El sistema de salud que me gustaría

El Sistema Nacional de Salud (SNS) que me gustaría

  1. Me gustaría un SNS integrado y armonizado en un sistema social que se ocupara de los distintos determinantes de la salud: sociales, económicos, ambientales, comerciales, etc. Un SNS que se preocupa por la salud junto a un sistema social que se ocupa de las familias, los hogares,
    trabajo seguro y justamente remunerado, educación, etc. El SNS no puede seguir poniendo eternamente parches a un sistema social que crea enfermedades.
  2. Me gustaría un SNS y un sistema social bien financiados con un sistema fiscal elevado y progresista (quitar a los ricos para dárselo a los pobres). En 2024 en Italia se espera que el gasto en sanidad pública sea el 6,4% del PIB y en 2022, el gasto público dedidado a la protección social correspondió al 30,5% del PIB. Me gustaría verlo aumentar progresivamente estos porcentajes hasta aproximadamente el 10% y el 40%.
  3. Me gustaría un SNS universal, pero con servicios proporcionados en función de las necesidades. De esta forma se cerrarían progresivamente las desigualdades entre regiones y países, y entre clases sociales. «Cada uno debe dar según sus capacidades y cada uno debe recibir según sus necesidades».
  4. Me gustaría un SNS predominantemente público, con un sector privado subsidiario que actúa siguiendo los principios y normas del sistema público, con espíritu de colaboración, no competencia. Ojalá no existieran los servicios sanitarios privados con afan de lucro.
  5. Me gustaría un SNS frugal, que solo proporcione servicios e intervenciones esenciales sobre la base de pruebas científicas sólidas. Un SNS que evite el desperdico y el exceso en el diagnóstico y tratamiento. Me gustaría un SNS libre de corrupción.
  6. Me gustaría un SNS gobernado por muchos, no por un director general. Este último debe tener responsabilidades organizativas, pero debe contar con el apoyo de una junta directiva, formada por representantes de los trabajadores de la salud y de los ciudadanos, que toma las decisiones decisiones sobre las actividades a organizar y poner en práctica.
  7. Me gustaría un SNS con una junta que fuera recompensada en función de los resultados de salud, medidos en en base a indicadores acordados y estandarizados. Indicadores generales de salud, como la esperanza de vida con buena salud o sin discapacidad, e indicadores específicos,
    como la incidencia y la tasa de mortalidad de los accidentes de trabajo. Indicadores
    que cubren tanto actividades de tratamiento y rehabilitación como actividades de prevención primaria secundaria, y aquellos vinculados a la alfabetización sanitaria de los ciudadanos.
  8. Me gustaría un SNS que ayudara a salvaguardar el medio ambiente, con frugalidad en sus intervenciones yque reemplace las tecnologías contaminantes y de alto consumo energético, con una gran huella carbónico y contaminación del agua, tierra, animales, plantas y seres humanos.
  9. Me gustaría un SNS en el que operadores, pacientes y ciudadanos se sientan parte del esfuerzo
    común por una sociedad menos consumista y agresiva, más colaborativa, respetuosa y justa, un SNS en el que la salud se entienda como un derecho fundamental del individuo y de la comunidad, un SNS accesible a todos sin distinción de condiciones individuales, sociales y económicas

Un impuesto sobre las bebidas azucaradas en Brasil

Ana Basto-Abreu et al. Plos Medicine. 17 de julio 2024. https://doi.org/10.1371/journal.pmed.1004399

El consumo de bebidas azucaradas está asociado con la obesidad, las enfermedades metabólicas y los costos adicionales de la atención médica. Dadas sus consecuencias para la salud, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó que los países implementen impuestos sobre las bebidas azucaradas.

En los últimos 10 años, la prevalencia de la obesidad casi se ha duplicado en Brasil, pero en 2016 el gobierno brasileño redujo los impuestos federales existentes sobre las bebidas azucaradas al 4 % actual. Desde 2022, se está debatiendo en el Senado brasileño un proyecto de ley para imponer un impuesto del 20 % sobre las bebidas azucaradas. Para simular el impacto potencial del aumento de los impuestos sobre las bebidas azucaradas en Brasil, nos propusimos estimar la elasticidad-precio de las bebidas azucaradas y el impacto potencial de un nuevo impuesto especial del 20 % o 30 % sobre el consumo, la prevalencia de la obesidad y el ahorro de costos.

Conclusiones. Añadir un impuesto especial del 20% al 30% al impuesto federal actual de Brasil podría ayudar a reducir el consumo de bebidas ultraprocesadas, las calorías vacías y el peso corporal, evitando al mismo tiempo grandes costos relacionados con la salud. En vista de los recientes recortes a los impuestos sobre las bebidas azucaradas en Brasil, un programa para revisar e implementar impuestos especiales podría resultar beneficioso para la población brasileña.

¿Por qué se realizó este estudio?. El consumo de bebidas azucaradas está asociado con la obesidad, enfermedades metabólicas y costos incrementales de atención médica. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a los gobiernos gravar las bebidas azucaradas para mejorar la dieta y reducir las enfermedades crónicas. Desde 2022, se debate en el Senado brasileño un proyecto de ley para imponer un impuesto del 20% a las bebidas azucaradas.

¿Qué hicieron y encontraron los investigadores?

  • Estimamos las elasticidades precio propias y cruzadas de las bebidas azucaradas por nivel socioeconómico y simulamos los efectos potenciales de introducir un impuesto especial del 20% sobre el consumo de bebidas azucaradas. Si se introduce un impuesto del 20%, esperaríamos una reducción calórica de 16,9 kcal/día/persona entre los adultos brasileños.
  • Utilizamos un modelo de cambio de peso dinámico individual para traducir las reducciones calóricas en reducciones de la obesidad. Calculamos una reducción prevista del 6,7 % en la obesidad, lo que podría suponer un ahorro de 13 300 millones de dólares en costes sanitarios en 10 años.
  • Se espera que los adultos más jóvenes y las personas de los grupos de altos ingresos experimenten mayores beneficios del impuesto.

¿Qué significan estos hallazgos?. Se espera que la implementación del impuesto a las bebidas azucaradas produzca reducciones importantes en el peso de la población y la prevalencia de la obesidad, al tiempo que se ahorran costos relacionados con la salud.

Lideres de opinón y corrupción farmacéutica

Nogracias.org

  • Roberto José Sánchez Sánchez. Presidente de NoGracias. Médico de familia. Graduado en Ciencia Política y de la Administración.

Síntesis. Es intolerable que el sistema sanitario público se vea sometido a la presión que suponen miles de médicos que aceptan “transferencias de valor” de las industrias farmacéuticas, una cuestión que sería vista como corrupción en el resto de la Administración.

En el campo de las enfermedades infecciosas, resulta incomprensible que el Ministerio de Sanidad asista impasible al “riego” de dinero de empresas farmacéuticas del campo de las vacunas pues, además de sobreprecios e irracionalidad en su uso, se provoca el descrédito de las mismas.

Es hora de que se tomen medidas para atajar un problema que conlleva daño a la población y al sistema sanitario público.

“Transferencias de valor”. Las industrias farmacéuticas abonan cantidades millonarias a los médicos y a sus sociedades científicas en forma de “transferencias de valor”, pagos por todo tipo de cosas, desde comidas, alojamientos y viajes a remuneración por informes y charlas.

Tales cantidades no se pagan al azar sino a médicos y sociedades científicas que pueden rentabilizar los medicamentos que producen las industrias farmacéuticas, de forma que son inversiones para promover el consumo de algunos medicamentos concretos.

Medicamentos que compra el sistema sanitario público con fondos generados por los impuestos. Medicamentos en muchos casos innecesarios y de precio abusivo y, por ello, para que se compren, se precisan las “transferencias de valor” que sesgan las recomendaciones de los médicos a pacientes y a la Administración. Estas compras a precios abusivos es una especie de extorsión, con daños en España y en el mundo entero (millones de personas mueren por no poder pagar los medicamentos).

Lo que las multinacionales farmacéuticas llaman transferencias de valor es, sin serlo legalmente, lo más parecido a lo que para los funcionarios sería corrupción, cohecho; pero se obra el milagro y tal corrupción se convierte en “valor”. Son cantidades más que apreciables, un total de 104 millones de euros en 2022 a casi 92.000 médicos del sector público.

Las industrias tienen sus “cuadras” de médicos influyentes en quienes concentran las “transferencias de valor”. Hubo 2.789 profesionales sanitarios líderes de opinión que recibieron pagos superiores a 5.000 euros de alguna de estas industrias. Dichos pagos se centran todavía más en los líderes clave y, así, en España, en 2022, las “transferencias de valor” fueron de 25 millones de euros a 855 médicos (líderes de opinión, “key opinion leaders” KOL) que recibieron cada uno más de 15.000 euros (son KOL15.000).

Estos líderes tienen capacidad de influir a otros colegas, a la Administración y a la población (como “expertos” en los medios de comunicación) y participan como ponentes y moderadores en congresos, reuniones, comidas de trabajo, elaboración de guías y protocolos clínicos, establecimiento de definiciones y estándares, etc. Las “transferencias de valor” pagan esa capacidad de influencia que se traduce al final en ventas.

Si el salario medio del médico en el sistema sanitario público es de unos 3.200 euros al mes, estas cantidades de las transferencias de valor, ¿no son corrupción? No, nos dicen.

Entre los líderes de opinión hay quienes recibieron más de 50.000 euros al año, en 2022. Son los 71 médicos españoles que podemos denominar líderes de opinión KOL Diamante.

De esos líderes de opinión KOL Diamante, hay 9 que recibieron por encima de los 100.000 euros: son las joyas de la corona de las “transferencias de valor” (son los reyes de las cuadras de las industrias), que reciben un pago medio de 147.614 euros

¿Cuánto recibieron en 2022 los líderes de opinión en el campo de las vacunas?. En España hemos seguido con interés las “transferencias de valor”, la corrupción, respecto a las vacunas pues las vacunas son medicamentos complejos que generalmente se emplean en personas sanas y conviene la máxima independencia, ética y ciencia en su selección y aplicación

Destaca Federico Martinón, líder de opinión KOL Diamante, el rey de la cuadra de vacunas de las industrias, el gallego de vacunas nuevas y Nirsevimab, Beyfortus® (bronquiolitis) que recibió en 2022 un total de casi 150.000 euros de las farmacéuticas (algo así como 40 meses de paga extra)

Respecto a vacunas se necesita un uso racional preciso, una farmacovigilancia constante y un sistema específico de compensación de daños, cuestiones secundarias para los líderes de opinión KOL cuyo trabajo al servicio de las industrias farmacéuticas es el del incremento de ventas con el consiguiente aumento del dividendo para los accionistas de las mismas.

Los líderes de opinión KOL son “médicos con dos cabezas”, y dado el presupuesto de la “cabeza industrial” es fácil deducir su constante trabajo de promoción de los medicamentos que interesan a las industrias pagadoras. Sirvan de ejemplo las “transferencias de valor”, los pagos, a los miembros del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, y algunos “próceres en este campo” durante un solo ejercicio, el de 2022.

Y se añade: Javier Díaz Domingo 58.212; Asociación Española de Pediatría 717.414; Asociación Española de Vacunología 156.064 ; Fundación Instituto Hispalense de Pediatría 37.510; Asociación Instituto Balmis de Vacunas 93.430. Fuente de datos: Farmaindustria.

Delito de cohecho. Delito contra la Administración pública que presenta en su regulación en el Código Penal diversas variantes o tipificaciones: lo comete el funcionario público que en provecho propio solicitare, por sí o por persona interpuesta, dádiva, favor o retribución de cualquier clase o aceptare ofrecimiento o promesa para realizar en el ejercicio de su cargo un acto contrario a los deberes inherentes al mismo o para no realizar o retrasar injustificadamente el que debiera practicar.

Igualmente el que aceptare, por los mismos procedimientos, dádiva, favor o retribución de cualquier clase o aceptare ofrecimiento o promesa para realizar un acto propio de su cargo. Asimismo comete el delito quien por los mismos procedimientos acepta estas ventajas económicas simplemente porque le hayan sido ofrecidas en consideración a su cargo o función.

Y, cumpliéndose los mismos requisitos, el que acepta dádivas, favores o retribuciones como recompensa. Inclusive las conductas propias reseñadas en cualquiera de los supuestos anteriores

CODA. Conviene recordar la Ley de Beneficios Inversos de Medicamentos: “Cuantos menos beneficios (y más daños) tenga un medicamento más gasto en publicidad (y en compra de médicos y de sus sociedades “científicas), lo que va contra la seguridad del paciente y la salud pública”