Maria Luisa Carcedo nueva ministra de Sanidad

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha hecho público el nombramiento de María Luisa Carcedo, en sustitución de Carmen Montón, como nueva ministra de Sanidad, una cartera que previsiblemente seguirá el mismo camino que hasta ahora con la conversión de la Sanidad en derecho constitucional, las subastas de medicamentos, la tramitación de una ley sobre eutanasia, el freno a la Sanidad Privada y el impulso a los genéricos como previsibles líneas estratégicas.

María Luisa Carcedo

Tras la dimisión de Carmen Montón a última hora del pasado 11 de septiembre, motivada por la investigación alrededor de las presuntas irregularidades de su máster en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, el Gobierno liderado por Pedro Sánchez anunció la designación de la hasta ese momento Alta Comisionada de Pobreza Infantil como nueva ministra de Sanidad. No obstante, María Luisa Carcedo aún no tomó posesión de su cargo ni juró el mismo ante el Rey Felipe VI.

Nacida en 1953 en la localidad asturiana de San Martín del Rey Aurelio, es licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Oviedo y diplomada en Medicina del Trabajo. Fue médica en Atención Primaria de Salud en el Servicio de Salud de Asturias (SESPA) y directora Regional de Salud Pública del Gobierno del Principado de Asturias, además de consejera de Medio Ambiente y Urbanismo desu Ejecutivo.

Carcedo también forma parte de la Comisión Ejecutiva del PSOE, como secretaria de Sanidad y Consumo desde junio de 2017. De hecho, el pasado mes de febrero desgranó el decálogo de prioridades de este partido político, acordadas en su 39º Congreso, cita de la que también resultó su nombramiento en este cargo.

En línea con el partido

Fue en este encuentro en el que la ya titular de la cartera sanitaria de la Administración detalló las líneas de los socialistas en cuanto a cómo gestionar la Sanidad. En concreto, destacó como prioridad para el PSOE “que la protección de la Sanidad se eleve a derecho fundamental”, algo contrario a lo que ocurrió con el Real Decreto 16/2012, llamado de exclusión sanitaria, que restringió el acceso universal a la Sanidad Pública y que Montón se encargó de derogar.

En febrero, Carcedo planteó que al incluir la Sanidad como derecho en la Constitución española, este RD 16/2012 se convertiría en inconstitucional. Ahora, con el decreto de exclusión sanitaria eliminado, habrá que comprobar si se plantea una reforma constitucional para que una norma de este tipo no pueda volver a ser tramitada.

En la misma fecha, la ahora ministra de Sanidad mostró otra de sus líneas estratégicas al afirmar que existe “una campaña exageradamente intensa” en favor de la Sanidad Privada, a costa de factores que “van socavando” la Pública. “La política más golosa del Estado del Bienestar” para el sector privado es la Sanidad, “porque es la que más dinero supone”, argumentó, tras lo que recordó que “jamás se ha demostrado que la gestión privada sea más eficiente que la pública”.

Por otro lado, y en cuanto a políticas de fármacos, Carcedo marcó dos caminos: las subastas de medicamentos, como “una buena solución”, y el impulso de los genéricos. Además, criticó la sobrecarga y pérdida del poder adquisitivo de los profesionales sanitarios, así como el coste “insoportable” de medicamentos, como los oncológicos, los neurológicos y los de la hepatitis C.

Una ley sobre la eutanasia

A todas estas intenciones hay que añadir un hecho, y es que Carcedo, junto al secretario de Justicia y Nuevos Derechos del PSOE, Andrés Perelló, presentó a la Mesa del Congreso de los Diputadosuna Proposición de Ley Orgánica de regulación de la eutanasia, que preveía su inclusión en la cartera básica de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) para aquellos supuestos de enfermedad grave e incurable o de discapacidad grave crónica.

Andrés Perelló y María Luisa Carcedo

Para la máxima responsable sanitaria nacional, es un “hecho real” que, en España, “muchas personas están sufriendo y, en mucha ocasiones, este sufrimiento les resulta insoportable”. Según explicó, existe una “sensibilización de la sociedad española en un porcentaje tan alto” que es necesario regular la eutanasia con un “procedimiento ordenado que reúna las máximas garantías”.

Reacciones de colectivos

Tras conocerse el nombre de la nueva ministra de Sanidad, se están sucediendo las reacciones por parte de diferentes colectivos y agentes del sector. Es el caso de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), que opina que “la nueva ministra es una profesional sanitaria con conocimientos suficientes en materia sanitaria, y experiencia como profesional de Atención Primaria, y en gestión sanitaria, lo que consideramos altamente positivo, y que contrasta, como ya sucedió con su predecesora, con los nombramientos del PP de personas con notoria incapacidad y desconocimiento sobre el sistema sanitario”.

“Pensamos que este nombramiento es muy positivo y que la nueva titular del Ministerio de Sanidad tiene por delante ingentes tareas, como son el acabar con las exclusiones y barreras económicas en el acceso a las prestaciones sanitarias, controlar y racionalizar el gasto farmacéutico y acabar con las privatizaciones recuperando la hegemonía de la Sanidad Pública, como retos más urgentes”, añade esta organización.

Peticiones de sindicatos

El Sindicato de Enfermería (SATSE), por su parte, marca las cinco “tareas pendientes” de la nueva ministra de Sanidad. Más empleo y de más calidad, entornos laborales más seguros, la modificación del Real Decreto de Prescripción Enfermera y el desarrollo de las especialidades enfermeras son los principales para esta organización sindical.

La Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) del sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) señala, en su valoración, que es importante que el cambio de ministra de Sanidad “no demore el trabajo con los agentes sociales, pues hay sobre la mesa muchos temas importantes y urgentes para los profesionales de la Sanidad”.

Esta organización sindical espera que se mantenga el calendario de trabajo en aspectos como las Ofertas Públicas de Empleo (OPE) Extraordinarias para rebajar la precariedad en el SNS. “Ministerio y sindicatos tienen previsto una reunión del Ámbito de Negociación el 24 de septiembre”, recuerda UGT, que ya planteó este 11 de septiembre un margen de 15 días para la convocatoria oficial de este órgano de reunión.

Sobre este Ámbito de Negociación también se pronuncia el sindicato Comisiones Obreras (CCOO). El secretario general de la Federación de Sectores Sociosanitarios (FSS) del mismo, Antonio Cabrera, insiste en que, al igual que lo hicieron con Montón, van a solicitar una reunión para analizar los temas que consideran prioritarios y así dar “normalidad” al Ámbito de la Negociación. “Espero que no se repita la desidia que la exministra Montón mostró con los sindicatos y podamos reunirnos pronto con la nueva titular”, añade.

Asimismo, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) valora su perfil especializado y su experiencia profesional, y le solicita “una reunión cuanto antes para abordar asuntos de máximo interés y que requieren la puesta en marcha de decisiones políticas ya”. Así, considera fundamental reactivar el diálogo con los interlocutores sociales en relación con el SNS y las políticas sanitarias. Entre ellas, se encuentran las negociaciones en materia de condiciones laborales en el marco de la Mesa del Ámbito, cuya apertura estaba prevista para este mismo mes, y “que no se puede dilatar ni un minuto más”, explica.

Solicitudes de reuniones

Otra organización sindical, en este caso la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), solicita una “reunión urgente” con Carcedo, a fin de “abordar los muchos asuntos pendientes de la profesión médica”. Como explica su secretario general, el doctor Francisco Miralles, entre los primeros objetivos de los médicos está “recuperar lo perdido por los fuertes recortes salariales acometidos desde 2010 y dar solución al grave problema de la precariedad laboral en el SNS”.

En la misma línea se posiciona la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), que espera trasladar “a la mayor brevedad” sus propuestas a la nueva ministra de Sanidad, a la que ya han solicitado una reunión. “La recién dimitida ministra, no se ha sentado con la Plataforma en sus 101 días de mandato”, explica, y “esto no es una buena noticia para el SNS”, afirma su presidente, Tomás Castillo.

De igual manera, la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin) le ofrece “todo su apoyo” a Carcedo para continuar trabajando en “los retos más urgentes de la Sanidad”, como son la obsolescencia del equipamiento tecnológico instalado en los hospitales, la designación del organismo notificado español a los nuevos reglamentos europeos de productos sanitarios, la mejora de la calidad asistencial y la digitalización del sistema sanitario para dar respuesta a la cronicidad y al envejecimiento de la población.

“Desde AESEG, la patronal de la industria farmacéutica de medicamentos genéricos en España, deseamos a la nueva ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, el mayor éxito en su gestión y confiamos conservar la fluida relación e interlocución que siempre hemos mantenido con la administración sanitaria. Por ello, nos ponemos a su disposición y en breve solicitaremos un encuentro para trasladarle la situación actual de nuestro sector, objetivos y propuestas de desarrollo orientadas a potenciar la contribución del medicamento genérico a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y acceso al medicamento en beneficio del paciente”, apunta el presidente de la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG), Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda.

“Carcedo, licenciada en Medicina y Cirugía y con amplia experiencia política en Sanidad y Bienestar Social, deja su cargo como Alta Comisionada para la Lucha Contra la Pobreza Infantil, desde el que ha mostrado su compromiso con el trabajo conjunto con las entidades sociales y con la necesidad de fomentar una sociedad sin barreras e inclusiva con las personas con discapacidad”, afirma también la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE), que espera que “cuente de manera permanente con el movimiento asociativo de las personas con discapacidad como interlocutor para impulsar las políticas del país”.

Las profesiones, satisfechas

“Me reuní hace unos meses con María Luisa Carcedo en el Senado y pude constatar que es una gran conocedora del sistema sanitario, sus problemas, retos y necesidades, especialmente de la Atención Primaria. Asimismo, tiene el convencimiento de que la profesión enfermera es un eslabón fundamental en la cadena asistencial presente y futura de nuestra Sanidad”, expresa el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya.

“Le pedimos que trabaje para que la Sanidad quede fuera de cualquier conflicto político y se apueste por el diálogo y por una política de Estado centrada en garantizar el derecho fundamental de todos los ciudadanos a ver atendidas sus necesidades sociosanitarias”, agrega el máximo representante de la profesión enfermera.

Por parte de los farmacéuticos, el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), Jesús Aguilar, ofrece a la nueva responsable ministerial “su voluntad y compromiso de diálogo y colaboración para avanzar en la eficacia y eficiencia del sistema sanitario y sociosanitario, ámbitos en los que el farmacéutico desempeña un papel fundamental”.

“La profesión farmacéutica se pone a disposición de la nueva ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social para continuar trabajando por y para el paciente, con el objetivo compartido de mejorar los resultados en salud y la calidad de vida de la población con la participación activa de los farmacéuticos”, apunta el CGCOF.

Comparte:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *