y Central, concentran el 70% de las muertes por cáncer. Aunque está categorizado como una enfermedad no transmisible, lo cierto es que los cánceres debidos a infecciones víricas, como los causados por el virus del papiloma humano o la hepatitis C, son responsables del 20% de las muertes en países de renta baja y media (7,8).

En España, el cáncer se ha convertido en la segunda causa de muerte, tras las enfermedades del sistema circulatorio (9).
8 Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2016, un 27.5% de las muertes (112.939 muertes) se debieron a tumores, principalmente de pulmón (22.187 casos) y colorrectal (15.802 casos); seguidos a una gran distancia por el cáncer de páncreas (6.789), el de mama (6.477) y el de próstata (5.752) (10).
Por sexo, los tumores fueron la primera causa de muerte en varones y la segunda en mujeres. Por grupos de edad, el cáncer fue la principal causa de muerte de 1 a 14 años (un 28.4% de las muertes) y de 40 a 79 años (44.5%) (9).
En lo que respecta a casos nuevos, en España se registraron 247.771 en 2015 (148.827 hombres; 98.944 mujeres) (11). Por tipo de cáncer, el cáncer colorrectal es el que presenta un mayor número de casos nuevos anuales (41.441), seguido
del de próstata y el de pulmón.
Del total de nuevos casos de cáncer detectados en España en 2015, el cáncer de próstata fue el más frecuente entre los hombres y el de mama entre las mujeres (figura 1). Las proyecciones para España prevén 315.413 casos nuevos para el año 2035 (12).
Estos datos reflejan el impacto del cáncer en la población, pero detrás de ellos hay muchas personas que afrontan las consecuencias de una enfermedad que puede llegar a ser invalidante y que tiene un gran impacto para los hogares y para el sistema. El cáncer genera pobreza y agrava aquellas situaciones de mayor vulnerabilidad en las que ya existe un riesgo de padecerla en tanto que tiene consecuencias directas sobre la economía de los hogares. A nivel productivo, por ejemplo, el cáncer puede ejercer un doble castigo: la enfermedad y la exclusión del mercado de trabajo (13).

VER INFORME COMPLETO: http://‪C:\Users\PACKARD BELL\Desktop\Oncológicosabril18.pdf

Comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *