No es opinable: «la contaminación mata»

María Neira responde a Díaz Ayuso:«La evidencia es abrumadora. Cada año se producen siete millones de muertes prematuras»

A. VILLACORTA / AGENCIAS
María Neira, durante una ponencia. :: /Joaquín Pañeda

Siete millones de muertes prematuras al año en todo el mundo (10.000 de ellas en España, 400.000 en toda Europa)a causa de la contaminación atmosférica y nueve de cada diez personas respirando aire contaminado. La langreana María Neira, directora del departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), contestó ayer con esos datos incontestables a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que este miércoles defendió sin sonrojarse en la Cadena SER que «nadie ha muerto» por la contaminación para añadir luego que «no hay» ninguna alarma de salud pública, ya que la capital española» es «una de las ciudades con mayor longevidad del mundo».

«La contaminación mata. No es opinable», desmintió a Díaz Ayuso la directora de Salud Pública de la OMS, quien subrayó en conversación telefónica con EL COMERCIO que «la evidencia es abrumadora desde hace más de treinta años y hay más de 70.000 publicaciones científicas que así lo indican, trabajos de un montón de grupos de investigación de varios países». Así que su respuesta fue contundente:«Este no es un tema muy serio y, desgraciadamente, no hay ningún tipo de controversia al respecto».

Pero, además de compartir la estupefacción de científicos, ecologistas, pacientes y responsables políticos, María Neira llamó a la acción:«No encuentro explicación a que haya dicho eso, pero es que tampoco quiero buscársela. Lo que debemos hacer es focalizar toda nuestra atención en las acciones que tenemos que tomar para combatir la polución del aire, que tiene un coste muy elevado para nuestros sistemas sanitarios y, sobre todo, para la salud de las personas».

La langreana –que habló de enfermedades respiratorias crónicas, infartos e incluso de las partículas que atraviesan la barrera placentaria, con lo que pueden afectar al desarrollo neurológico de los fetos– no fue la única que se llevó las manos a la cabeza. Los ministros de Ciencia, Pedro Duque, y de Sanidad, la asturiana María Luisa Carcedo, recordaron en Twitter varios informes de organizaciones científicas que constatan la estrecha relación entre contaminación y muerte. Yen similares términos se pronunció el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, que sostuvo que la polución «no es una hipótesis de trabajo, sino una realidad con muertos».

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también entró de lleno en la polémica: «Diga lo que diga @IdiazAyuso, no hay margen para el negacionismo: la contaminación mata». Yel diputado de Unidas Podemos Juan López de Uralde apuntó que, «a pesar de la abundancia de estudios científicos que dejan en evidencia las palabras de Díaz Ayuso, todavía no se ha escuchado ni rectificación, ni disculpa alguna»,

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, defendió que su partido sí sostiene que la contaminación provoca muertes, pero puntualizó que los Gobiernos de coalición del PP y Cs en la Comunidad de Madrid y en el Ayuntamiento de la capital están trabajando para reducirla:«La contaminación es un problema de salud pública y por supuesto que genera muertes, como ha dicho la OMS».

Ymientras que la confederación Ecologistas en Acción tachó a Díaz Ayuso de «irresponsable», el coordinador de movilidad de Greenpeace, Adrián Fernández Carrasco, fue más allá:«Estas palabras demuestran o bien una profunda ignorancia del problema de la contaminación o bien una mala fe».

Casi lo mismo que opina la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, que manifestó, entre tanto, que unas afirmaciones tan graves «impiden avanzar en el control de los efectos sobre la salud» y favorecen «actuaciones irresponsables». Así que, a su juicio, Díaz Ayuso debe rectificar o dimitir, ya que los madrileños no «merecen» una presidenta así.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), dirigido por la asturiana Rosa Menéndez, recordó asimismo que los estudios internacionales confirman «la relación entre la contaminación y el riesgo de mortalidad». Así que el único que salió en su defensa fue el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, quien aseveró que la presidenta «no negó que hubiera problemas derivados de la contaminación» y pidió «no quedarse en una frase aislada».

Nota de la Plataforma. El alcalde Oviedo se permitió hace pocas fechas hacer unas declaraciones similares a las efectuadas por la presidenta de la Comunidad de Madrid, ninguneando la contaminación que sufrimos todos los ovetenses. No sólo ignorancia, es una grave irresponsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.