Mala calidad del aire en las ciudades de Asturias

FUENTE LA VOZ DE ASTURIAS

Las ciudades asturianas superan las recomendaciones sobre calidad de aire de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que esta semana actualizaba las que manejaba desde 2005 con el fin de frenar los siete millones de muertes que cada la contaminación cada año en todo el mundo. La nueva guía establece las cantidades máximas recomendables de los seis contaminantes en el aire más nocivos que son las partículas en suspensión PM 2,5 y PM10, ozono, dióxido de nitrógeno, dióxido de azufre y monóxido de carbono.

La OMS, que advirtió de que el 99% de la población mundial respira aire contaminado, baja los niveles considerados como más seguros en la mayoría de esos contaminantes. Y, así, en el caso del dióxido de nitrógeno, los niveles en Oviedo, Gijón y Avilés duplican la nueva guía anual de la OMS para este contaminante, según la organización Ecologistas en Acción, que toma como referencia los valores alcanzados en 2019 por ser el último anterior a la pandemia de covid-19 y que advierte de que las nuevas guías de calidad del aire se incumplen en la totalidad de las ciudades españolas.

Desde la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies se recuerda también que los contaminantes más habituales en Asturias son las partículas en suspensión de menos de 2,5 micras de diámetro (PM2,5) y las de menos de 10 micras (PM10). Tras realizar una revisión del estado de la calidad del aire a través de los «datos oficiales» de contaminación atmosférica que facilita el Gobierno asturiano, comparándolos con los nuevos valores máximos de la OMS, «hay muchísimas superaciones de los valores medios anuales hasta hoy»,  Fructuoso Pontigo.

En el caso de las partículas en suspensión PM2,5, solo una de las 22 estaciones que se reparten por Asturias y miden este contaminante se queda corta ante el nuevo valor límite de 5 µg/m3 de media anual que recomienda ahora la OMS. Se trata de la estación de Tineo. Y, el resto, «a fecha de hoy superan este valor de media anual las 21 que quedan, lo que da idea de la gravedad de la situación asturiana», indica Pontigo.

En el caso de las partículas PM10, también 51 de las 57 estaciones que miden este contaminante en Asturias están por encima del valor límite de 15 µg/m3 de media anual recomendado desde ahora por la OMS. Las seis que no lo superan son las estaciones de Bendición de Siero, Barredo de Mieres, Armental de Navia, la Barca en Tinero, Puerto en Oviedo y Los Campos en Corvera.

Desde la Coordinadora se recuerda que los picos de contaminación atmosférica disparan los ingresos hospitalarios en Asturias y se insiste en que Principado y ayuntamientos asturianos «incumplen de forma significativa» las recomendaciones de la OMS en el sentido de lograr concentraciones de partículas en suspensión lo más bajas posibles dado su grave impacto en la salud.

«La contaminación atmosférica provocada por la quema de combustibles fósiles es responsable de una de cada cinco muertes en el mundo. Provoca asma en los niños, neumonía, hace que las mujeres embarazadas tengan bebés prematuros y con más defectos de nacimiento y está aumentando el riesgo de las personas que están enfermas de covid-19 en este momento», advertía un experto de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard,

Aaron Bernstein, en la presentación de las nuevas recomendaciones de la OMS.

El super-bulo de la falta de médicos. Juan Simó

FUENTE: ACTA SANITARIA https://www.actasanitaria.com/el-superbulo-de-la-falta-de-medicos-en-espana/

En el último comentario de su blog, que reproducimos, Juan Simó realiza un análisis exhaustivo de la evolución del número de médicos en España que, como ponen de manifiesto las solicitudes para salir a trabajar fuera del país, no faltan sino que sobran, como están de más quienes teniendo que encontrarlos para ocupar puestos aseguran que no dan con ellos. Por algo será, como pone de manifiesto el analista.

Sobre la tan cacareada como fake “falta de médicos” en España se ha escrito mucho en este blog (aquí). Sabemos que tres cuartas partes de los titulados universitarios que acreditaron en los últimos 20 años su título para ESTABLECERSE en la Europa comunitaria son profesionales relacionados con el sector salud. Las cifras aumentaron durante los peores años de la pasada crisis económica de 2008 de modo que, entre 2011 y 2013, prácticamente se duplicaron las cifras respecto de años precedentes (aquí). Por lo visto, andamos sobrados de este tipo profesionales (médicos, enfermeras, fisioterapeutas, odontólogos, farmacéuticos, etc.) y los dejamos escapar.

Certificados de idoneidad

Con datos de la Organización Médica Colegial (OMC), la siguiente figura muestra el número de certificados de idoneidad que los Colegios Médicos han emitido a solicitud de los profesionales desde 2008 hasta 2020, certificado que necesitan para poder ejercer la profesión fuera de España. No sabemos si han emigrado todos los que han pedido el certificado, no sabemos cuántos lo han pedido más de una vez en el mismo año (es posible por necesidades administrativas y plazos de acreditación, homologación o reconocimiento de títulos), no sabemos cuántos de los emigrados han vuelto, etc. Lo que sí sabemos es que han sido casi 34.000 solicitudes en los últimos 13 años con, y esto es lo importante, una clarísima tendencia creciente sólo rota en 2020 que, lejos de desplomarse por la situación pandémica, queda como el segundo año con más solicitudes desde 2008.

En cualquier caso, y pese a esta emigración de profesionales sanitarios, se puede estudiar, en concreto, el número de médicos que se quedan, los que no se van, los médicos colegiados totales y en activo, los médicos empleados en centros sanitarios públicos (especializada-hospitalaria y EAP) y en centros sanitarios privados (especializada-hospitalaria) en España. Todo ello según datos oficiales del INE y del Ministerio de Sanidad. Algunos de estos aspectos ya se han visto en este blog, otros se presentan por primera vez y otros se actualizan. Veámoslo.

Comparación con Europa

En 2018, había aproximadamente 1,7 millones de médicos en la Unión Europea (UE). Esto equivale a una tasa promedio de 382 médicos por cada 100.000 habitantes (aquí). La siguiente figura muestra la distribución regional de médicos en la UE (aquí).

 

Los datos del último informe  “Health at Glance: 2020” de la OCDE relativos al número de médicos y enfermeras en los países europeos sitúa a España en el cuadrante de países con alta tasa de médicos y baja tasa de enfermeras por habitante (aquí). Es decir, por encima de la media en médicos en activo y por debajo de la media en enfermeras en activos.

Médicos colegiados en España

La siguiente figura, procedente directamente del INE (aquí), muestra la evolución del número total de médicos colegiados en España desde que existen datos hasta 2020, distinguiendo entre hombres y mujeres.

Médicos colegiados jubilados y no jubilados

Más información que el número absoluto de médicos ofrece la tasa de médicos (número de médicos/habitantes). El INE ofrece datos de médicos colegiados jubilados y no jubilados desde el año 2003. Los últimos datos del INE (aquí) hablan de una tasa de 583 médicos colegiados por cada 100.000 habitantes en España. De estos, los no jubilados representan una tasa de 491 por 100.000 habitantes. La siguiente figura muestra la tasa (número de médicos por 100.000 habitantes) del total de médicos colegiados, distinguiendo entre jubilados y no jubilados. Para el cálculo de las tasas anuales se utilizan los datos de población española procedentes también del INE (aquí).

 

Procedencia de los datos 

Los datos del número de médicos proceden del Sistema de Información de Atención Especializada (SIAE) y del Sistema de Información de Atención Primaria (SIAP) del Portal Estadístico del Ministerio de Sanidad (aquí). Para el cálculo de las tasas por 100.000 habitantes se utiliza, como en el caso anterior, los datos de población del INE (aquí). El Portal Estadístico ofrece datos del SIAE desde 1997 pero del SIAP sólo los ofrece desde 2004. Por ello, en la comparativa de la evolución del número de médicos y de las tasas (número de médicos/100.000 habitantes) sólo se mostrarán los datos desde 2004 hasta 2019 (último año para el que se ofrecen datos).

  • Médicos de centros de atención especializada-hospitalaria públicos y privados. Se trata de centros sanitarios (públicos y privados) obligados a cumplimentar la Estadística de Centros Sanitarios de Atención Especializada. La nueva estadística de Centros de Atención Especializada es el resultado de la reforma de la anterior Estadística de Establecimientos Sanitarios con Régimen de Internado (ESCRI). Recoge, entre otros, datos de dotación de personal desde el ejercicio 2010. Hasta 2009 esos datos eran recogidos por la ESCRI. Están obligados a cumplimentarla los centros (públicos y privados) con internamiento (hospitales) y centros sin internamiento públicos (centros de especialidades) y privados que realicen determinada actividad especializada ambulatoria como cirugía mayor sin ingreso, actividad diagnóstica o terapéutica con alta tecnología (litotricia, diálisis, radioterapia, medicina nuclear, hemodinámica, radiodiagnóstico, reproducción asistida, interrupción voluntaria del embarazo, etc.) (aquí y aquí). Es evidente, por tanto, que esta estadística no recoge información del personal de todos los establecimientos sanitarios privados ambulatorios existentes en España (sólo de aquellos en los que se realice la mencionada actividad) y, mucho menos, de los médicos que ejercen por su cuenta la medicina privada en España.
  • Médicos Internos Residentes (MIR). Los datos del número de MIR también proceden hasta 2009 de la ESCRI y, a partir de 2010, de la Estadística de Centros Sanitarios de Atención Especializada. Se recoge el total de MIR, tanto aquellos adscritos a un centro público como a uno privado. La inmensa mayoría, entre el 97 y el 99% según años, están adscritos a centros públicos.
  • Médicos de Atención Primaria. El SIAP ofrece datos de médicos de Equipos de Atención Primaria (EAP) (médicos de familia y pediatras) desde el año 2004. También ofrece datos del número de médicos adscritos a servicios de urgencias de atención primaria para el año 2018 y 2019. En 2019 figuran 36.239 médicos de EAP y 6.306 médicos adscritos a dispositivos de urgencias de atención primaria. Dado que sólo existe información para 2018 y 2019 para éstos últimos, sólo se tendrán en cuenta en la evolución comparada de la tasa de médicos a los médicos (de familia y pediatras) de EAP.
  • Médicos colegiados no jubilados. Como ya se ha dicho, los datos proceden del INE.
Número y tasa de médicos en  2004 y en 2019

Las siguientes figuras muestran el número de médicos y las tasas de médicos en 2004 y en 2019.

 

Evolución del número y de la tasa de médicos (2004-2019)

Las siguientes figuras muestran el crecimiento en porcentaje respecto de 2004 del número de médicos y de las tasas (médicos/100.000 h.).

 

Comentario 

Este comentario va especialmente destinado a los responsables políticos y técnicos de la sanidad pública española. Como pueden comprobar por la evidencia de los datos, hay una cosa clara: nunca hemos tenido en la sanidad pública tantos médicos como tenemos ahora, incluso en atención primaria que es donde menos se ha incrementado su número. Dicen que faltan médicos y que, por ello, Uds. no “encuentran” médicos. Sin embargo, otra cosa también es clara: entre 2004 y 2019, la tasa de médicos en la atención hospitalaria pública ha aumentado más de tres veces lo que ha aumentado en atención primaria. Por lo tanto, es más de tres veces más fácil para Uds. “encontrar” médicos para un sitio que para otro. Tendrán que poner más empeño en “encontrar” médicos para los centros de salud, al menos el mismo que ponen para “encontrar” médicos para los hospitales.

Pueden comprobar cómo en los centros sanitarios privados sí han “encontrado” médicos. De hecho, de los grupos de médicos estudiados en esta entrada, es el que más ha aumentado porcentualmente su número y tasa de médicos entre 2004 y 2019. Por lo visto, los encargados de “encontrar” médicos en el sector privado son más efectivos en esta tarea que los encargados de “encontrar” médicos en la sanidad pública, especialmente para los centros de salud.

Si hacen sencillos cálculos, y teniendo en cuenta incluso los 6.306 médicos adscritos a los dispositivos de urgencias de atención primaria, la sanidad pública empleaba en 2019 al 66% de los médicos colegiados no jubilados del país.  Por lo tanto, médicos hay de sobra en España. Si no fuera así, los médicos formados aquí (¡con lo que nos cuesta eso!) no emigrarían de forma creciente en los últimos años.

Lo que ya no hay (y no habrá nunca más) es ese “petróleo barato” (aquí) que durante décadas hizo superfácil “encontrar” médicos incluso para sustituciones. Resulta manifiesto el arcaico e inútil modo de “encontrar” médicos que durante años ha servido para que se ganaran el sueldo determinados “encontradores” de médicos, sueldo que siguen cobrando pese a que ya no “encuentran”.

Eso se ha terminado hace tiempo y su modelo de gestión de personal, tan dependiente de la droga del “petróleo barato”, en especial en atención primaria, es casi tan inútil como su capacidad de encontrar otro alternativo. Les voy a dar una pista para encontrarlo: dejen que lo hagan los propios profesionales. La atención primaria necesita de forma urgente una inversión multimillonaria, también en ladrillo, y cambios organizativos de calado entre los que la autogestión por los propios profesionales debe alcanzar un lugar destacado.

Lo de “encontrar” sustitutos hace años que pasó a la historia de la infamia. Por lo tanto, hagan ya en los centros de salud lo que deberían haber hecho hace, al menos, quince años:

  • Aumenten la plantilla médica de los centros de salud con suficientes médicos para que se pueda atender, sin perecer en el intento y sin lesionar demasiado la longitudinalidad, los pacientes de los médicos ausentes por permisos reglamentarios, enfermedad o vacaciones.
  • Inviertan en la tecnología necesaria para una práctica clínica de la medicina y enfermería de familia del siglo XXI.
  • Inviertan en ladrillo lo suficiente para que cada profesional disponga de su propia consulta (también para los MIR en los centros docentes), ventilada si puede ser (acuérdense del coronavirus).
  • Inviertan en personal auxiliar para no tener a los médicos y enfermeras perdiendo el tiempo con papeleos, registros y clics de ratón que no aportan ningún valor a su trabajo clínico. Entre este personal, además del puramente administrativo, creen la formación y figura de “medical assistant” existente en muchos países de nuestro entorno (aquí), pues la figura de “auxiliar de enfermería” ya la tenemos. No confundir con el “physician assistant” (aquí). Los médicos se tienen que ocupar de hacer medicina y tomar decisiones acerca de qué hay que hacer en cada paciente y, para ello, dar indicaciones al personal auxiliar para que esas decisiones se plasmen en citas, re-citas, solicitud de pruebas y derivaciones, explicaciones de  tratamientos rutinarios, coordinación con otros proveedores, contactos telefónicos no clínicos, etc.

Dejen de marear la perdiz con la “falta de médicos” y, sobre todo, dejen de insistir en que tenemos un problema de “producción” de profesionales (si acaso lo tenemos en el número de plazas MIR) que nos ha llevado a 20 años de despilfarro formando médicos y enfermeros (aquí). Pónganse ya manos a la obra que para eso cobran su sueldo.

Juan Simó Miñana