«La atención médica es política», Fiona Godlee

Cambridge, Inglaterra – Fiona Godlee es la editora de una venerable revista médica británica “British Medical Journal” (BMJ); pero no está en una torre académica de marfil.

«La atención médica es política», nos dijo Godlee con un encogimiento de hombros. «Nos esforzamos por no actuar como un partido político, pero estamos a favor de la justicia social y la equidad, porque queremos promover una mejor salud”. Godlee no está arrepentida del rumbo que ha tomado el BMJ. «Nuestro mandato más amplio es el de crear un mundo más sano». «Cuando se ven cosas que no son correctas, tenemos la oportunidad de que la revista sea un foro para impulsar el cambio”. De lo contrario, “sería una mala cosa para la revista, y posiblemente malo para mí «, como dice mi marido: “yo nunca voy a renunciar a ello», afirmó con una sonrisa. Un reportaje de la revista STAT:

Portrait of Fiona Godlee. Photo: Magda Rakita

En una década al frente de la revista BMJ, Godlee ha cruzado múltiples tormentas agitando la controversia. La revista ha denunciado la explosión de pautas dietéticas en EEUU basadas en la mala ciencia y sesgadas por intereses comerciales. Ha denunciado a los gobiernos por gastar miles de millones en un medicamento contra la gripe que no funciona, como demostraba un estudio publicado por la revista. Ha combatido a los gigantes farmacéuticos mundiales – Roche y GlaxoSmithKline – por ocultar datos de ensayos que ponen en duda la seguridad o eficacia de sus medicamentos. «El BMJ es un diario de campaña», ha dicho Godlee. Muchas de las denuncias han provocado la indignación de algunos médicos e investigadores que llegaron a afirmar que : “El BMJ corre el riesgo de socavar su credibilidad”, «debe pensar cuidadosamente si es una revista científica médica, o una publicación de opinión pública con posiciones unilaterales que no son cuidadosamente investigadas”, dijo Rafael Pérez-Escamilla, epidemiólogo de la Universidad de Yale.

Portrait of Fiona Godlee. Photo: Magda Rakita

Godlee, que se mueve a través de Cambridge en una bicicleta plegable, se unió al BMJ en 1990. De niña, fue educada en las escuelas Bedales y Marlborough College, dos centros privados y exclusivos. Después, pasó ocho meses en Kenia como maestra de escuela, antes de regresar a Inglaterra para estudiar medicina. Obtuvo su título de médico en el Trinity College de Cambridge, en 1985, y se trasladó a Londres para continuar su formación como médico general. Godlee tiene ahora 54 años y proviene de una familia de médicos, como el Dr. Joseph Lister, que fue pionero en la esterilización de instrumentos quirúrgicos en el siglo XIX. Cuando Godlee se convirtió en redactora jefa de la revista BMJ en 2005, intentó una revista de agradable lectura, manteniendo sus estándares académicos. «Los médicos son seres humanos y esto tiene que ser legible». El éxito fue inmediato y hoy el BMJ impreso tiene una circulación global de 122.000 ejemplares y es ampliamente leído por los médicos; su sitio web recibe 3.6 millones de visitas al mes, el 22% de los Estados Unidos. Bajo el mandato de Godlee, el alcance de la revista se ha ampliado más allá de los médicos.

Algunos ejemplos del trabajo del BMJ:

-En 2009, el British Medical Journal publicó una revisión de la eficacia de Tamiflu, un medicamento antiviral que estaban comprando y almacenando los gobiernos contra la amenaza del virus de la gripe H1N1. La revisión cuestionó su eficacia, y señaló que los datos de ensayos clínicos cruciales sobre la droga no estaban a disposición del público. El BMJ inició la campaña “Open Data”, que exige la publicación de todos los datos de los ensayos clínicos. Posteriormente, la compañía farmacéutica Roche dio a conocer sus datos de Tamiflu y la conclusión es irrefutable: los gobiernos han gastado miles de millones en el almacenamiento un medicamento que no funciona.

-Godlee señala que en la medicina, muchas afirmaciones están insuficientemente probadas y hay que poner remedio a este grave problema. Por ello colabora con la iniciativa AllTrials, para instar a que todos los datos de los ensayos clínicos sean publicados. En 2013, el BMJ ayudó a lanzar la iniciativa RIAT – que significa Restauración Ensayos invisible y abandonados – para descubrir y analizar los datos de los ensayos clínicos que no habían sido r publicados, como por otra parte exige la ley. El gran objetivo del BMJ con su iniciativa RIAT era el Estudio 329, que sentó las bases para la afirmación de que la paroxetina era un tratamiento seguro y eficaz para la depresión mayor en adolescentes. El fabricante, GlaxoSmithKline, terminó pagando $ 3 mil millones acusado de fraude por no informar de los datos de seguridad relativos a este y otros medicamentos. Un nuevo análisis publicado en el BMJ este otoño demostró que el medicamento no es eficaz en adolescentes – de hecho, que aumentó los resultados dañinos, tales como pensamientos suicidas.

-En septiembre, el BMJ publicó un artículo que informaba de un aumento de la mortalidad entre los pacientes ingresados ​​en hospitales públicos de Inglaterra durante el fin de semana. La publicación del documento coincide con una batalla acerca de las negociaciones contractuales entre Jeremy Hunt, ministro de Salud del gobierno del Reino Unido, y los médicos del Servicio Nacional de Salud, sobre la necesidad de contratar más médicos los fines de semana para evitar estas muertes. En realidad, el Trabajo del BMJ, no pretendía, como era la acusación del Ministerio, establecer una relación de causalidad, pero la asociación es incontrovertible, pura “dinamita política” en la disputa con el gobierno.

Lo dicho, «la atención médica es política».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.