Las reivindicaciones de los mayores. Osalde

Los mayores cuestionan la atención socio-sanitaria en el País Vasco

Dra. Aurora Bilbao Soto. Profesora jubilada de la Facultad de Medicina de la UPV/EHU

Los Sistemas de Salud deben satisfacer las necesidades y las preferencias de las personas mayores, formulando políticas que refuercen sus capacidades, preserven su función cognitiva, retrasen su dependencia y reviertan su fragilidad, teniendo como objetivo prioritario el envejecimiento saludable…

 

Los mayores somos los pilares de la sociedad

Los “mayores” hemos sido antes jóvenes y con más o menos acierto, hemos creado los mimbres para tejer la Sociedad en la que vivimos, con la generosidad y la capacidad solidaria aprendida y practicada en los tiempos difíciles que nos tocó vivir. A pesar de que ahora nuestra condición de mayores nos coloca a algunos en situación de mayor vulnerabilidad, seguimos siendo los pilares de una sociedad, que a veces se nos antoja más frágil que nosotros mismos.

Deberíamos ser el orgullo de la Sociedad. Sin embargo, seguimos siendo ignorados, ninguneados y utilizados. Nuestras necesidades no son escuchadas y sentimos que no somos protagonistas de nuestras vidas, de nuestro futuro, ése que tenemos por delante.

Nuestra salud y bienestar deberían ser cuidados con respeto y agradecimiento.

Diagnóstico de la situación socio-sanitaria de los mayores

La salud es la prioridad de todo ser humano, pero tratándose de las personas mayores

Reforzar y adecuar la Atención Primaria a las necesidades reales de la ciudadanía y más particularmente de las personas mayores y los Programas de Prevención debe ser uno de los objetivos prioritarios de los Sistemas de Salud Públicos.

Para hablar de la salud de los mayores es preciso hacer un diagnóstico de salud del grupo para establecer un plan de salud y las prioridades en cuanto a recursos humanos, materiales y financieros para implementarlo.

Este diagnóstico de salud debe analizar los problemas, las necesidades y los factores que influyen positiva o negativamente en la salud de los mayores a través de indicadores de salud.

Problemas socio sanitarios de los mayores

1.- Problemas de índole social

  • la discriminación del mayor en función de su edad

  • la diversidad real del colectivo de mayores en términos de salud, funcionalidad, situación económica, tipo de vida y relaciones sociales

  • la brecha de género (doblemente discriminadas, por ser mujeres y mayores)

  • las “desigualdades sanitarias” vinculadas a las condiciones de vida tanto económica como social y cómo hacer posible la suficiencia y autonomía económicas y las relaciones familiares y sociales

  • el envejecimiento saludable en ciudades saludables cuidando la seguridad y accesibilidad en edificios, transportes públicos …

  • no está prevista la participación de los mayores en foros donde se decida sobre sus vidas.

  • la imagen que se tiene de los mayores, no se ajuysta del todo a la realidad, y nos presenta como personas frágiles, dependientes y una carga para la sociedad.

2.- Problemas de índole sanitaria

El colectivo de mayores tiene unas necesidades específicas y concretas en materia de salud.

La percepción es que estas necesidades no son tenidas en cuenta, dejando a los mayores en una situación de mayor vulnerabilidad, y que puede aumentar su grado de dependencia.

Todo se resume a una carencia de recursos humanos, materiales y económicos.

Para ofrecer una atención digna y de calidad se precisa disponer de los recursos necesarios: un personal suficiente en número y en cualificación, que pueda dedicar el tiempo que precise el paciente. Para ello, hay que disponer de los recursos materiales y económicos que lo permitan.

Hay tres indicadores que son fiel reflejo de los recursos destinados a Sanidad en la CAPV:

  • La financiación de la ATENCIÓN PRIMARIA: 15% del presupuesto total de Sanidad, (según la recomendación de la OMS debería superar el 25%).
  • La ratio de médicos/por habitante, que en la CAPV alcanza la cifra de 773,87 médicos/100.000 habitantes, (menos que Lituania o Eslovenia) y ocupa el 5º lugar entre las comunidades autonómicas de España.

La ratio de enfermería, igualmente importante e igualmente deficiente.

  • La temporalidad: el 58% de la plantilla de Osakidetza tiene contratos temporales.

Estos tres indicadores nos dan la clave de por dónde deben ir las soluciones a los problemas.

 

¿Qué reivindicamos los mayores?

De las reflexiones anteriores nacen las muchas reivindicaciones, tan justas como necesarias, que ha venido defendiendo la “marea gris”, es decir, los mayores de la Sociedad:

  • regreso a las consultas presenciales, citas no telefónicas ni telemáticas y adaptadas a las necesidades del mayor dedicándole el tiempo que necesite
  • tratamientos en función de las capacidades del individuo y no de su edad
  • programas para el envejecimiento activo, la suficiencia y la autonomía personal
  • reestructuración de la atención de procesos crónicos y síndromes geriátricos
  • formación específica del personal sanitario de Atención Primaria en temas geriátricos
  • impulso a la Medicina Comunitaria (entorno socio-económico y familiar)
  • disponer de, al menos, un médico y un profesional de enfermería en cada municipio
  • no sobrecargar a los profesionales sanitarios, sobretodo en Atención Primaria
  • exigir que las residencias para mayores sean dignas, bien dotadas y mejor controladas.

Estas reivindicaciones no son sino la denuncia, tanto de usuarios como de personal sanitario, de la situación de deterioro progresivo que está sufriendo la Sanidad Vasca provocada por la carencia de recursos humanos (personal a mínimos, en precario y con contratos temporales), materiales y económicos en la Sanidad Pública y especialmente en Atención Primaria y Programas de Prevención.

Si bien es cierto que la llegada del COVID 19 ha puesto peligrosamente a prueba la capacidad de respuesta de los Servicios Sanitarios Públicos, no es menos cierto que ya se partía de una situación precaria en materia de los recursos destinados a la prevención y la atención primaria, afectando muy especialmente a los mayores.

Si verdaderamente se quiere lograr el objetivo de –Reforzar y adecuar la Atención Primaria a las necesidades reales de la ciudadanía …- es imprescindible contar con la partida presupuestaria suficiente que permita su implementación.

Los mayores nos merecemos un trato digno, y una atención socio-­sanitaria adecuada para ver “satisfechas nuestras necesidades y nuestras preferencias, para reforzar nuestras capacidades, preservar nuestra función cognitiva, retrasar la aparición de la dependencia y vivir un envejecimiento saludable”, objetivo difícil de alcanzar si se siguen aportando “palabras” sin “hechos”.

La marea gris, los mayores, no nos jubilamos de la lucha por nuestros derechos

Dra. Aurora Bilbao Soto

El acuerdo AMYTS y Consejeria de Salud de Madrid

La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid ante el compromiso alcanzado por AMYTS y la Consejería de Sanidad tiene que señalar lo siguiente:

El compromiso alcanzado tiene como positivo el que garantiza las plantillas de profesionales médicos de los antiguos SAR (39 centros)  y de 10 de los antiguos SUAP, pero tiene muchas limitaciones:

  1. No se garantiza la dotación de otros trabajadores sanitarios en estos centros
  2. Las plantillas de médicos se hacen a expensas de traslados desde el SUMMA 112 ,al que se descapitaliza empobreciendo su capacidad de actuación asistencial
  3. Un total de 29 de los antiguos SUAP quedan sin plantilla de médicos y sin que se sepa si continuaran abiertos solo con personal de enfermería o se cerraran.
  4. No supone el imprescindible aumento de las plantillas dedicadas a la atención a la urgencia ni del presupuesto preciso para ello.

En resumen, se trata de otro nuevo parche que no mejorara la situación asistencial y que previsiblemente fomentara la saturación y sobreutilización de las urgencias hospitalarias. Un acuerdo decepcionante, que desatiende las demandas de la ciudadanía y de los trabajadores sanitarios, expresada masivamente en la manifestación del pasado 13 de noviembre.

Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid
17 de Noviembre de 2022

Propuesta para la revisión de la legislación farmacéutica general en la Unión Europea. Participación de Juan Gérvas

Propuesta para la revisión de la legislación farmacéutica general en la Unión Europea con el objetivo de mejorar el acceso, eficacia y seguridad de los medicamentos sin poner en riesgo la viabilidad financiera de los sistemas sanitarios

Los medicamentos son esenciales como tecnología para la respuesta a muchas enfermedades. Pero es preciso que los medicamentos puedan lograr sus fines a precios razonables para que sean viables los sistemas sanitarios que soportan el gasto. Por ello, los grupos abajo firmantes proponemos que se revise la legislación farmacéutica en la Unión Europea (UE) para mejorar:

1- El acceso a los medicamentos de alta calidad mediante precios asequibles

2- La evaluación continua mediante pruebas (evidencia) de eficacia y seguridad

3- El suministro suficiente de medicamentos que evite la escasez.

1- El acceso a los medicamentos de alta calidad mediante precios asequibles

Se logrará negociar precios asequibles mediante la divulgación de los costes de investigación y desarrollo (I+D) y reduciendo la duración de las exclusivas que afectan a la competencia y al acceso.

Una mayor transparencia de los costes de I+D ayudará a las autoridades a negociar precios más justos. La transparencia incluye los costes que deben tenerse en cuenta, a quién se debe revelar estos costes y por quién, cómo fomentar la eficiencia del gasto en I+D, cómo deben incluirse los costes en los precios y qué elementos no relacionados con el precio deberían evaluarse (por ejemplo, el valor terapéutico añadido del medicamento).

Para fomentar la competencia con medicamentos genéricos y biosimilares debería reducirse la duración de los incentivos a la innovación de aquellos productos que aportan un valor terapéutico añadido limitado y/o no se comercializan en toda la UE y/o no cumplen los planes de seguimiento de seguridad y eficacia.

2- La evaluación continua mediante pruebas (evidencia) de eficacia y seguridad 

Se precisan datos completos, pertinentes y sólidos para la toma de decisiones en la evaluación y autorización de los medicamentos, y ello en todos los casos, incluso en los procedimientos acelerados.

Las autorizaciones de comercialización deberían basarse en la evaluación de la calidad, eficacia y seguridad de los medicamentos, valorando su impacto en la supervivencia y calidad de vida de los pacientes en la fase de preautorización mediante ensayos clínicos aleatorizados de alta calidad (con perfiles de beneficio-riesgo y valoración de las alternativas).

Si se necesitan datos posteriores a la comercialización, debería garantizarse su entrega a tiempo y, si fueran relevantes, deberían utilizarse para seguir mejorando el uso seguro de los medicamentos.

También es importante fomentar la declaración de sospecha de efectos adversos por profesionales, pacientes y ciudadanos.

La información electrónica sobre los medicamentos debe complementar, pero no sustituir, los prospectos y etiquetados impresos, para facilitar el acceso a información esencial (en consonancia con el trabajo en curso de la Agencia Europea del Medicamento sobre medidas de minimización del riesgo).

3- El suministro suficiente de medicamentos que evite la escasez

La escasez de medicamentos es un problema creciente en todos los países de la UE y tiene un fuerte impacto en la atención y la salud de los pacientes, así como en el trabajo de los profesionales sanitarios.

La legislación farmacéutica debería incluir normas estrictas para prevenir y mejor mitigar la escasez de medicamentos, garantizando al mismo tiempo la disponibilidad de medicamentos alternativos y otras opciones de tratamiento para los pacientes, a fin de asegurar la continuidad de la atención. Ello incluye el mantenimiento por las industrias de una reserva de los productos necesarios para la producción final.

Es perentorio mejorar por parte de los fabricantes la rápida notificación de los desabastecimientos de medicamentos, tanto los imprevistos como los debidos a tensiones de suministro. Y, si se produce por motivos comerciales, anunciarlo con un año de antelación y facilitar la transferencia de tecnología a un tercero para evitar las interrupciones en el suministro.

Si la escasez tiene razones punibles es importante que se establezcan fuertes multas y que se hagan públicas.

La legislación europea no debe impedir que los Estados miembros adopten o mantengan normas nacionales más estrictas.

Conviene el establecimiento de medidas pro-activas, de planes específicos para tratar de evitar las situaciones de escasez “sobrevenidas”, en que participen todos los implicados (autoridades, industrias, cadenas de distribución, profesionales, pacientes, etc).

También es importante que los farmacéuticos de hospital y comunitarios tengan autorización y capacidad para, ante una escasez concreta, producir mediante fórmula magistral la mejor alternativa en la cantidad que sea precisa.

Firmantes

  • AIDES (Membre de la Coalition Internacionale SIDA)
  • Association of European Cancer Leagues (ECL)
  • Consilium Scientific
  • European Association of Hospital Pharmacists (EAHP)
  • European Hospital and Healthcare Federation (HOPE)
  • European Public Health Alliance (EPHA)
  • Global Health Advocates (GHA)
  • International Association of Mutual Benefits Societies (AIM)
  • NoGracias
  • Pharmaceutical Accountability Foundation
  • Pharmaceutical Group of the European Union (PGEU)
  • Prescrire
  • Salud por Derecho
  • Standing Committee of European Doctors (CPME)
  • The European AIDS Treatment Group (EATG)
  • Wemos