La ley de eutanasia cumple un año en Asturias «por la puerta de atrás»

La ley de eutanasia cumple un año en Asturias «por la puerta de atrás»

Lavozdeasturias.com 10 abril 2022

ASTURIAS

¿Adónde acudo? ¿Qué tengo que hacer? Son preguntas que la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) en Asturias viene recibiendo en este primer año de implantación de la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia, que entraba en vigor el pasado junio tras ser aprobada por mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados. «Nos preguntan lo básico. Es un derecho que está aprobado pero hay que dar con la tecla para saber a quién o a dónde hay que acudir, y no debería ser así», asegura la vicepresidenta de la asociación en Asturias, Pilar Cartón, que considera que la implantación en Asturias «empezó bien, pero un poco como por la puerta de atrás, sin hacerlo público».

En todo caso, el balance que hace de este primer año la asociación no es negativo, dice Cartón, en el sentido de que la ley comenzó a aplicarse en tiempo y forma y la comisión de garantía y evaluación de la eutanasia en la comunidad «funciona bastante bien», además de que considera que existe una «muy buena disposición» por parte de la dirección general de Cuidados, Humanización y Atención Sociosanitaria del Gobierno asturiano «para que las cosas funcionen y se hagan bien».

También valora que el Observatorio de la Muerte Digna empezase a funcionar en octubre y se hayan organizado ya una serie de grupos de trabajo para intentar evaluar cómo se muere en Asturias y cómo implementar los derechos y las garantías que recoge la ley. No obstante, la situación de la ley en Asturias, dice, no «es para tirar voladores».

Actitud más proactiva

Fundamentalmente por un motivo. «Nuestro lugar de no encuentro es que consideramos que la Administración no está teniendo una actitud proactiva para apoyar y para difundir la ley», indica Cartón, que recuerda que la propia ley, en la disposición adicional séptima, recoge que «las administraciones sanitarias competentes habilitarán los mecanismos oportunos para dar la máxima difusión a la presente Ley entre los profesionales sanitarios y la ciudadanía en general, así como para promover entre la misma la realización del documento de instrucciones previas». Es decir, explica Cartón, la ley incluye entre sus obligaciones que la Administración difunda e informe «y, siempre que preguntamos, nos dicen que están en ello y que van a hacerlo pero está yendo muy lento».

La vicepresidenta de la asociación DMD en Asturias entiende que se trata de una ley muy joven que, además, «en algunos aspectos ha recibido mucho ruido mediático», pero considera que debería darse cumplimiento a esa parte de la ley porque, en la práctica, «a veces se deja en el voluntariado de nuestra asociación» esa fundamental labor de difusión y formación.

«Una ley que se desconoce no se ejerce -advierte-. Si yo sé cuáles son mis derechos los voy a pedir, pero si me los ocultan… Por ello creemos que esta es la parte más floja de la aplicación de la ley en Asturias, aparte de que tampoco sabemos qué volumen de solicitudes ha habido». En este sentido, considera que deberían hacerse pequeños balances en lugar de informar una vez al año como parece que está previsto. «A lo mejor en estos momentos no estaría mal que se diera a conocer si está funcionando bien», dice, más teniendo en cuenta que «siempre que se acude a la Administración esta responde».

Cartón explica que, al desconocer dónde deben acudir, quienes deciden recurrir a esta ley pueden llegar a ver ralentizado el proceso. «Muchas veces no llegan a ejercer sus derechos porque es un final de vida. No estamos en un proceso cualquiera, es un momento en el que decides que te quieres ir de una manera que suponga una mayor comodidad y dignidad y ésa es nuestra queja fundamental», indica, confiando en que algunos aspectos de la ley se vayan ampliando e insistiendo en que «en Asturias encontramos mucha comprensión y mucha actitud positiva aunque nos falte esa parte de divulgación y formación que nos han dejado a veces en nuestras manos».

Una labor, añade, que el voluntariado de la asociación «hacemos encantados» como complemento a la de acompañamiento y asesoramiento que «siempre tiene que  hacerse en una situación que no es fácil y en la que siempre va a haber necesidad de vigilancia».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.