Las ONGs se rebelan contra la reforma sanitaria

Alertan del riesgo  que supone excluir a los ‘sin papeles’ y otros colectivos de la atención médica ordinaria
20 de mayo de 2.012   Diario “El Comercio”  LAURA FONSECA | GIJÓN
La reforma del sistema de salud aprobada por el Gobierno del Partido Popular para ahorrar 7.000 millones de euros en Sanidad continúa aglutinando críticas y descontento. Si primero fueron los trabajadores los que salieron a la calle para manifestar su repudio a los ajustes y los recortes sanitarios, y más tarde hicieron lo propio las plataformas que luchan contra el VIH por la exclusión de determinados colectivos de los tratamientos contra el sida, ahora le toca el turno a las organizaciones no gubernamentales. Diferentes ONGs asturianas han formado un frente común contra el real decreto que regula los cambios en la sanidad pública y que muchos ya han bautizado como un nuevo y lesivo ‘medicamentazo’.
El pasado día 9, un total de catorce entidades -entre las que figuran ONGs, organizaciones científico-profesionales de la medicina y colectivos defensores de los derechos humanos- celebraron una reunión en la sede ovetense de Médicos Mundo en la que acordaron plantar cara a la reforma sanitaria. Los participantes esbozaron las primeras líneas de acción ante unas medidas que calificaron de «retroceso». El incremento de los porcentajes de copago farmacéutico acordado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, pero sobre todo la decisión de excluir de la atención sanitaria a determinados grupos de población es, en opinión de estos colectivos, «un gran riesgo». Creen que la reforma sanitaria «penaliza selectivamente a familias y personas con procesos crónicos y discapacidad» y manifiestan su preocupación «ante el establecimiento de limitaciones para el acceso a prestaciones necesarias». Asimismo, estiman que muchos colectivos, como los inmigrantes no regularizados o los desempleados de larga duración, que con la reforma sanitaria ya no podrán acceder de forma normalizada a la Sanidad, entrarán en una «situación de desamparo» que acabará trayendo consecuencias de salud pública mucho peores.
Las asociaciones acordaron constituirse en grupo de trabajo de la Plataforma de Defensa de la Sanidad Pública Asturiana, constituida a su vez por otras 53 entidades. Los participantes en el encuentro del día 9 fueron: Médicos del Mundo, Aministía Internacional, Asociación para la Defensa de la Sanidad, Asturias Acoge, SOS Racismo, Forum de Política Feminista, las asociaciones Asturiana de Pediatría de Atención Primaria, Española de Neuropsiquiatría, de Matronas y de Trabajo Social y las sociedades de Medicina Familiar y Comunitaria, de Enfermería de Atención Primaria, de Medicina Rural y Generalista y, finalmente, la de Medicina General.
El pronunciamiento de las ONGs asturianas se produce días después de que diferentes colectivos médicos manifestaron su intención de objetar ante la aplicación de la reforma sanitaria. Asimismo, el Gobierno asturiano en funciones anunció este jueves la tramitación de un recurso de inconstitucionalidad contra el polémico decreto que, entre otros aspectos, hará que paguemos más por las medicinas e incorporará al copago farmacéutico a los pensionistas rompiendo así los criterios mantenidos desde que  se promulgara la Ley General de Sanidad.
Desde Médicos del Mundo, su secretario, José Fernández, considera que «resulta cuanto menos arriesgado y médicamente irresponsable apartar a sector de la población de las medidas de prevención y tratamiento». Afirma este responsable que «algunas enfermedades infecciosas pueden propagarse en mayor medida si una parte de la población queda fuera de las políticas de prevención, diagnóstico y tratamiento» y está convencido de que «prestar servicios solo de urgencias a inmigrantes sin permiso de residencia es más costoso a largo plazo que la atención primaria».
Frecuentación y consultas
Fernández pone encima de la mesa varios estudios que demuestran que los inmigrantes hacen menos uso de la sanidad que los españoles. Uno de los trabajos más exhaustivos fue el realizado por médicos de Primaria de Zaragoza, el cual fue presentado en un reciente congreso de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC). En él se analizaron más de 5 millones de visitas al facultativo de una población de 473.523 personas, de las que el 11,17% era inmigrante. Según este análisis, los extranjeros adultos habían ido al médico una media de 4,2 veces al año frente a los 6,7 de los españoles. En Asturias la ratio de frecuentación anual en Atención Primaria está en 8 visitas anuales. Otro informe elaborado con datos de 2008 por la SemFYC concluía que el 57% de la población española reconocía haber ido al médico en el último año frente al 12,7% de los inmigrantes.
Comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *