La prevención es el papel de los gobiernos, no de los sistemas de salud

BMJ 2019 ; 364 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.l228 (publicado el 18 de enero de 201), Fiona Godlee , editora en jefe.

Nos dicen que la prevención está en el corazón del plan a largo plazo para el NHS, como se ha publicado la semana pasada. Esto suena como una buena noticia; Prevenir es, después de todo, mejor que curar. Pero debemos tener cuidado con las sugerencias de que el NHS tiene la función de prevenir enfermedades. Aunque hay muchos elementos positivos de prevención secundaria en el plan, ¿qué pasa con la prevención primaria? A menos que invirtamos en esto a largo plazo, cualquier servicio de salud tendrá dificultades para seguir el ritmo de la creciente ola de enfermedades físicas y mentales crónicas. En cambio, tenemos austeridad y recortes en la financiación de la salud pública por parte de las autoridades. La prevención primaria adecuada significa abordar los determinantes sociales de la salud y también los intereses creados comerciales. Lamentablemente, aunque este gobierno habla bien, sus acciones cuentan una historia diferente.

El secretario de salud de Inglaterra, Matt Hancock, se complace en reconocer que el alcohol es una de las cinco causas principales de muerte prematura en el Reino Unido por lo que se financian intervenciones para ayudar a las personas a reducir su consumo. Pero afirma que no considerará la introducción de un precio unitario mínimo, ignorando la evidencia de que esto salvaría muchas vidas y una gran recaudación de dinero. ¿Cobardía? ¿Hipocresía? ¿O a influencia de la industria?  La industria del alcohol fue rápida en dar la bienvenida a esta declaración.

Por supuesto, las industrias presionan a los gobiernos directamente para conseguir sus propios intereses, pero su mayor impacto puede ser mucho más secreto. En China, como informa Susan Greenhalgh (doi: 10.1136 / bmj.k5050 ), la Coca-Cola financia un think tank aparentemente independiente que ha pervertido con éxito la investigación y la política del gobierno al desviar la atención sobre el rol desastroso de la coca-cola en la epidemia de obesidad.

Incluso en los círculos mejor regulados, los intereses creados comerciales encuentran formas de influencia. NICE trabaja arduamente para ser transparente y libre de influencias ocultas, pero los grupos de pacientes pueden ser su talón de Aquiles porque  el apoyo comercial es común entre los grupos de pacientes involucrados en las evaluaciones de evidencia de NICE. La mayor parte de este dinero no fue declarado; y en la mayoría de los casos, una declaración no fue requerida por NICE.

Estas son escaramuzas en una batalla larga y desigual. Si nuestros gobiernos se alinean con intereses comerciales en lugar de públicos, no podemos ganar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.