Uno de cada cuatro pacientes espera más de seis días para tener cita en medicina de atención primaria

El 24% de los españoles y españolas dice esperar al menos 6 días para tener una cita en medicina de Atención Primaria. Son datos que extrae el presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, Marciano Sánchez Bayle, de su informe anual sobre los Servicios Sanitarios de las Comunidades Autónomas presentado este miércoles en Madrid. En él realizan un desglose por comunidades autónomas a partir de una encuesta: en Euskadi, la mejor posicionada en este ámbito, el 31,30% de las personas aseguran tener cita en su centro de salud en menos de 24 horas desde que la piden; son el 11,70% en Baleares.

«Con esas demoras en atención primaria, el paciente tiene dos opciones: ir a urgencias o acudir a la privada. Ambas opciones son malas tanto para el sistema público sanitario como para resolver los problemas de salud de las personas», expresaba Sánchez Bayle. Además, apuntaba, «a la privada acude quien puede permitírselo. Una persona en paro, que cobra el Salario Mínimo Interprofesional, o con la pensión mínima, no tiene alternativa. Esta situación incrementa las desigualdades».

El documento de la Federación tiene en cuenta hasta 33 parámetros para puntuar la situación de la sanidad pública en los diferentes territorios, entre ellos: el gasto público per cápita en 2019; la tasa de camas, quirófanos o profesionales sanitarios por 1000 habitantes; las listas de espera para especialistas o intervenciones; o el gasto de bolsillo anual en la privada. Con todos esos datos, la comunidad mejor situada es Navarra, con 102 puntos, seguida de Euskadi, Aragón y Asturias; la peor, Canarias, con 56, que lleva entre el penúltimo y el último puesto toda la última década. Las otras a la cola son Murcia, Andalucía y Catalunya. Los datos han sido recogidos entre 2017 y 2019.

«Es normal que haya diferencias entre comunidades, no todas son iguales por dispersión geográfica, por su envejecimiento, si son insulares… pero las diferencias deberían ser significativamente menores», explicaba Sánchez Bayle. Como ejemplo: Euskadi destina 1.693,49 euros por ciudadano o ciudadana al año en sanidad; Catalunya 1.192, Madrid 1.236 o Canarias 1.381. «No se justifica esa diferencia, es tan grande que repercute», defendía. La diferencia, recoge el informe, «es claramente excesiva»: la comunidad autónoma con mayor puntuación, Navarra, casi dobla en puntuación a la de menor, Canarias.

Como solución, desde la Federación exigen que los presupuestos en Sanidad sean finalistas, es decir, «que cuando haya transferencias a las comunidades, la cantidad destinada al sistema sanitario sea fija. Ese sistema aseguraría que la diferencia entre comunidades no supere lo aceptable, el 5 o 10%. Actualmente, con el paquete general de financiación, cada comunidad otorga a sanidad lo que le parece oportuno. Si está desfinanciada, el funcionamiento no puede ser bueno». En ese sentido, Sánchez Bayle ha criticado el «proceso de privatización» que está deteriorando los recursos en atención primaria y con ello el incrementando las listas de espera, especialmente, ha destacado, en la Comunidad de Madrid.

Al margen de los datos del estudio, Sánchez Bayle ha respondido acerca de la gestión de la Junta de Andalucía de la crisis de la listeria. La ha calificado como «desastrosa» y asegurado que saca a la luz «la tremenda incompetencia» de la Consejería. Desde su punto de vista, «desde el mismo momento en el que se supo que había carne contaminada se debería haber activado la alerta».

Una enfermera llama a un paciente en un Centro de Atención Primaria en Barcelona. / ROBERT BONET

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.